22 de noviembre de 2011 / 17:14 / en 6 años

Keira Knightley detalla su histeria en "Dangerous Method"

NUEVA YORK (Reuters) - En la nueva película del director David Cronenberg sobre Carl Jung, Sigmund Freud y el nacimiento del psicoanálisis, “A Dangerous Method”, Keira Knightley interpreta a Sabina Spielrein, una ex paciente histérica y amante de Jung.

<p>La actriz Keira Knightley posa para una fotograf&iacute;a durante el estreno del filme "A Dangerous Method", durante el Festival de Cine BFI de Londres, oct 24 2011. En la nueva pel&iacute;cula del director David Cronenberg sobre Carl Jung, Sigmund Freud y el nacimiento del psicoan&aacute;lisis, "A Dangerous Method", Keira Knightley interpreta a Sabina Spielrein, una ex paciente hist&eacute;rica y amante de Jung. REUTERS/Luke MacGregor</p>

La película se estrena en Estados Unidos el miércoles, y Knightley dijo a Reuters en septiembre, en el Festival de Cine de Toronto, que había rechazado el papel inicialmente debido a las escenas de sexo con el actor Michael Fassbender, que interpreta a Jung.

Pero la actriz británica, de 26 años, dijo que la promesa de un papel de ensueño y trabajar con Cronenberg, Fassbender y Viggo Mortensen (que interpreta a Freud) era demasiado emocionante para abandonar el proyecto. También ayudó que Cronenberg prometió que las escenas serían asépticas, no “eróticas”.

PREGUNTA: Antes de la película, ¿qué sabía del psicoanálisis?

RESPUESTA: “Absolutamente nada. Quiero decir, obviamente había oído hablar de Freud y Jung, y sabía vagamente que todo estaba basado en la sexualidad y que los padres entraban en algún punto. Pero aparte de eso, realmente no sabía nada. Fue cuestión de comenzar desde cero”.

P: Dijo que había leído “un montón de libros”.

R: “Una biografía de Jung. Después ”Memorias, Sueños y Reflexiones“ y cartas entre Freud y Jung. Algo de Nietzsche, artículos de Freud, artículos de Jung y luego hallé un libro llamado ”Sabina Spielrein: Una pionera olvidada del psicoanálisis“. Eran notas de Jung sobre Sabina y luego sus disertaciones y varios artículos, ensayos sobre ella y entradas de su diario. Así que fueron un montón”.

P. ¿Pensó alguna vez estudiar psicología?

R. “No (...) Hay muchos paralelismos con la interpretación. Tratas de comprender el mundo desde un punto de vista diferente sin juzgarlo. Mirar desde un punto de vista psicológico es algo que haces de forma natural como actor de todos modos”.

P. Su retrato de la histeria en la película ha acaparado críticas mixtas. ¿Cómo dio con su movimiento de mandíbula?

R. ”Eso es lo espinoso, cuando lees un guión que dice: ‘tiene un ataque de histeria, lleno de tics“, y dices, ‘vale, ¿qué quiere decir eso? ¿Qué significa un tic?’ Así que, muchas de mis lecturas se basaron en tratar de buscar descripciones de tics y tratar de entender qué eran”.

“Quería que fuera chocante, porque lo que le sucedía internamente (a Sabina) era chocante. Pensé que quería reflejar eso externamente lo más posible, así que literalmente me senté en mi baño poniéndome caras hasta que di con esto de la mandíbula. Y pensé ‘bien, esto parece vagamente demoníaco’ y luego me contacté por Skype con David (Cronenberg) y le expliqué dos o tres ideas que tenía y él dijo ‘esa’”.

P. ¿Este es su personaje más difícil hasta la fecha?

R. “En cuanto al papel, todo actor quiere un papel así. Suena perverso decir que fue divertido, pero es tan interesante. Tratar de comprender eso, meterse en ese punto de vista. En concreto si es un cineasta como David Cronenberg. Hubiera tenido reservas serias para interpretar a una histérica con un director cuyo trabajo no admirara tanto”.

P. Todos los actores siempre dicen que las escenas de sexo pueden ser difíciles. Estas en concreto lo parecen. ¿Está de acuerdo?

R: ”Siempre son difíciles y siempre están expuestas. Esta era, de algún modo, algo diferente (...) Había estas dos escenas, y no sabía que podía hacer esas dos escenas. En la era de internet y el resto, no sabía que eso es lo que quería que saliera en concreto.

”Le llamé inicialmente para rechazar el papel porque pensé que eran increíblemente importantes para la obra. Así que no era una cuestión de tratar de negociar sacarlas de la película porque pensé que eran muy necesarias para el largometraje. Pero pensé, ‘No creo que pueda hacerlo’.

”Así que llamé a David y le dije, ‘Te quiero, adoro tu trabajo, pero realmente no creo que quiera hacer eso’, Y dijo: ‘Bien, sería una tragedia si rechazas el papel por eso, así que si es necesario podemos quitarlas’ Y contesté ‘No, porque comprendo por qué están ahí'. El contestó: ‘Mira, no quiero que sean sexy, no quiero que sea escenas de vouyerismo. Quiero que sean asépticas’.

“Hablamos durante un tiempo sobre lo que eran y tratar de comprenderlas psicológicamente. Cuando discutimos eso, dije: ‘Está bien, siempre que no sean eróticas. El aspecto horrible y brutal se mantuvo, y no es una escena erótica de azotes”.

Reporte de Christine Kearney; Traducido por Emma Pinedo en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below