11 de mayo de 2010 / 19:14 / hace 7 años

Vino chileno logra victoria contra Burdeos y vinos de culto

Por Leslie Gevirtz

<p>Imagen de archivo de un trabajador probando vino dentro de la vi&ntilde;a Montgras en el valle de Colchagua, sur de Santiago. Mar 25 2010. Un vino chileno super&oacute; a dos cepas de Burdeos y dos variedades de culto californianas en una prueba a ciegas en la que participaron el lunes 100 de los principales cr&iacute;ticos, "sommeliers" y minoristas en Nueva York. REUTERS/Marco Fredes/ARCHIVO</p>

NUEVA YORK (Reuters) - Un vino chileno superó a dos cepas de Burdeos y dos variedades de culto californianas en una prueba a ciegas en la que participaron el lunes 100 de los principales críticos, “sommeliers” y minoristas en Nueva York.

En una prueba parecida al afamado “Juicio de París” en el cual vinos californianos fueron probados a ciegas frente a las más destacados cepas francesas, y ganaron, los chilenos tuvieron un resultado similar.

La prueba en Nueva York fue de hecho una repetición de las catas que han sido realizadas por críticos y conocedores en Berlín, Tokio, Pekín, Amsterdam y Londres.

El vino tinto que obtuvo el primer lugar fue el Errazuriz KAI. El clásico de culto del Valle de Napa Opus One alcanzó el segundo puesto y el Chateau Haut-Brion de Burdeos el tercero.

Todos los vinos en competencia, incluyendo el Chateau Lafite-Rothschild, el toscano Sassicaia y el Stag’s Leap SLV californiano, eran de la cosecha 2006.

Ninguno de los vinos probados era barato, aunque los cinco chilenos que incluyeron al Errazuriz Don Maximiano, que obtuvo el cuarto puesto; La Cumbre, que quedó sexto, y el Viñedo Chadwick, empatado en noveno lugar, cuestan menos, y a veces mucho menos.

El Errazuriz Kai, que se produce mayormente con la cepa Carmenere, se vende en comercios minoristas a unos 80 dólares la botella en Estados Unidos, mientras que el Opus One del 2006, un ensamblaje de tintos, cuesta cerca de 160 dólares y el Haut-Brion, también tinto, puede llegar a los 500 dólares la botella.

Don Maximiano, un ensamblaje de tintos, alcanza un precio minorista de 90 dólares la botella, mientras que el quinto, Chateau Lafite Rothschild, se vende por unos 1.000 dólares.

El vino La Cumbre, un syrah que se ubicó en el sexto puesto, cuesta 80 dólares; su vino hermano, Sena, otro ensamblaje de tintos, quedó en séptimo lugar y tiene un valor de 100 dólares la botella.

El Stag’s Leap SLV, que se ubicó octavo, puede ser encontrado actualmente en 70 dólares la botella.

El noveno puesto fue para el chileno Viñedo Chadwick -en 180 dólares la botella- y para el afamado Sassicaia toscano- por unos 160 dólares-.

“El objetivo aquí no es recompensar sino reconocer”, dijo Steven Spurrier, el anfitrión de la prueba en 1976 en París que puso en el mapa los vinos de California.

Reporte de Leslie Gevirtz; Editado por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below