4 de octubre de 2009 / 15:26 / en 8 años

Iraquíes aprovechan la calma para casarse con estilo

Por Aseel Kami

BAGDAD (Reuters) - Irak vio un aumento repentino en las bodas fastuosas durante el feriado musulmán más festivo y pacífico registrado en el país en años, permitiendo que los invitados superaran las preocupaciones por la seguridad y bailaran hasta altas horas de la noche.

Unas 630 parejas se casaron en los seis hoteles más lujosos de Bagdad durante Eid al-Fitr, las festividades de una semana después del mes sagrado de Ramadán, según el Ministerio de Turismo y Antigüedades, aproximadamente la misma cantidad que se casó en esos recintos en julio y agosto.

La celebración del Eid conmemoró el Ramadán más tranquilo en Irak desde que la invasión encabezada por Estados Unidos en el 2003 sumiera al país en más de seis años de insurgencia y derramamiento de sangre.

Las bodas eran un asunto mucho más sombrío durante los oscuros días de las contiendas sectarias, cuando la gente vivía con temor a los atacantes suicidas o a los extremistas que consideraban que la música que típicamente acompaña las procesiones nupciales deberían ser prohibidas.

El ministerio no pudo ofrecer cifras precisas de los casamientos en años anteriores, pero un portavoz dijo que hubo un incremento dramático en las bodas a partir de la primavera boreal.

“Los iraquíes están aprovechando las festividades y la buena situación de la seguridad”, sostuvo el portavoz Abdul-Zahra al-Talagani.

El repentino aumento en los casamientos fue sólo un elemento de las celebraciones del Eid de este año, con enormes embotellamientos causados por la gente que visita a amigos y parientes y los parques y restaurantes repletos con los cientos de miles de personas que salen a comer y a bailar.

Tales celebraciones habrían resultado imposibles en el punto máximo de la violencia sectaria del 2006 y 2007, cuando las milicias y los grupos insurgentes controlaban gran parte de Bagdad y los aterrorizados iraquíes casi no se animaban a salir de sus casas.

CELEBRACIONES CON CAUTELA

Lo peor de los derramamientos de sangre ha quedado atrás, pero la violencia continúa en zonas mixtas a nivel de etnia y religión. Casi 100 personas murieron en un doble atentado con explosivos hace menos de dos meses en Bagdad.

Incluso a medida que incorporan esta nueva sensación de seguridad, los iraquíes también se muestran cautos en cuanto al futuro. Irak está en camino a reñidas elecciones nacionales en enero, y las tropas estadounidenses tienen previsto detener sus operaciones de combate el verano boreal próximo.

En una boda la semana pasada, Ali Mohammed, el novio de 31 años, esperaba a su futura esposa junto a un elegante auto nuevo adornado con flores, al son de una banda que interpretaba música iraquí tradicional.

“Gracias a Dios fui capaz de celebrar la boda durante Eid. Todo luce tan normal”, sostuvo.

Mohammed levantó la cola del vestido blanco de su prometida y la ayudó a subir al auto antes de que una procesión de autos y autobuses recorriera las calles de Bagdad por una hora, tocando la bocina y deteniéndose ocasionalmente para que los pasajeros puedan bailar en las calles.

Talagani indicó que muchas más parejas se habían casado en los hoteles menos exclusivos de la ciudad.

“Cuando las personas se sienten a salvo, pueden salir y hacer estas cosas”, explicó.

Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below