for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias de Deportes

Fanáticos esperan asistir a Supercopa de Europa en primer partido con público de la UEFA

BUDAPEST, 24 sep (Reuters) - Los fanáticos del fútbol comenzaron a llegar el jueves a Budapest, la capital húngara, para el primer partido de Europa abierto al público desde que comenzó la pandemia del coronavirus, justo cuando gran parte del continente endurece sus restricciones ante una segunda ola del virus.

IMAGEN DE ARCHIVO. Un logo de la UEFA se ve en la sede del organismo en Nyon, Suiza, Febrero 28, 2020. REUTERS/Denis Balibouse

El organismo rector del fútbol europeo, la UEFA, ha dicho que sería seguro asistir a la Supercopa, una tradicional inauguración de la temporada disputada este año por el campeón de la Liga de Campeones, el Bayern de Múnich de Alemania, y el campeón de la Liga de Europa, el Sevilla de España.

Jan Tanne, un seguidor del Bayern que viajó a Budapest por 24 horas para asistir al primer partido que se le permitió ver desde marzo, dijo que no tenía miedo mientras la gente siguiera las reglas.

“El concepto de seguridad del juego es bueno, así que supongo que si respetas las reglas y te mantienes a 1,5 metros de distancia de otras personas y evitas las grandes multitudes, supongo que no hay problema para ver el juego”, dijo.

A pesar de que la UEFA autorizó el estadio sólo a un tercio de su capacidad nominal de 67.000 personas con un trabajo minucioso para limitar la propagación del coronavirus, ha habido un número creciente de voces que piden a la afición que se mantenga alejada.

La UEFA considera que el partido es una prueba de seguridad antes que se abran los estadios a los espectadores en el futuro, lo que fue rechazado como cínico por los grupos de oposición húngaros, pero el gobierno del primer ministro Viktor Orbán, un ávido aficionado al fútbol, ha persistido.

Mientras la ciudad comenzó a cerrar grandes zonas alrededor del nuevo estadio Puskas Arena, aparecieron fanáticos en el área céntrica que normalmente está llena de turistas, pero ahora está mucho más desierta, ya que la pandemia ha mantenido a los visitantes en casa.

Tanne planea ver el partido, dormir una noche en Budapest y luego regresar a Alemania, donde el ministro presidente de Baviera, Markus Söder, les dijo a los fanáticos que regresaran que tendrían que hacerse la prueba o enfrentar la cuarentena.

Tanne cree que esa medida no estaba justificada.

“(Söder) hace que las reglas sean un poco duras para el pueblo bávaro, porque hace unos días no había ningún problema”, dijo. “Luego, el lunes por la noche, decide que es un gran problema y habla de Ischgl, uno de los focos del rebrote del COVID-19 en Austria”.

Reporte de Marton Dunai; editado en español por Benjamín Mejías Valencia/Gabriela Donoso

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up