28 de abril de 2011 / 20:33 / en 7 años

Westminster sentirá la ausencia de la princesa Diana

Por Mike Collett-White

<p>Foto de archivo del cantante Elton John a su llegada al Festival de Cine de Tribeca en Nueva York, abr 20 2011. Elton John estuvo por &uacute;ltima vez en la abad&iacute;a de Westminster hace 14 a&ntilde;os, cuando cant&oacute; la conmovedora "Candle in the Wind" en el funeral de su amiga la princesa Diana. REUTERS/Lucas Jackson</p>

LONDRES (Reuters) - Elton John estuvo por última vez en la abadía de Westminster hace 14 años, cuando cantó la conmovedora “Candle in the Wind” en el funeral de su amiga la princesa Diana.

El viernes, el cantante británico volverá a la iglesia como invitado de la boda de su primogénito, el príncipe Guillermo, una ocasión más feliz en la que sin duda se sentirá la ausencia de Diana.

Más de un millón de personas se alinearon a lo largo del cortejo fúnebre en 1997 para presentar sus respetos a una mujer que había quedado apartada de la realeza cuando murió con 36 años en un accidente de auto, pero era una figura tremendamente popular entre la opinión pública.

Para muchos, el recuerdo más claro que tienen de Guillermo es el de un chico de 15 años, con la cabeza baja, acompañando el féretro de su madre por las atestadas calles de Londres, seguido de cerca por centenares de millones de personas de todo el mundo.

“La última vez que estuvimos en la abadía de Westminster se me rompió el corazón al ver a esos dos niños caminando tras el féretro”, dijo Elton John, en referencia a Guillermo y a su hermano menor, el príncipe Enrique.

“No puedo imaginar a esa edad tener que caminar en público tras el féretro de tu madre”, añadió en una entrevista con la presentadora de televisión estadounidense Barbara Walters.

“Y la siguiente vez que vamos a la abadía es para verle caminar hacia el altar con una hermosa mujer que es el amor de su vida”, dijo el cantante, que fue nombrado caballero por la reina Isabel por sus servicios a la música y a la caridad.

“Creo que es el resultado más alegre y estoy seguro de que Diana estaría muy, muy feliz”, agregó.

Los directivos de los medios dicen que la “conexión Diana” es una de las razones por las que es tan fuerte el apetito de la opinión pública por la cobertura de la boda, particularmente en Estados Unidos.

MANTENER VIVA SU MEMORIA

Los analistas de la realeza dicen que Guillermo ha hecho un esfuerzo por mantener viva la memoria de su madre, mientras que Reino Unido se prepara para la cita más importante de la realeza desde la muerte de la Reina Madre en el 2002.

El año pasado, Guillermo, de 28 años, obsequió a su prometida, de 29 años, con el anillo de compromiso de zafiro de su madre y se dice que la pareja visitó la tumba de Diana en Althorp Estate, en el centro de Inglaterra, antes del gran día.

“Estoy seguro que la realeza querría que todo el mundo olvidara que Diana existió, pero este joven nunca va a permitir que eso ocurra”, dijo Joan Joan Lunden, presentadora estadounidense que cubrió la boda de Diana con Carlos de Inglaterra en 1981 y que forma parte del equipo de Fox News para el enlace.

“Elton John fue una decisión obvia, y el anillo, y quién sabe qué más veremos el viernes que conecte a los dos”, añadió.

“Aunque Guillermo está preocupado por el hecho de que Kate se vaya a convertir en la próxima Diana, es otro cuento de hadas, ella es la princesa guapa y ahora queremos un final feliz”, observó.

Numerosos medios internacionales han acudido a Londres para cubrir el enlace y un ministro británico ha dicho que la audiencia de televisión podría alcanzar los 2.000 millones de personas.

“La princesa Diana fue la gran famosa del mundo y la boda de su hijo es una extensión de eso”, opinó Linda Bell Blue, productora ejecutiva del programa de ocio televisivo “Entertainment Tonight” y “The Insider”.

El desafortunado matrimonio de Diana con Carlos de Inglaterra y la naturaleza de su muerte han llevado inevitablemente a que se produzcan advertencias sobre el futuro que espera a Middleton bajo la mirada incisiva de los medios.

Un sondeo sobre la cobertura mediática ha sugerido ya que podía incluso eclipsar a Diana en términos de fama y celebridad.

“El lado negativo (de la boda) es la parte triste”, dijo Lunden. “Ese pensamiento de ‘caramba, ojalá que Diana estuviera aquí”, añadió.

“No puedes evitar pensar que en el momento en que salga de la abadía de Westminster, Kate va a convertirse en la próxima princesa Diana y creo que es inevitable que sea así”, comentó.

“La especulación sobre el vestido de la novia será sustituida de inmediato por la especulación sobre la llegada del primer hijo”, agregó.

Traducido por Inmaculada Sanz en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below