27 de mayo de 2010 / 19:06 / hace 7 años

El Partenón, sin andamios por primera vez en décadas

<p>Trabajadores ponen una pieza de m&aacute;rmol en el templo de Parten&oacute;n, durante los trabajos de restauraci&oacute;n en Atenas. Mayo 27 2010. Los visitantes de Atenas tienen una rara oportunidad de ver el Parten&oacute;n sin andamios por primera vez en casi 30 a&ntilde;os ya que la gran restauraci&oacute;n a la que ha sido sometido est&aacute; casi completa. REUTERS/John Kolesidis</p>

Por Jon Hemming

ATENAS (Reuters) - Los visitantes de Atenas tienen una rara oportunidad de ver el Partenón sin andamios por primera vez en casi 30 años ya que la gran restauración a la que ha sido sometido está casi completa.

El Gobierno griego inició el proyecto para restaurar el Partenón y otros edificios en la Acrópolis, patrimonio de la humanidad, en 1975, pero las obras no comenzaron hasta 1983.

Los andamios han “decorado” el templo en algunos de sus rincones desde entonces. Pero ahora y hasta septiembre, el exterior del Partenón estará libre de andamios.

Construir el Partenón llevó nueve años en el 447 a.C. Las decoraciones escultóricas fueron realizadas en otros 10 años. La restauración ya ha necesitado más tiempo.

“Tratamos cada pieza de mármol como si fuera arte así que tenemos que respetarlo”, declaró Mary Ioannidou, la jefa de restauración a Reuters durante una visita al templo.

“Los antiguos griegos tenían la posibilidad de que si un bloque no servía, lo dejaban y tomaban otro, pero nosotros no podemos así que tenemos que tratarlo con gran respeto”, agregó.

Con el paso de los años, el Partenón ha sufrido incendios, guerras, revoluciones, saqueos, malas restauraciones y contaminación.

Se convirtió en una iglesia durante casi 1.000 años y sirvió como mezquita bajo el gobierno otomano durante otros 400 años.

El mayor golpe a la estructura se produjo en 1687 cuando un mortero veneciano incendió la pólvora turco-otomana almacenada en su interior y hubo saqueos generalizados a continuación. El embajador británico Lord Elgin retiró gran parte del trabajo escultórico en 1801.

Entre 1898 y 1938, durante una restauración, se reconstruyó gran parte del edificio y se puso cemento en partes de las columnas y los bloques que faltaban. Los trabajadores usaron hierro para unir los bloques y en muchos casos los pusieron en el lugar incorrecto.

El hierro se oxidó y al hacerlo se expandió, provocando grietas en la estructura.

Los antiguos griegos también usaron hierro, pero lo recubrieron de plomo para evitar que se oxidara. Ese hierro se ha conservado bien.

El grupo de arqueólogos, marmolistas, arquitectos e ingenieros civiles y químicos desmanteló 1.852 toneladas de mármol y comenzó la dolorosa tarea de intentar situarlo en el lugar adecuado, añadiendo otros fragmentos que encontraron.

“Es como un puzzle gigante”, declaró Ioannidou.

Ahora se ha usado titanio para unir los bloques y las columnas, que es muy resistente a la corrosión.

Se esculpieron nuevas piezas de mármol para incrustarlas en algunos huecos dejados por el cemento y permitir que los bloques del mármol original vuelvan al lugar que les corresponde.

No obstante, en septiembre, los andamios volverán a cubrir la fachada occidental y ese proyecto durará al menos tres años. Además ya está en marcha el proceso para armar las paredes de la cámara interior del templo.

Para algunos, restaurar el Partenón es la obra de toda una vida. El marmolista Ignatius Hiou ha trabajado aquí 18 años.

“Si pudiera hacerlo hasta el día que me muera, sería feliz”, afirmó.’

Reporte adicional de Deborah Kyvrikosaios; Traducido por la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below