30 de septiembre de 2013 / 13:31 / hace 4 años

El creador de "Breaking Bad" fabrica un oscuro final para Walt White

Por Piya Sinha-Roy

Imagen de archivo del protagonista de la serie Breaking Bad, Bryan Cranston, a su llegada a la entrega de los premios Emmy en Los Angeles, sep 22 2013. El viaje del antihéroe Walter White llegó a un oscuro final el domingo cuando los aficionados de la serie "Breaking Bad" conocieron el destino del profesor de química convertido en narcotraficante, al terminar la serie de culto de AMC tras cinco temporadas. REUTERS/Mario Anzuoni

LOS ANGELES (Reuters) - El viaje del antihéroe Walter White llegó a un oscuro final el domingo cuando los aficionados de la serie “Breaking Bad” conocieron el destino del profesor de química convertido en narcotraficante, al terminar la serie de culto de AMC tras cinco temporadas.

La serie galardonada con los premios Emmy cautivó a su audiencia con su descarnada trama sobre Walter, interpretado por Bryan Cranston, un profesor de química con cáncer que se lanza a cocinar metanfetamina con el ex estudiante Jesse Pinkman, encarnado por Aaron Paul, para ganar dinero para su familia.

Las habilidades de Walt en química le permiten crear la droga sintética más pura en el mercado, que se comienza a conocer como “cristal azul”. Su popularidad lleva a Walt a convertirse en un señor de la droga conocido como Heisenberg.

El episodio final de 75 minutos, titulado “Felina”, mostró a Walt de vuelta en su deshabitado hogar familiar, recogiendo un vial de ricina que escondía en la pared y embarcándose en una misión final para atar los cabos sueltos que dejó su desmoronado imperio de la droga.

Walt visita a la banda de supremacistas blancos que una vez contrató para matar a Jesse, pero que en su lugar robaron su dinero por la venta de drogas y secuestraron a Jesse para cocinar “cristal azul”.

Prepara un rifle automático en su coche que descarga cuando entra en el complejo de los supremacistas, matando a sus miembros y liberando a Jesse.

Walt recibe un disparo pero sigue vivo lo suficiente para llamar a Lydia, traficante de metanfetamina y el último vínculo que queda de su imperio, para decirle que la envenenó con ricina. Ve alejarse a Jesse y respira por última vez en el laboratorio del complejo mientras la policía da con él.

La muerte de Walt era uno de los posibles finales que barajaba la audiencia, especialmente debido a que su cáncer había resurgido en la quinta temporada y su camino hacia la oscuridad le hizo perder el apoyo de la gente más cercana.

En una emotiva escena en la que Walt ve a su mujer Skyler por última vez, finalmente revela sus motivos para haber tomado un camino oscuro en el imperio del cristal.

“Lo hice por mí. Me gustaba. Era bueno en esto. Y estaba vivo de verdad”, dice Walt a Skyler tras darle las coordinadas de un lugar donde su cuñado policía Hank fue enterrado en el desierto después de que un neonazi contratado por Walt le disparase en la cabeza en un episodio anterior.

“Breaking Bad” se convirtió en un tema muy comentado en Twitter el domingo, con la etiqueta #GoodbyeBreakingBad como uno de los temas del día. La mayoría de las reacciones de los seguidores de la serie fueron positivas al final del viaje de Walt, y algunos dijeron que era un final “perfecto”.

Vince Gilligan, creador de la serie, dijo en un espectáculo tras el episodio final: “Lo que pensé que era genial era que Walt muriese protegiendo a Jesse”.

“TODO EL MUNDO ES CAPAZ DE LO BUENO Y LO MALO”

El viaje de Walt desde un educado profesor hasta un manipulador señor de la droga lo llevó a bajar a los infiernos mientras perdía a su familia y su propia identidad para convertirse en el frío y calculador Heisenberg.

“Mirando a este personaje y alrededor de lo que le pasa y su transformación, creo que todo el mundo es capaz de lo bueno y lo malo”, dijo Cranston, que ganó tres premios Emmy al mejor actor por su papel como Walt, en un panel el mes pasado en la Asociación de Críticos de Televisión.

“Creo que, si se dan las circunstancias adecuadas, situaciones desesperadas, cualquiera de nosotros puede ser peligroso”, dijo.

AMC, propiedad de AMC Networks, dividió la temporada final de la serie en dos. La primera mitad se emitió en 2012 y la segunda en 2013. La segunda mitad, que comenzó en agosto, tuvo una media de 5,2 millones de audiencia, más que el doble del público del año pasado, según AMC.

El domingo, Paul tuvo una fiesta para el episodio final en el cementerio Hollywood Forever en Los Ángeles. Paul se unió a otros miembros del equipo como RJ Mitte, que interpreta a Walt junior, conduciendo una ajada autocaravana donde Walt y Jesse comenzaron a cocinar cristal, y salieron con trajes amarillos de protección, aclamados por cientos de aficionados, dijo a Reuters Terri Schwartz, que asistió a la fiesta.

La cita logró más de dos millones de dólares para la beneficencia, y Paul sorprendió a los aficionados posando para fotografías antes de la proyección. Muchos de los aficionados que son famosos, como el actor Ewan McGregor o el cómico Jimmy Kimmel, asistieron al evento.

“Es la noche final de Breaking Bad. Es desolador, lo sé. No puedo agradecerles lo suficiente el haber venido”, dijo Paul antes de dar inicio a la proyección con la frase característica de su personaje.

Información de Piya Sinha-Roy. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below