11 de agosto de 2009 / 1:53 / hace 8 años

Líderes izquierda celebran en Quito revolución con canto, poesía

Por Alexandra Valencia

<p>De izquierda a derecha: el presidente de Ecuador, Rafael Correa, el depuesto presidente de Honduras Manuel Zelaya, El primer mandatario de Cuba, Ra&uacute;l Castro y su hom&oacute;logo venezolano, Hugo Ch&aacute;vez, durante un mit&iacute;n en Quito, 10 ago 2009. La declamaci&oacute;n de un poema &eacute;pico, la interpretaci&oacute;n de baladas rom&aacute;nticas y un emotivo canto grupal en medio de juegos pirot&eacute;cnicos, animaban el lunes a miles de ecuatorianos euf&oacute;ricos por la presencia de inusuales personajes. REUTERS/ Guillermo Granja</p>

QUITO (Reuters) - La declamación de un poema épico, la interpretación de baladas románticas y un emotivo canto grupal en medio de juegos pirotécnicos, animaban el lunes a miles de ecuatorianos eufóricos por la presencia de inusuales personajes.

El festejo sería parte de la vida nocturna de la andina Quito, pero si los animadores son los mandatario de Cuba, Raúl Castro; de Venezuela, Hugo Chávez; de Ecuador, Rafael Correa, y el derrocado hondureño Manuel Zelaya, la fiesta es inédita e incluso divertida.

Uno a uno los mandatarios fueron tomando el micrófono en una tarima instalada en el Estadio Atahualpa, a unos 2.800 metros de altura, para la posesión “popular” del presidente ecuatoriano, quien asumió un nuevo mandato de cuatro años.

Correa arrancó con la noche cultural animando a unas 40.000 personas con baladas románticas a dúo con el grupo argentino Los Nocheros, despertando gritos de sus fanáticas para luego convertirse en el animador de la noche.

“Continuando con la hora social de los presidentes de América Latina”, decía Correa, mientras presentaba a su colegas para que demostraran sus habilidades artísticas en el escenario.

Chávez decidió dejar la oratoria por la declamación. Un poema a Simón Bolívar arrancó aplausos de los asistentes, en medio de las advertencias del anfitrión sobre su popularidad en territorio ecuatoriano, que sería más alta que la del mismo Correa.

Mientras, el presidente cubano apeló a la oratoria para reiterar sus críticas a Estados Unidos, condenar a Colombia, defender a los gobiernos que impulsan el socialismo del siglo XXI en la región y elogiar al mandatario ecuatoriano.

“Estamos muy alegres y emotivos por la actitud del pueblo ecuatoriano”, señaló Castro con cierta modestia por sus palabras, al compararlas con los discursos espontáneos que suele dar su amigo Chávez.

Para concluir con la “hora social”, Correa, uno de los presidentes más populares en la historia democrática del país andino, convocó a cantar a sus homólogos para animar a los ecuatorianos en su respaldo a la revolución ciudadana, que impulsa desde que asumió la presidencia en enero del 2007.

“Venceremos, venceremos, al fascismo sabremos vencer”, coreaban los mandatarios con el puño levantado en una muestra de la lucha revolucionaria que impulsan en sus respectivas naciones, señalando que buscan mejorar las condiciones de vida de los sectores desposeídos y cambiar las estructuras estatales.

Hasta el presidente cubano de 78 años, el menos efervescente de los líderes de izquierda, se animó a interpretar la canción del grupo chileno Inti Illimani, en medio de sonrisas con su aliado Chávez.

El gran ausente en el festejo fue el líder boliviano Evo Morales, quien tuvo que regresar a su país tras el acto oficial de posesión de Correa.

Reporte Alexandra Valencia. Editado por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below