28 de septiembre de 2012 / 23:43 / hace 5 años

Vestidos que cubrieron dolor de Frida Kahlo, ven otra vez la luz

Por Manuel Carrillo

MEXICO DF (Reuters) - Los coloridos vestidos de la pintora mexicana Frida Kahlo serán expuestos por primera vez en noviembre, tras permanecer ocultos del ojo público por 50 años a solicitud de su esposo, el aclamado muralista Diego Rivera.

En 2004, curadores de la “Casa Azul” de Frida en la Ciudad de México -ahora un museo- descubrieron una colección de 300 vestidos, trajes de baño, accesorios y fotografías, y ahora están listos para mostrar 22 piezas del singular guardarropa que la convirtió un una musa de la moda.

La exhibición explora la fascinación de Frida por las mujeres indígenas de México y su afición por los atuendos ricamente bordados, los tocados florales y la joyería de plata, como los que lució en la portada de la revista Vogue en 1937.

También revela la forma como seleccionaba las prendas para ocultar las secuelas de la poliomielitis que sufrió en la infancia, y del accidente de autobús que fracturó su columna en tres partes, dejándole un dolor permanente y una serie de cicatrices por las subsecuentes operaciones.

“Debemos recordar que Frida, como Diego, deseaba que los colores, los vestidos, la cultura de las mujeres mexicanas fuera pública y conocida”, dijo Carlos Phillips, director de los museos que exhiben la obra de la pareja de artistas.

“Estaban tratando de rescatar a personas que habían sido abandonadas. La sociedad mexicana se vestía como europeos. Ese tipo de vestimentas (las indígenas) ya no eran apreciadas”, explicó.

Frida y Diego son de las personalidades mexicanas más destacadas, y su turbulento matrimonio fue uno de los más prominentes del mundo del arte en el Siglo XX.

Kahlo, quien murió de neumonía a los 47 años en 1954, tuvo una vida agitada, plagada de amoríos y enfermedades.

Fue militante del Partido Comunista, y una férrea promotora de las culturas tradicionales del país.

“Sin lugar a duda, Frida Kahlo es un icono muy importante en la escena de la moda”, dijo Kelly Talamas, editor de la revista Vogue para México y Latinoamérica.

“Tenía más de un lado obscuro, pero también tenía un lado en el que se inspiraba por los colores, las texturas, la gente y la cultura de México”, dijo.

“Creo que eso es lo más inspirado para los diseñadores, que las piezas que usaba crean una historia”, explicó.

Vogue encargó varias piezas contemporáneas de varios diseñadores, inspiradas en Frida, para exhibirlas junto a los originales.

DOLOR Y DESFIGURACION

Kahlo comenzó a pintar de adolescente mientras se recuperaba del accidente sufrido en 1925, y su trabajo y numerosos y célebres autorretratos dan cuenta del lacerante dolor con sufrió hasta su muerte.

El museo respetó la solicitud de Rivera de mantener los atuendos de Frida bajo llave por 50 años. Rivera deseaba preservar las piezas y protegerlas de gente que hubiera podido no darles los cuidados adecuados.

Al revisar la colección, los curadores fueron invadidos por la emoción al encontrar el mismo vestido usado por Frida en la sesión de fotografía para Vogue en 1937.

“No escogió cualquier vestido, este en particular simboliza a una mujer fuerte”, dijo Circe Henestrosa, curadora de la exhibición.

“Además es un vestido que proyecta sus creencias políticas y su deseo por promover su mexicanidad. también es un vestido que le permitía ocultar sus imperfecciones físicas”, explicó.

Escrito por Bernd Debusmann Junior y Louise Egan. Traducción Armando Tovar

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below