10 de abril de 2009 / 14:31 / en 9 años

"Sundance cubano" busca sobrevivir muerte de Humberto Solás

Por Rosa Tania Valdés

<p>Imagen de archivo en que personas observan una pel&iacute;cula durante el Festival Internacional de Cine Pobre, en un parque en Gibara, Cuba, 19 ago 2008. El Festival de Cine Pobre de Gibara, un vibrante espacio para el cine independiente apodado el "Sundance cubano", intentar&aacute; este mes sobreponerse a la muerte de su fundador Humberto Sol&aacute;s y a la devastaci&oacute;n de su pintoresca sede por un hurac&aacute;n. REUTERS/Claudia Dau/Archivo</p>

LA HABANA (Reuters) - El Festival de Cine Pobre de Gibara, un vibrante espacio para el cine independiente apodado el “Sundance cubano”, intentará este mes sobreponerse a la muerte de su fundador Humberto Solás y a la devastación de su pintoresca sede por un huracán.

Su director, Sergio Benvenuto, dice que el Festival de Cine Pobre mantendrá del 13 al 19 de abril su empuje con proyecciones y debates en las plazas, cines y teatros de Gibara, un pueblo de pescadores a 800 kilómetros al este de La Habana.

El Festival (www.festivalcinepobre.org) fue creado en el 2003 por Solás, una leyenda del cine cubano, inspirado en el Sundance Film Festival estadounidense de Robert Redford.

La muestra dedicada al cine de bajo propuesto fue creciendo hasta ganarse un lugar en el circuito internacional.

El Festival de Cine Pobre quedó huérfano en septiembre pasado con la muerte de Solás, apenas una semana después que el poderoso huracán Ike destrozara partes de Gibara.

“Estamos acostumbrados a los obstáculos”, dijo Benvenuto, cofundador de la muestra y sobrino de Solás, en una entrevista con Reuters.

“Este va ser un festival fuerte, un festival importante y sólido en todos los ámbitos”, añadió.

En Gibara serán exhibidas a partir de la próxima semana más de 260 obras de realizadores independientes de América Latina, Alemania, Dinamarca, España, Estados Unidos, Francia, India, Italia, Rusia y Suecia.

El espíritu de Solás, director de clásicos del cine cubano como “Lucía” (1968), “Un hombre de Exito” (1986) o “El siglo de las luces” (1991), rondará las calles empedradas de esta ciudad de comienzos del siglo XIX, con techos de tejas rojas y frondosa vegetación tropical.

“Humberto había planeado cosas para muchos años. El está impregnando el Festival de Cine Pobre con su osadía”, agregó Benvenuto en su oficina del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos, entre catálogos recién impresos y rodeado de un grupo de jóvenes colaboradores

.

El Festival continuará desmarcándose de las estrellas y las alfombras rojas de las que Solás, explica Benvenuto, estaba ya “harto”.

La séptima edición incluye filmes de ficción, guiones inéditos, proyectos en desarrollo y documentales. El Festival repartirá premios de entre 1.000 y 20.000 dólares.

“ESPALDARAZO INCREIBLE”

Tras la muerte de Solás y el feroz embate del huracán Ike, el Festival de Gibara recibió un “espaldarazo increíble” del mundo intelectual, dijo Benvenuto.

El actor cubano Jorge Perugorría, protagonista de la cinta “Fresa y Chocolate”, organizó, por ejemplo, una subasta de arte con la que recaudó más de 21.000 dólares destinados a las obras de recuperación de Gibara.

Benvenuto dijo también que organizaciones no gubernamentales y las autoridades locales han ayudado a reconstruir el pueblo de pescadores y a borrar las imágenes de destrucción y escombros que asombraron en septiembre a los cubanos.

“El impacto que generó el Festival desde el comienzo se ha multiplicado en el momento en que Humberto desaparece (...) Ha recibido un espaldarazo increíble”, dijo el director.

Como artífice del cine de bajo presupuesto, Solás enfocó su lente sobre temas polémicos de la realidad social en la isla en obras como “Miel para Oshún” (2001), donde aborda el dilema de emigración.

A petición de Solás, la muestra homenajeará este año al también desaparecido ícono del cine cubano Tomás “Titón” Gutiérrez Alea, director de clásicos como “Memorias del Subdesarrollo” o “Fresa y Chocolate”.

Entre los largometrajes de ficción se presentará este año el thriller austríaco “Facetten”, de Erik Etschel; el filme chileno “Descendents”, de Jorge Olguin; y las cubanas “Los dioses rotos”, de Ernesto Daranas y “La anunciación”, de Enrique Pineda Barnet.

El Festival abrirá con una obra de Solás.

“La manera en que estamos enfocados es que el Festival no sea ni ‘post mortem’, ni de homenajes, porque Humberto hizo de él su apuesta más alegre”, dijo Benvenuto, un ingeniero de 41 años.

Reporte de Rosa Tania Valdés, Editado por Esteban Israel

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below