17 de septiembre de 2014 / 20:39 / en 3 años

Historia genética de la Europa moderna es un enredo, según investigadores

WASHINGTON (Reuters) - Los orígenes genéticos de los europeos modernos podrían ser más complicados de lo que se pensaba.

Imagen de archivo de una vista satelital de partes del continente europeo. Los orígenes genéticos de los europeos modernos podrían ser más complicados de lo que se pensaba.

Los antiguos habitantes de Siberia que estaban relacionados con los primeros humanos que ingresaron al continente americano en la Edad de Hielo también se mezclaron con poblaciones prehistóricas en Europa y dejaron su huella en el ADN de los europeos actuales, dijeron científicos el miércoles.

Su estudio, publicado en la revista científica Nature, es el último en usar una investigación genética sofisticada para aclarar la ascendencia de las poblaciones modernas.

Los expertos pensaban que los europeos actuales descendían de otros dos grupos de personas.

Los primeros eran cazadores y recolectores primitivos del oeste de Europa que vivían en el continente desde que fue colonizado por nuestra especie hace más de 40.000 años. El segundo grupo estaba formado por agricultores que emigraron a Europa desde una región que abarca partes de Siria, Turquía e Irak unos 7.000 años atrás.

El nuevo estudio revela el papel de los cazadores y recolectores de la región siberiana que los científicos llamaron “antiguos euroasiáticos del norte”.

Los científicos secuenciaron el genoma de un agricultor que vivió en Alemania hace unos 7.000 años y de ocho cazadores-recolectores que habitaron en Luxemburgo y Suecia unos 8.000 años atrás. Luego compararon esos hallazgos con el genoma de 2.345 personas de la actualidad para descifrar la ascendencia europea.

“Nuestro estudio muestra que los orígenes europeos eran más complejos de lo que previamente imaginamos”, dijo Iosif Lazaridis, de la Escuela de Medicina de Harvard.

“Parece que los europeos -que con frecuencia son considerados un grupo actualmente- tienen una historia compleja con al menos tres grupos mezclándose en diferentes proporciones en su historia”, agregó.

Casi todos los europeos estudiados tenían ascendencia de los tres grupos antiguos. Los euroasiáticos del norte contribuyeron hasta en un 20 por ciento a la genética de los europeos, aunque fue la proporción más pequeña entre los tres.

Los habitantes del norte de Europa, en particular los estados bálticos, tienen la proporción más alta de ascendencia de los recolectores-cazadores del oeste del continente. Hasta el 50 por ciento del ADN de los lituanos se origina en ese grupo.

Los europeos del sur tenían más ascendencia genética de los antiguos agricultores, con hasta un 90 por ciento del ADN de los sardos con orígenes en esos inmigrantes.

Los agricultores que llegaron del Cercano Oriente trajeron nuevas aptitudes a Europa, domesticando animales como cerdos y ganado, cultivando tipos de maíz, cebada, arvejas y lentejas, además de utilizar hoces para la cosecha.

Otro de los investigadores, Johannes Krause, un genetista de la Universidad de Tübingen y codirector del Instituto Max Planck de Historia y Ciencias en Alemania, dijo que los antiguos euroasiáticos del norte “conectan a todos los europeos modernos e indígenas americanos”.

Los hallazgos muestran que no solo se mezclaron con europeos prehistóricos sino que también estaban relacionados con personas que se desplazaron hace más de 15.000 años por la franja helada de tierra que otrora conectó Siberia con Alaska.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below