8 de noviembre de 2010 / 12:32 / en 7 años

La Sagrada Familia de Barcelona se convertirá al fin en iglesia

Por Nigel Davies

<p>El Papa Benedict XVI dando una misa en Barcelona. Nov 7 2010 Por d&eacute;cadas los turistas han visitado los retorcidos chapiteles del ic&oacute;nico templo barcelon&eacute;s de La Sagrada Familia, pero a 128 a&ntilde;os del inicio de su construcci&oacute;n fieles cat&oacute;licos asistir&aacute;n el domingo al primer servicio religioso en el lugar. REUTERS/Albert Gea</p>

BARCELONA (Reuters) - Por décadas los turistas han visitado los retorcidos chapiteles del icónico templo barcelonés de La Sagrada Familia, pero a 128 años del inicio de su construcción fieles católicos asistirán el domingo al primer servicio religioso en el lugar.

El Papa Benedicto XVI celebrará una misa para entregar su bendición oficial a la iglesia diseñada por el arquitecto Antoni Gaudí, cuyas obras y esculturas adornan a la ciudad en la región de Cataluña.

El Papa consagrará a La Sagrada Familia durante una visita al norte de España, luego de reunirse el sábado con peregrinos en el santuario de San Santiago, santo patrono de España, en Santiago de Compostela.

Aunque no está programado que los trabajos estén concluidos por muchos años en la intrincada y colorida Sagrada Familia, se ha avanzado lo suficiente para recibir al pontífice, incluyendo la instalación a ultimo minuto de ventanales de colores.

Jordi Bonet Armengol, jefe de arquitectos de la catedral y séptimo sucesor de Gaudí, espera que la visita del Papa brinde el impulso necesario para terminar el trabajo.

Bajo instrucciones de Gaudí, quien murió en 1926, la construcción esté siendo financiada por donaciones privadas y contribuciones de los visitantes.

Se espera que el Papa afronte protestas el domingo en Barcelona, que van desde personas que rechazan la postura de la Iglesia Católica respecto de la homosexualidad, a residentes que se quejan por las molestias y los costos de la visita del pontífice.

Pero católicos devotos dijeron estar entusiasmados por la consagración.

“Hay toda clase de protestas, pero vivimos en democracia y deberíamos dejar que los creyentes disfruten esto”, dijo Petita Martin, de 68 años, quien se sentía decepcionada porque no podrá asistir a la misa, pero planea saludar al Papa en la ruta de su procesión el domingo.

“La Sagrada Familia es una joya y una gran propaganda para Barcelona”, afirmó.

Bonet espera ansiosamente la gira que dará al Papa de la iglesia ornamentada.

“El traerá un mensaje de espiritualidad y es un estímulo para finalizar las obras (...) La construcción muestra que mediante el arte podemos lograr la espiritualidad que la gente necesita tanto”, sostuvo.

Queda mucho por hacer para terminar la iglesia, incluyendo montar la torre central de 170 metros. Pero Bonet promete que los trabajos no llevarán otro siglo si los visitantes siguen siendo tan generosos.

Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below