9 de abril de 2011 / 13:10 / hace 7 años

La cultura del café y la comida florece en Cisjordania

Por Mohammed Assadi

RAMALLAH, Cisjordania (Reuters) - Así como la orilla izquierda de París es famosa por sus finos restaurantes y concurridos cafés, Cisjordania no lo es. Aunque puede que eso esté por cambiar.

La ciudad de Ramallah, ubicada al norte de Jerusalén, ha experimentado un enorme auge en los últimos años gracias al apoyo de donantes occidentales, con la aparición de nuevos restaurantes y bares elegantes a lo largo de una gran cantidad de relucientes edificios de oficinas.

Los últimos datos dicen que Ramallah y la ciudad adyacente de Al-Bireh, a la que se ha tragado por completo, tienen más de 120 cafeterías y unos 300 restaurantes, de los cuales 50 fueron inaugurados el año pasado.

“Cuando empecé competía con tres o cuatro lugares, ahora compito con muchos”, dijo Peter Nasir, quien en 2007 convirtió una casa familiar abandonada en un concurrido restaurante que atrae a unos 150 clientes al día.

“Los restaurantes son un buen negocio”, dijo Nasir, cuyo popular restaurante Azure se encuentra cerca del centro de la ciudad.

La población de Ramallah, que hasta hace poco era una pequeña ciudad en la ocupada Cisjordania, se ha duplicado en la última década llegando a 100.000 habitantes, y alberga a un creciente ejército de trabajadores de ONG, diplomáticos y una elite de clase media cada vez más adinerada.

“Estas personas necesitan comida, sentarse y conversar, necesitan ofrecer recepciones. Esto explica el aumento en la cantidad de restaurantes”, dijo Mohammad Amin, director de la Cámara de Comercio de Ramallah.

Los palestinos sueñan con establecer una capital para su muy deseado Estado independiente en la vecina Jerusalén. Pero esa ciudad está bajo el control total de Israel y, sin un acuerdo de paz para Oriente Medio a la vista, Ramallah ha pasado rápidamente al frente.

La Autoridad Palestina se instaló aquí cuando fue creada en 1994 y está emplazando una serie de instituciones estatales en para la ampliamente esperada campaña unilateral por la independencia a fin de este año.

SIN LUGAR PARA TODOS

Pero no todo el mundo está feliz con el auge del sector de los servicios, y algunos comercios establecidos hace muchos años dicen que no hay suficientes clientes para todos.

“Ramallah está saturada de restaurantes”, dijo Nidal Hassan, quien abrió su establecimiento “Stones” en 1999, un año antes del estallido del segundo levantamiento, o Intifada, contra la ocupación israelí que casi acabó con la economía local.

“Stones” sobrevivió a ese período oscuro pero sufrió durante la etapa de la recuperación, dice Hassan. Sus ingresos se desplomaron un 40 por ciento en 2010 debido al “desenfrenado aumento” en la competencia.

“Hay nuevos restaurantes pero tenemos el mismo número de comensales. La gente debe pensar dos veces dónde va a invertir su dinero”, añadió Hassan.

Pero otros inversores se muestran más optimistas y ven un futuro prometedor para sus restaurantes en un lugar que ofrece poca competencia cuando se trata de otras formas de entretenimiento, ya que hay solo un cine y no existen parques públicos para picnics.

Además, muchos palestinos de Jerusalén Este prefieren ir a la liberal Ramallah a pasar una noche tranquila, en lugar de quedarse en su propio barrio, que ha visto poco desarrollo en tiempos recientes.

“Este es un país pequeño. No tenemos lugares para la diversión y el entretenimiento además de restaurantes”, dijo Jaber Khader, quien en marzo inauguró ‘Karaz’, que ofrece comida francesa e italiana.

El sector en constante expansión también es algo positivo para los amantes de la buena cocina, lo que garantiza que los restaurantes tienen que mejorar permanentemente su propuesta para evitar el cierre.

Muchos lugares actualmente ofrecen propuestas similares de rutinarios platos de Oriente Medio o insulsa comida internacional y no tienen posibilidades de ganar una codiciada estrella Michelin, en caso de que la famosa guía gastronómica francesa alguna vez llegara a la ciudad.

Pero el creciente número de restaurantes está trayendo más variedad, además de un aumento de calidad.

“La competencia es buena. Nos hace ser más creativos”, dijo Nasir de Azure, quien admite que la clientela no está creciendo tan rápidamente como el número de nuevos lugares.

“Cuando hay pocos clientes en mi restaurante, sé que otros lugares deben estar llenos, ya que es la misma gente que rota”, dijo el propietario.

Editado en español por Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below