20 de mayo de 2009 / 18:16 / en 8 años

Científicos desacreditan antimateria de "Angels and Demons"

Por Julie Steenhuysen

<p>Foto publicitaria de un instrumento de antimateria en una escena del filme "Angels &amp; Demons", 19 mayo 2009. "Angels and Demons", la versi&oacute;n cinematogr&aacute;fica de la novela de Dan Brown, relata un complot para destruir al Vaticano usando una peque&ntilde;a cantidad de antimateria robada del laboratorio europeo CERN, el acelerador de part&iacute;culas m&aacute;s grande del mundo. REUTERS/Zade Rosenthal/Columbia Pictures</p>

CHICAGO (Reuters) - “Angels and Demons”, la versión cinematográfica de la novela de Dan Brown, relata un complot para destruir al Vaticano usando una pequeña cantidad de antimateria robada del laboratorio europeo CERN, el acelerador de partículas más grande del mundo.

Algunos de los principales físicos de partículas del mundo separaron los datos verdaderos de los falsos sobre la antimateria y hablaron sobre las investigaciones que realmente se realizan en CERN, en una búsqueda para descubrir los secretos acerca del origen del universo.

“Los átomos de la antimateria sí existen, pero es muy difícil crearlos”, dijo en una conferencia telefónica Rolf-Dieter Heuer, director general de CERN, o la Organización Europea para la Investigación Nuclear.

Las partículas de la antimateria son partículas subatómicas que reflejan las imágenes de la materia, agregó Boris Kayser del Laboratorio Nacional de Aceleración Fermi en Batavia, Illinois, y presidente de la división de Física de Partículas de la Sociedad Estadounidense de Física.

Cuando ambas partículas se unen, una aniquila a la otra, y su masa es liberada en la forma de energía.

En el libro de Dan Brown, texto en que se basó la película de Sony Pictures, la cuarta parte de un gramo de antimateria se consideró como el equivalente a 5.000 toneladas de dinamita, lo suficiente para acabar con todo lo que esté dentro de aproximadamente 0,85 kilómetros.

“Ese número es correcto”, dijo Kayser.

Pero es poco probable que sea usado en una bomba, agregaron. “Se necesitarían miles de millones de años para producir la cantidad que es usada en el filme”, dijo Heuer.

Y aunque es tentadora, la noción de usar a la antimateria como una fuente de energía alternativa es también poco viable, indicó Kayser, pues se requeriría demasiada energía para su fabricación y almacenaje.

La antimateria no siempre fue tan poco común.

Durante la “Gran Explosión” existieron partes iguales de materia y antimateria en el universo, dijo Kayser, y comprender qué le sucedió a esa antimateria es el enfoque principal de las investigaciones que se realizan en Fermilab.

Leon Lederman, director retirado del laboratorio Fermi y ganador del premio Nobel de Física de 1988, señaló que el nuevo Gran Colisionador de Hadrones (LHC, según su sigla en inglés) es una herramienta.

“Es algo como la repetición de lo que ocurrió hace 400 años cuando Galileo ideó un telescopio y lo apuntó hacia el cielo e hizo todo tipo de descubrimientos: manchas solares, las lunas de Júpiter y la órbita de Venus alrededor del Sol”, dijo Lederman.

La esperanza para el LHC, una cámara subterránea de 27 kilómetros de extensión en la frontera entre Suiza y Francia, es que logrará confirmar la existencia del bosón de Higgs, el que Lederman identificó en un libro como “la partícula de Dios”, y que podría explicar cómo la materia posee masa.

“La partícula de Dios (...) podría ofrecer una explicación para la desaparición de la antimateria en el universo”, dijo Lederman.

Editado en español por Juana Casas

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below