20 de septiembre de 2010 / 19:49 / hace 7 años

Flamenco: hacer ejercicio con pasión

Por Dorene Internicola

NUEVA YORK (Reuters) - Para la gente que asiste a clases de flamenco no se trata sólo de conseguir el cuerpo de un patinador de velocidad, sino de canalizar el alma de un ‘bailaor’ español.

“El flamenco es un gran ejercicio cardiovascular, porque nunca para”, comentó Cal Pozo, bailarín, coreógrafo y experto en deporte.

Pero por encima de todo, añadió, el flamenco es una forma de expresarse.

Pozo, que produce DVDs para programas de televisión como “Dancing with the Stars” o “Biggest Loser”, dijo que el ejercicio que se hace con el flamenco se parece al patinaje de velocidad.

“Siempre se está en una posición de rodilla flexionada. Los bailarines de flamenco tienen las piernas, traseros y muslos más increíbles de cualquier bailarín”, indicó.

Las primeras lecciones de baile que recibió Pozo fueron de flamenco, por cortesía de sus padres españoles

Jackie Kalata, profesora de flamenco en la Escuela de Danza de Ballet Hispánico de Nueva York, enseña tanto a niños como a adultos.

“Normalmente, es una persona que no quiere sólo una clase de aerobic”, dijo de los adultos que van a sus clases en grupo, añadiendo que se ven atraídos por la cultura.

“Tengo estudiantes que hacen todo un calentamiento, incluyendo hombros, torso, piernas, sentadillas. Algunos movimientos son ajenos a la cultura no española, así que utilizo ejercicios para lograrlo. Es gradual porque es complejo”, agregó.

Kalata aseguró que con práctica habitual, el pecho de los adultos se ensancha y las piernas y espalda se ponen muy en forma “y el ejercicio en los brazos entrena mucho los tríceps”.

Si los movimientos son extraños al principio, la pasión es universal, añadió la profesora.

“Con la mayoría de la gente, empieza desde la primera clase. Todo el mundo siente soledad, pena, felicidad”, comentó.

Se piensa que la música y el baile flamenco tuvo sus orígenes en el siglo XV en Andalucía cuando parte de España estaba bajo el dominio árabe. Gitanos, cristianos, moros y judíos son algunos de los grupos que han formado al flamenco moderno.

Sara Erde baila flamenco desde que sus padres la llevaron al Ballet Hispánico, cuando tenía seis años. De adulta, vivió en España y es coreógrafa asistente para la producción de Carmen en la Metropolitan Opera.

Convencida del atractivo de este baile para las mujeres, asgeura que “estás alta, y estirada, orgullosa, y haces ruido. Hay una sensación de poder. Es una especie de desafiante ‘esta soy yo’”.

Ahora está preparando una clase de flamenco para empresarias y directivas para ayudarles a sentir poder y fuerza, y al mismo tiempo sensuales.

“Cuando bailas, no sientes que estás haciendo deporte”, dijo Erde. “Tu espíritu se siente bien. Puedes expresar ira. Puedes expresar cualquier emoción”, añadió.

Traducido por la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below