1 de julio de 2011 / 18:34 / en 6 años

El príncipe Alberto de Mónaco se casa con Charlene Wittstock

MONACO (Reuters) - El príncipe Alberto de Mónaco se casó el viernes por civil con la ex nadadora sudafricana Charlene Wittstock en la sala del trono del Palacio del Príncipe, en un momento de gloria para un principado que busca mejorar su fortuna.

<p>El pr&iacute;ncipe Alberto de M&oacute;naco besa a su esposa, la princesa Charlene, tras su matrinonio civil en M&oacute;naco, jul 1 2011. El pr&iacute;ncipe Alberto de M&oacute;naco se cas&oacute; el viernes por civil con la ex nadadora sudafricana Charlene Wittstock en la sala del trono del Palacio del Pr&iacute;ncipe, en un momento de gloria para un principado que busca mejorar su fortuna. REUTERS/Eric Gaillard</p>

El evento se vio ensombrecido por lo ocurrido con el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Kahn, que casi a la misma hora comparecía ante un juez de Nueva York que le otorgó la libertad sin fianza en un caso por presunta violación.

Wittstock, una ex campeona de natación de 33 años, llevaba el pelo recogido en un moño y un vestido de muselina azul cielo. La joven sudafricana hizo su ingreso a la familia Grimaldi con un tímido “sí” ante el príncipe de 53 años, que iba de negro.

La ceremonia religiosa, tras cinco años de relación, se celebrará el sábado en presencia de numerosos invitados que vivirán “tres días de fiesta cálida y sencilla”.

El palacio espera que el evento devuelva la magia que durante mucho tiempo rodeó a la familia. Sin embargo, los preparativos se vieron ensombrecidos hace unos días por el rumor de que la futura esposa intentó abandonar Mónaco, renunciando a la boda por la vida privada del príncipe.

El palacio negó inmediatamente las noticias, calificándolas de “mentiras”. Para desmentir el rumor, la pareja hizo una aparición pública en el puerto de Mónaco y concedió varias entrevistas.

A la boda civil le seguirá una noche de concierto de “alta tecnología” del músico Jean-Michel Jarre en el anfiteatro natural de la bahía monegasca.

Se espera la presencia de más de 100.000 personas en el pequeño principado, ansioso de obtener ingresos del acontecimiento. Pero el número de personas que vio la ceremonia en una pantalla gigante no era muy numeroso, según varios asistentes que destacaron la “sonrisa triste” de Wittstock.

Unos 40 miembros de casas reales -aunque sin la presencia de la familia real española- y una veintena de jefes de Estado viajaron a Mónaco.

La prensa francesa recordó la agitada vida sentimental del príncipe ahora reinante -que tiene dos hijos naturales reconocidos- y sus dos hermanas, Carolina y Estefanía.

Le Monde afirmó que el sector financiero extraña a su padre, Rainiero III, y se queja de la caída en la actividad bancaria, en parte por su decisión de reforzar la transparencia financiera en un mercado inmobiliario saturado.

Muchos consideran que está más preocupado por el medio ambiente que por los negocios. Alberto frenó recientemente un nuevo proyecto de expansión de Mónaco que podría haber dañado una reserva marina.

Reporte de Pierre Thébault y Gérard Bon en París; Traducido por Redacción de Madrid; Editado en español por Juana Casas

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below