9 de septiembre de 2009 / 17:12 / hace 8 años

Bobby y Jackie Kennedy: una moderna tragedia griega

Por Nick Olivari

<p>Imagen de archivo en que el hermano de John F. Kennedy, Robert (izq), la viuda de Kennedy (der), Jaqueline, y sus hijos Caroline y John Jr., en el servicio f&uacute;nebre del ex presidente estadounidense en Washington, 24 nov 1963. La saga de la familia Kennedy ya era una tragedia griega en la historia moderna de Estados Unidos, pero un libro que afirma que hubo un relaci&oacute;n amorosa entre Robert F. Kennedy y la esposa de su hermano a&ntilde;ade un nuevo cap&iacute;tulo al cuento. "Bobby and Jackie: A Love Story" por C. David Heymann, de 64 a&ntilde;os, describe el romance entre RFK y la ex primera dama Jacqueline Lee Bouvier Kennedy. Heymann dice en su libro que la relaci&oacute;n comenz&oacute; meses despu&eacute;s del asesinato en 1963 en Dallas del presidente John F. Kennedy y lleg&oacute; a su fin aproximadamente cuando Robert anunci&oacute; su intenci&oacute;n de postularse a la presidencia a principios de 1968. REUTERS/Biblioteca JFK, Servicio de Parques Nacionales/Abbie Rowe/Archivo</p>

NUEVA YORK (Reuters) - La saga de la familia Kennedy ya era una tragedia griega en la historia moderna de Estados Unidos, pero un libro que afirma que hubo un relación amorosa entre Robert F. Kennedy y la esposa de su hermano añade un nuevo capítulo al cuento.

“Bobby and Jackie: A Love Story” por C. David Heymann, de 64 años, describe el romance entre RFK y la ex primera dama Jacqueline Lee Bouvier Kennedy.

Heymann dice en su libro que la relación comenzó meses después del asesinato en 1963 en Dallas del presidente John F. Kennedy y llegó a su fin aproximadamente cuando Robert anunció su intención de postularse a la presidencia a principios de 1968.

Robert Kennedy fue el gran amor de Jackie, dijo Heymann.

“Bobby y Jack eran muy diferentes”, añadió en una entrevista. “Jackie y Bobby tenían una relación intelectual más cercana que Jackie y John”, agregó.

La investigación de Heymann para el libro comenzó de 1983. El autor entrevistó a personas cercanas a la pareja, entre ellas Pierre Salinger, secretario de prensa del presidente Kennedy.

Su búsqueda por evidencia documentada incluye reportes del Servicio Secreto y del FBI a los que se pudo acceder bajo el Acta de Libertad de Información.

El libro es empático y reconoce que la elite de poder de Estados Unidos usualmente actúa bajo diferentes normas, particularmente en las décadas antes y después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la prensa no estaba tan pendiente de la vida privada de los políticos.

“Había cariño (entre Robert y Jackie). Los unió el dolor en común de perder a una persona a la que ambos eran muy cercanos”, comentó Heymann.

INFORTUNADOS ROMEO Y JULIETA

Al explicar la razón por la cual el público aún está interesado por la familia Kennedy más de 40 años después del asesinato de Robert en 1968, Heymann dijo que eran ricos y atractivos y que ambos hermanos murieron en la cúspide de su poder, en una época de confusión y tumulto en el país.

“Es una historia increíble por todo lo que pasó”, dijo Heymann. “Uno se encontraba en la cúspide de Estados Unidos, el otro estaba cerca de llegar allí. Ambos fueron silenciados. Las esposas de ambos estaban allí” cuando fueron asesinados, agregó el autor.

Ethel Kennedy, la esposa de RFK, se encontraba con él cuando ganó las elecciones primarias del Partido Demócrata en California y estuvo a su lado cuando le dispararon.

Robert quedó devastado por la muerte de su hermano en Dallas, dijo Heymann.

“Creo que de alguna manera Ethel se dio cuenta de que Jackie podía salvar a su esposo”, comentó Heymann. “Estas no son personas comunes. Son poderosos y ricos y llevan vidas diferentes. En cierto modo, se salvaron el uno al otro”, agregó.

Ambos se relacionaron con otras personas mientras mantenían su romance, según el libro. Jackie se involucró con Aristotle Onassis, con quien se casó tras la muerte de Robert.

Heymann dijo que la familia Kennedy no realizó comentarios sobre el libro, su cuarta obra basada en el clan político.

“Son muy cerrados sobre sus vidas. Desde un punto de vista de relaciones públicas no tienen nada que ganar. Si lo niegan, eso sólo atrae publicidad”, comentó el autor.

El senador Ted Kennedy, el último hermano, falleció recientemente y se llevó a la tumba lo que sabía.

“No quería hablar sobre ello pero dijo que tal vez había sucedido”, dijo Heymann antes de la muerte de Ted Kennedy.

La tragedia para Robert y Jackie fue que no podían contraer matrimonio.

“Hubiera terminado con la carrera política de Bobby”, explicó Heymann.

“Eran unos desafortunados Romeo y Julieta”, agregó.

Reporte de Nick Olivari; editado en español por Patricia Avila

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below