15 de septiembre de 2009 / 7:41 / hace 8 años

Surge nuevo sospechoso en posible asesinato de Brian Jones

Por Dean Goodman

<p>Foto de archivo. De izquierda a derecha: Mick Jagger, Ronnie Wood, Charlie Watts y Keith Richards del grupo The Rolling Stones durante el estreno del documental "Shine A Light" en Leicester Square, Londres, 2 abr 2008. La lista de los posibles asesinos del cofundador de los Rolling Stones Brian Jones es cada vez m&aacute;s larga. REUTERS/Kieran Doherty</p>

LOS ANGELES (Reuters) - La lista de los posibles asesinos del cofundador de los Rolling Stones Brian Jones es cada vez más larga.

Mientras quienes hablan de conspiración se concentran en la reciente decisión de la policía británica de investigar el ahogamiento de Jones hace 40 años, el ex mánager de giras de la banda acusó el lunes a un fallecido veterano de la Segunda Guerra Mundial de asesinar al músico.

Sam Cutler apuntó a Tom Keylock, ex chofer de la banda. Keylock supuestamente le sonsacó la confesión del asesinato hace 16 años en su lecho de muerte a su amigo Frank Thorogood, un albañil que inmediatamente se convirtió en el primer sospechoso de los expertos.

Aunque no existe evidencia concreta que vincule a ambos hombres con la muerte de Jones, ocurrida en su propia piscina, Cutler dijo que Keylock actuó sospechosamente durante los días subsiguientes, retirando y destruyendo objetos de la casa del músico.

Además, indicó que Keylock era el único sospechoso en la investigación privada lanzada por Allen Klein para la banda, que tenía poca confianza en la policía británica.

“El investigó la muerte de Brian con todos los recursos que tenía disponibles y Klein pensaba que Brian había sido asesinado”, escribió Cutler en su blog (www.gimmecutler.com).

“Tom Keylock era el principal (y único) sospechoso nombrado en el reporte”, agregó.

En una entrevista con Reuters, Cutler declinó decir cómo se enteró del reporte de Klein, pero dijo que durante el año siguiente a la muerte de Jones se reunió con él muchas veces.

Keylock, quien nunca fue entrevistado formalmente por la policía, murió en Londres el 2 de julio, a los 82 años. De acuerdo a sus obituarios, estuvo en la balla de Arnhem en Holanda en 1944.

Klein falleció en Nueva York dos días después, a los 77 años.

Los representantes del sello ABKCO Music de Klein y de los Rolling Stones declinaron hacer comentarios.

La causa oficial de la muerte de Jones es “muerte accidental”.

Pese a ser un eximio nadador, Jones se ahogó poco después de ser despedido de los Rolling Stones tras años de comportamiento errático alimentado por abuso de drogas. La autopsia reveló que el músico había ingerido grandes cantidades de drogas y alcohol, y su hígado tenía dos veces el peso normal. Tenía 27 años.

Thorogood estaba quedándose en casa de Jones en aquel momento, junto con dos mujeres. Keylock en un principio sostuvo que él no estaba allí, pero Cutler dijo que posteriormente admitió que había estado.

Thorogood, que murió en 1993, fue señalado en dos libros publicados al año siguiente: “Paint It Black: The Murder Of Brian Jones”, de Geoffrey Giuliano, y “Who Killed Christopher Robin?” de Terry Rawlings.

Thorogood “mordió”, de acuerdo a la supuesta confesión citada en el libro de Rawlings, o accidentalmente mantuvo a Jones bajo el agua durante mucho tiempo cuando jugueteaba con él, de acuerdo a Giuliano.

Pero Cutler, inmortalizado en el documental de los Stones “Gimme Shelter” tratando de controlar a los Hells Angels en el desastroso concierto de Altamont en 1969, dijo que los investigadores de Klein sospecharon de Keylock antes de entrevistar a las dos mujeres.

Ambas estaban asustadas para dar testimonio contra él, dijo Cutler, y Keylock inicialmente adujo que no estaba en la casa de Jones en momentos de su muerte.

Un potencial punto flojo en el argumento de Cutler es que ambas mujeres también apuntaron a Thorogood. Una de ellas, la novia de Jones Anna Wohlin, lo culpó en su biografía de 1999.

Cutler dijo que ambas mujeres fueron atemorizadas por Keylock, que las amenazó con violencia. Incluso envió a Wohlin a su país natal, Suecia, pocos días después de la muerte de Jones.

El motivo de Keylock no está claro. “Mi pálpito es que él estaba estafando a Brian de alguna manera u otra”, dijo Cutler, quien también fue interrogado por los investigadores de Klein.

La teoría de Cutler tiene algún respaldo por parte de Mandy Aftel, autora del libro “Death of a Rolling Stone: The Brian Jones Story” (1982), quien piensa que Jones fue asesinado pero no pudo desentrañar el motivo.

“Algunas veces no hay un ‘por qué'. O pienso que una cosa llevó a la otra y antes de darse cuenta algu sucedió pero uno ni siquiera lo planeó”, dijo Aftel a Reuters.

(Editado en español por Hernán García)

(Redacción Los Angeles, +1 213-955-6761; mesa de edición en español + 5411 4510 2526))

REUTERS MG HG/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below