28 de abril de 2011 / 20:58 / hace 7 años

Española Matute reivindica valor invención en Premio Cervantes

Por Blanca Rodríguez

<p>La escritora espa&ntilde;ola Ana Mar&iacute;a Matute "Premio Cervantes" al recibir el premio de Literatura de la Universidad de Alcal&aacute; de Henares, Espa&ntilde;a, abr 27 2011. Mar&iacute;a Matute evoc&oacute; su infancia durante la guerra y reivindic&oacute; el poder y el valor de la invenci&oacute;n, tras recibir de manos del rey Juan Carlos el Premio Miguel de Cervantes 2010, considerado el principal galard&oacute;n de las letras en castellano y que por tercera vez en sus 35 a&ntilde;os de historia recog&iacute;a una mujer. REUTERS/Andrea Comas</p>

MADRID (Reuters) - La escritora española Ana María Matute evocó su infancia durante la guerra y reivindicó el poder y el valor de la invención, tras recibir de manos del rey Juan Carlos el Premio Miguel de Cervantes 2010, considerado el principal galardón de las letras en castellano y que por tercera vez en sus 35 años de historia recogía una mujer.

“Decía San Juan que el que no ama está muerto. Y yo me atrevo a decir que el que no inventa no vive”, dijo el miércoles Matute, de 85 años.

Se expresó con un emotivo discurso, que leyó de forma reposada sentada en una silla de ruedas en una solemne ceremonia celebrada en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, localidad donde nació Miguel de Cervantes.

La autora catalana, una de las novelistas españolas más populares y cuyas obras destilan realismo mezclado normalmente con la visión personal de un personaje infantil o adolescente, recordó su infancia, marcada por la Guerra Civil (1936-1939) y en la que no acababa de encajar porque no le gustaba jugar con muñecas ni a los típicos juegos de chicas.

“Mi extrañeza, mi entrega total, absoluta a esto que luego supe se llamaba literatura (fue) (...) el faro salvador de muchas de mis tormentas”, dijo tras reconocer haber temido en los días antes a la gala.

“Preferiría escribir tres novelas seguidas y 25 cuentos sin respiro que tener que pronunciar un discurso por modesto que este sea”, agregó en el inicio de su intervención en la que agradeció un galardón que dijo le llenaba de “emoción, alegría y felicidad” y que era un sueño “desde aquel día que escuché la mágica frase 'érase una vez’”.

La escritora habló de su muñeco Gorogó, que le trajo de Londres su padre cuando ella tenía 5 años y que fue su único amigo y el que le ha acompañado durante toda su vida. “Lo llevo en todos mis viajes y le sigo contando lo que no le puedo contar a nadie”, dijo.

También evocó sus inicios en la literatura, cuando “ignorante y despistada”, con sólo 19 años, “con calcetines y aspecto aún más aniñado de lo normal” acudió a la editorial Destino con su primera novela, escrita dos años antes en un cuaderno escolar cuadriculado.

Esa novela era “Pequeño Teatro” que años después ganó el Premio Planeta.

Poco después de ese primer contacto con el mundo editorial realizado “con timidez, asombro y audacia” llegarían “Los Abel”, novela con la que quedó finalista del Premio Nadal, “Los hijos muertos”, la trilogía “Los mercaderes” o los recientes “Olvidado rey Gudú”, “Aranmanoth” y “Paraíso inhabitado”, además de numerosos cuentos, género que reivindicó también durante su discurso.

“CRÉANSELAS, PORQUE ME LAS HE INVENTADO”

Muchas de sus obras están ambientadas en mundos imaginarios, en ocasiones melancólicos, y su temática abarca desde la infancia a la injusticia social y la incomunicación.

La escritora recordó cómo supo que sería escritora cuando vio salir “una chispita azul” al partir un terrón de azúcar y cómo había desconcertado a expertos en botánica cuando se inventó la flor del arzadú, “que brota cada primavera o cada otoño en las vastas colinas de los sueños”.

Por último, Matute finalizó su sentido discurso con un ruego a los asistentes: “Si en algún momento tropiezan con alguna historia o con alguna de las criaturas que pueblan mis libros, por favor, créanselas, créanselas, porque me las he inventado”.

El rey Juan Carlos, que calificó a Matute de “una de las narradoras más destacadas y brillantes de habla hispana”, destacó su “deslumbrante universo imaginativo”.

“Toda su obra tiene un inconfundible sello cervantino. De Ana María Matute se admiran muchas y destacables cualidades, como su sensibilidad, su capacidad creativa y su reconocida maestría para convertir la realidad, por dura que sea, en hermosas palabras, cuentos, relatos y novelas”, dijo durante la ceremonia.

Miembro de la Real Academia de la Lengua, el Cervantes era el único gran premio de la literatura española que se le resistía tras hacerse con el Nadal, el Planeta, el Nacional de Literatura y el de la Crítica, entre muchos otros.

Matute es la tercera mujer en ganarlo en los 35 años de historia del galardón, tras la poetisa cubana Dulce María Loynaz (en 1992) y la ensayista española María Zambrano

(1988).

El premio está dotado con 125.000 euros y reconoce la labor de un escritor que con el conjunto de su obra haya contribuido a enriquecer el legado literario hispánico.

Con la concesión del Cervantes a Matute, se cumplía una ley no escrita por la que el premio recae alternativamente a un escritor español y a uno hispanoamericano, ya que el año pasado recayó en el escritor mexicano José Emilio Pacheco.

Instituido por el Ministerio de Cultura de España, el Cervantes fue entregado por primera vez en 1976 a Jorge Guillén, y en la lista de galardonados figuran nombres como Camilo José Cela, Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Ernesto Sábato y Octavio Paz.

Aunque la gala suele celebrarse el 23 de abril, este año fue retrasada tres días al caer el Día del Libro en el sábado de Semana Santa.

Reporte de Blanca Rodríguez; Edición de Emma Pinedo en Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below