13 de diciembre de 2011 / 16:38 / en 6 años

Un croata recibe la navidad con más de un millón de luces

GRABOVNICA, Croacia (Reuters) - Zlatko Salaj ha recorrido un largo camino desde las sombrías navidades de su juventud.

<p>Una escena navide&ntilde;a en una casa de campo en Grabovnica, Croacia, dic 10 2011. Zlatko Salaj ha recorrido un largo camino desde las sombr&iacute;as navidades de su juventud. El ingeniero de telecomunicaciones jubilado, de 67 a&ntilde;os, ha convertido su finca en la localidad de Grabovnica, en el centro de Croacia, en una festival de luces y colores que atrae a miles de visitantes cada a&ntilde;o. REUTERS/Nikola Solic</p>

El ingeniero de telecomunicaciones jubilado, de 67 años, ha convertido su finca en la localidad de Grabovnica, en el centro de Croacia, en una festival de luces y colores que atrae a miles de visitantes cada año.

Comenzó en 2002 con 70.000 bombillas colgadas en cada uno de los cientos de pequeños árboles y arbustos de su finca de 7 hectáreas, pero este año Salaj ha encendido 1,2 millones de luces, muchas en forma de Papá Noel, sus trineo y renos.

“Mi infancia fue realmente pobre. Mi padre tenía un molino que fue destruido en la Segunda Guerra Mundial. Además de eso, mi madre nos abandonó cuando yo tenía cuatro años, mi padre y yo nos quedamos solos”, dijo Salaj a Reuters.

Después de desempeñar su carrera en el extranjero, principalmente en Oriente Medio y Africa, Salaj volvió a casa y se dedicó al proyecto que denominó “Christmas Story” (Historia navideña).

“Fue una sensación en toda la región, particularmente para los niños. La gente me preguntaba cuántas luces usaría el siguiente año y yo decía ‘100.000’. Así el número creció más y más cada año”.

Salaj y su familia colocaron 5 kilómetros de cables eléctricos subterráneos y casi 180 kilómetros de cable en árboles y arbustos. Cada año tarda casi tres meses en preparar todo y otros tres meses en quitar la decoración.

La factura de la luz del pasado diciembre fue de unas 70.000 kunas (unos 7.000 euros) por lo que Salaj comenzó a cobrar una pequeña cuota de entrada, pero no tiene intención de parar.

“Si Dios quiere, tendremos una agradable sorpresa para Pascua”, dijo.

Reporte de David Spaic Kovacic

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below