15 de agosto de 2011 / 19:18 / en 6 años

Festivales italianos llevan cine de vuelta a pequeños pueblos

Por James Mackenzie

CASACALENDA, Italia (Reuters) - Una noche de verano en el sur de Italia y una multitud sentada en la plaza de un pueblo pequeño mientras titilan las imágenes en una pantalla de cine a unos pasos de una iglesia barroca.

Podría ser una escena de “Cinema Paradiso”, la elegía de 1988 de Giuseppe Tornatore a los cines de provincia de su juventud, que desaparecen cada vez más ante el avance avasallador de la televisión.

En cambio, es parte de un festival destinado a tratar de recuperar el cine para lugares como Casacalenda, un pueblo de unos 2.500 habitantes en Molise, una región del sur en el lado oriental de Italia, donde las salas de cine ahora son una rareza.

“Hasta 30 o 40 años atrás, cada pequeño pueblo italiano tenía su propio cine, que gradualmente se extinguieron con la aparición de la televisión y esa clase de cambio cultural”, dijo Federico Pommier, director del festival MoliseCinema.

“La idea del festival es tratar de recuperar la experiencia del cine para estos pequeños pueblos”, añadió.

Una red de festivales similares más pequeños en toda Italia ha aumentado en los últimos años desde Bérgamo, en el norte, a Marzamemi en Sicilia, al sur, con el objetivo de fortalecer las raíces del cine fuera de las grandes ciudades.

“En todo Molise, hay sólo dos o tres cines y resulta muy difícil para la gente que vive en estos lugares, no sólo en Casacalenda, sino en todos los otros pueblos cercanos ver películas en la pantalla grande”, dijo Pommier.

Las recientes medidas gubernamentales de austeridad han afectado los presupuestos de festivales como el MoliseCinema, pero hay pocas dudas de su popularidad en Casacalenda, donde casi todas las personas del pueblo parecen haber ido a ver las películas.

El cine italiano ha iniciado una especie de renacimiento en los últimos años con directores como Paolo Sorrentino, Nanni Moretti o Matteo Garrone cuyas películas lograron desprenderse de las sombras de los pasados maestros como Federico Fellini o Luchino Visconti.

El festival de Molise, que dura una semana, abrió este año con la proyección de la magnífica restauración de “Il Gattopardo”, la obra maestra de Visconti de 1963 ambientada en Sicilia durante la unificación de Italia en el siglo XIX hace 150 años.

Pero también contenía una mezcla ecléctica de filmes que iba desde “20 sigarette”, una desgarradora historia sobre las tropas italianas en Irak, a “Tatanka”, sobre un boxeador y la mafia de Nápoles.

Editado en español por Patricia Avila

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below