23 de abril de 2010 / 3:14 / hace 8 años

Travesía lleva filme irlandés a Festival de Cine de Tribeca

Por Michelle Nichols

NUEVA YORK (Reuters) - Lo que debió ser un vuelo de seis horas a Nueva York desde Dublín se convirtió en una odisea de cuatro días -con escala en Colombia- para dos productores europeos, desesperados por lograr que su película llegara a su estreno mundial en el Festival de Cine de Tribeca.

Al igual que ocurrió a millones de pasajeros, el viaje de Rebecca O‘Flanagan y Rob Walpole se volvió un caos por la ceniza volcánica que obligó a cerrar aeropuertos en toda Europa, por lo que la pareja ideó un plan “alocado”, según admitieron, para llegar a Nueva York.

Con la versión completa de su filme “My Brothers” en las manos, los productores subieron el domingo al antiguo vehículo de 11 años de Walpole y fueron rumbo a España con la esperanza de coger un vuelo.

Ellos tomaron un ferry desde Irlanda a Gales, condujeron durante la noche a lo largo de Gran Bretaña para tomar otro ferry a Francia, antes de ir a la sureña localidad de Bordeaux donde pararon en la noche. El martes fueron rumbo a Madrid.

“En esa etapa la historia era que no había modo de que hubiese alguien más que lo hiciera -el director, el guionista o los actores”, dijo O‘Flanagan.

“Nos detuvimos en San Sebastián en el norte de España (...) encontramos una pequeña iglesia católica, porque uno recurre a esas cosas cuando te estás sintiendo desesperado y encendimos una vela a San Cristóbal, quien es patrono de los viajeros, para rezar para que todos también lo lograran”, explicó.

Desde Madrid el único vuelo que pudieron conseguir fue a Bogotá. Desde allí volaron rumbo a Miami -sin su equipaje- pasaron la noche y luego, el jueves, llegaron a Nueva York de cara al viernes, día de estreno de su película.

“Estábamos exhaustos y llenos de júbilo”, dijo O‘Flanagan. “Conseguimos estar principalmente de buen humor, pese a que hubo uno o dos momentos tensos entre yo y Rob mientras intentábamos negociar rutas desde Madrid”, agregó.

Su plan surgió cuando se canceló el vuelo que iba de Dublín a Nueva York y que debían de tomar el miércoles.

Y San Cristóbal escuchó sus rezos cuando llegaron a Nueva York el director Paul Fraser y el guionista William Collins -ambos novatos- y el joven elenco.

El filme, que recién fue terminado el domingo y compite en la categoría Narrativa Mundial del Festival de Cine de Tribeca, trata de tres hermanos que van de viaje para reemplazar el reloj de pulsera roto de su agónico padre.

Editado en español por Ricardo Figueroa

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below