23 de abril de 2011 / 12:25 / hace 6 años

Arte pop: El soñado fondo Warhol deviene en pesadilla

<p>Imagen de un retrato de la actriz Elizabeth Taylor hecho por Andy Warhol, expuesto en una galer&iacute;a de Nueva York. REUTERS/Shannon Stapleton</p>

Por Lionel Laurent

PARIS (Reuters) - A medida que se avecinaba la crisis financiera a fines del 2007, Federico Moccia gozaba de buen humor.

Este ex banquero del JPMorgan de 40 años, con una afición por las obras del artista pop Andy Warhol, había creado un fondo de cobertura de 600 millones de dólares y se estaba preparando para mudarse a Asia para atraer a inversores pudientes de la región.

Tras causar una gran impresión en la escena de arte de Singapur con su reciente exposición de Warhol, Moccia confiaba en que la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos no perjudicara su plan de impulsar el rendimiento de su fondo “Cannonball” de inversiones en arte y bienes raíces.

“Había obtenido un permiso laboral de las autoridades de Singapur. El futuro era prometedor”, recuerda el italiano Moccia, hablando desde su oficina en Londres.

Moccia nunca llegó a Singapur.

Su extensa cartera - que incluye desde fondos de cobertura apalancados, impresiones de arte pop de Superman y hoteles boutique en Bali - fue suspendida en octubre de 2008 cuando la crisis financiera llegó a su momento cúlmine. La diversificación de Moccia lo dejó más expuesto.

Los mayores generadores de dividendos de Cannonball eran los fondos que invertían en otros fondos de cobertura, una estrategia que estalló cuando se congelaron los mercados de crédito. También se encontró que algunos de estos habían depositado dinero en vehículos vinculados al multimillonario fraude del empresario de Minesota Tom Petters.

“No podía honrar las redenciones. Estaba este asunto, este descomunal fraude”, sostuvo Moccia.

Lo que es peor, el aclamado fondo de arte de Moccia también fue congelado después de que cayera víctima de una de las más antiguas y riesgosas estrategias: colocar todos sus huevos en una sola canasta.

Moccia había acopiado obras del “Papa del Pop” tras ver el valor de un ejemplar de Marilyn Monroe saltar de 1.000 a 200.000 dólares en el lapso de una generación.

Pero su decisión de sólo comprar obra de un artista -incluso alguien de primera categoría como Warhol- dejó perplejo a algunos expertos.

“¿Impresiones de Andy Warhol? Ese es un sector que nunca tocaríamos”, dijo Constanze Kubern, quien administra el fondo de arte Castlestone Management.

Estas populares impresiones estuvieron entre las más perjudicadas cuando la crisis arrasó el mercado de arte, ya que carecían del atractivo singular de un lienzo único. Warhol repetía copias serigráficas de la misma celebridad en una serie de colores estridentes.

CONEXION HOLANDESA

Como si los mercados y la exposición al fraude no fuesen suficiente, los impacientes inversores de Moccia también han tenido que tragarse las exigencias del principal acreedor de Moccia, Fortis Bank, ahora parte del prestamista perteneciente al estado holandés ABN Amor tras sufrir su propio colapso durante la crisis.

El holding de Moccia, Globefin, ha prometido pagar primero por completo los 165 millones de dólares prestados por ABN cuando el fondo Cannonball fue suspendido. Moccia dice que esto ha sido devuelto en parte, dejando pasivos por alrededor de 40 millones de dólares.

No queda claro cuánto tiempo tomará para refinanciar el banco, que ahora está siendo criticado por algunos inversores por cobrar intereses y pagos de deuda, incluso cuando no tienen acceso a su dinero.

En una carta al director ejecutivo de ABN Amro, Gerrit Zalm, enviada en febrero, el abogado Robert Wtterwulghe acusó al banco de poner su propio beneficio por sobre su deber fiduciario hacia los inversores como custodio y exigió el nombramiento de un liquidador independiente.

“La financiación otorgada a los fondos Cannonball por parte de vuestra institución lo coloca en un conflicto de intereses”, escribió Wtterwulghe, quien representa a 169 inversores que han pagado alrededor de 9 millones de dólares a los fondos.

“La injustificada no liquidación de estos fondos en primer lugar defiende sus intereses y los de las otras partes, dejando poca consideración para el interés de los inversores”, añadió.

En respuesta a las acusaciones, el portavoz de ABN Amro dijo: ”El banco tiene una relación contractual con Cannonball Funds Limited y, en base a esa relación, tiene obligaciones para con el fondo y no para con los inversores.

Y si llegara a haber cualquier obligación para con los inversores ABN Amro opina que estas obligaciones han sido honradas y no vemos sustento alguno para cualquier acusación o reclamo tal como fuera sugerido en la misiva de Wtterwulghe”.

El prospecto del Fondo Cannonball advierte a los inversores que Fortis, “si fuera necesario”, proveería de facilidades de crédito al fondo. Los inversores recibieron además la recomendación de que las actividades de los fondos podrían implicar “un alto grado de apalancamiento”.

¿SUEÑO CON VIDA?

Moccia sostiene que designar un liquidador independiente desencadenaría un remate que iría contra los intereses de los inversores, y asegura que se encuentra mejor posicionado para destrabar las complejas posiciones que ayudó a inventar.

Técnicamente los fondos todavía están en actividad, capaces de cobrar honorarios y no es seguro que vayan a ser disueltos. Están inscritos y reconocidos por las Islas Vírgenes Británicas, donde el regulador dice que Globefin todavía tiene permiso de proveer servicios de gestión.

Mantener los fondos en suspenso al menos da a Moccia alguna posibilidad de ganar dinero y de este modo compensar a sus inversores.

El Fondo de Arte Cannonball, por ejemplo, no cobra honorarios de administración pero en cambio se queda con una comisión del 30 por ciento sobre la venta de cualquier obra de arte. Moccia incluso considera prescindir de los honorarios.

Moccia asegura que si puede negociar la venta de activos y destrabar posiciones estará en una mejor posición para reembolsar a inversores, y con suerte, olvidar sus propios y breves “15 minutos de fama”.

“Quiero devolver el dinero a todos los inversores, cerrar el fondo, y acabar con esta historia. Estoy harto”, señaló.

Reporte adicional de Kevin Lim en Singapur, Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below