12 de octubre de 2011 / 21:18 / hace 6 años

Abogados médico de Jackson cambian versión sobre anestésico

Por Alex Dobuzinskis

<p>El cardi&oacute;logo Conrad Murray durante su juicio en una corte de Los Angeles, oct 12 2011. Un cardi&oacute;logo asegur&oacute; ante la corte el mi&eacute;rcoles que el m&eacute;dico de Michael Jackson cometi&oacute; serios errores al darle el anest&eacute;sico propofol como un inductor del sue&ntilde;o y sus abogados realizaron un cambio de estrategia. REUTERS/Robyn Beck/Pool</p>

LOS ANGELES (Reuters) - Un cardiólogo aseguró ante la corte el miércoles que el médico de Michael Jackson cometió serios errores al darle el anestésico propofol como un inductor del sueño y sus abogados realizaron un cambio de estrategia.

Los abogados de Conrad Murray dijeron al juez durante su juicio por homicidio que desecharon la afirmación de que Jackson ingirió propofol cuando el médico estaba fuera de la habitación.

La defensa todavía insiste en que el cantante se pudo haber inyectado una dosis extra y letal del anestésico el 25 de junio del 2009.

“No vamos a afirmar en ningún punto en este juicio que Michael Jackson ingirió oralmente propofol”, explicó el abogado de Murray, J. Michael Flanagan, ante el juez.

Murray admitió haber dado al cantante, de 50 años, 25 miligramos de propofol.

El miércoles, con el jurado ausente de la corte, los abogados de Murray y los fiscales presentaron ante el juez estudios médicos que revelan que cuando se traga el propofol no tiene mayores efectos sobre un individuo.

El cardiólogo Alon Steinberg, quien analizó el tratamiento que Murray le brindó a Jackson para la junta médica de California, dijo que incluso si el cantante se administró el propofol, el médico sería el responsable de su muerte.

Steinberg dijo también que Murray cometió seis “graves” incumplimientos con respecto a las normas generalmente aceptadas en el cuidado habitual de un paciente.

Estas serían: dar propofol como inductor del sueño cuando está diseñado como anestesia; colocarlo en una residencia en vez de un recinto médico; no estar preparado para una emergencia con suficiente gente y equipo a disposición.

A ellas se suman: no tomar las medidas adecuadas para revivir a Jackson cuando dejó de respirar; no llamar a una ambulancia y no mantener los registros adecuados.

“De no haber ocurrido estos hechos, el señor Jackson podría estar vivo”, afirmó Steinberg.

Steinberg y Murray son cardiólogos. Las conclusiones del primero fueron tomadas por la junta médica de California cuando suspendió a comienzos de año la licencia del médico de Jackson.

“Jamás escuché de alguien que utilizara propofol para dormir, excepto Murray”, dijo Steinberg.

Murray, quien se declaró no culpable de homicidio involuntario, podría enfrentar hasta cuatro años de cárcel si es condenado.

Editado en español por Patricia Avila

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below