15 de agosto de 2008 / 0:01 / hace 9 años

Auge inmobiliario en norte de México amenaza a osos negros

Por Robin Emmott

MONTERREY, México (Reuters) - La ama de casa Aurora Cela estaba alistándose para ir a dormir cuando su vecina gritó: “¡Oso, oso!” y un gran animal negro corrió por su jardín trasero, rodeó su casa y salió a la calle.

Más de 30 osos americanos han sido vistos desde abril en y alrededor de la ciudad de Monterrey, en el norte de México. Algunos, en jardines de casas tratando de beber agua de albercas y otros, en escuelas y en zonas de obras de construcción buscando agua y comida.

El auge inmobiliario en Monterrey -la ciudad más rica del país- con su consecuente pérdida de bosques primarios amenaza el hábitat natural de los osos en las montañas boscosas aledañas, lo que ha llevado a esa especie a ocupar una de las tasas más rápidos en el mundo de desaparición, según ambientalistas.

“Cuando vi el oso, sentí que nos invadían, pero después me di cuenta que somos nosotros los que estamos invadiéndolo a ellos,” dijo Cela afuera de su nueva casa, construida en lo más alto de una colina, hogar hasta hace pocos años de árboles de ecino y pino.

La caza hasta mediados de la década de 1980 redujo en un 80 por ciento la población local de osos negros, poniéndolos en peligro de extinción en el norte de México.

Bajo leyes aprobadas en la década de 1990, es ahora un crimen en el país matar un oso negro, lo que ha ayudado a la recuperación de la población.

Un trabajador de la construcción fue arrestado en junio por capturar a un oso que después murió por dificultades respiratorias causadas por estrés.

El Gobierno ha repartido panfletos en toda la ciudad advirtiendo a la gente que no alimente o lastime a los animales.

POBLACION REDUCIDA

A pesar de las leyes y acciones, el auge inmobiliario en una región árida amenaza al oso una vez más.

“La aparición de los osos en estas cantidades en la cuidad es un indicador que se han cortado sus corredores biológicos. Hay grupos que ya no se pueden comunicar y acoplar, entrando en un proceso de endogamia y una degradación genética,” destacó Angel Tovalín, un consultor ambiental del Gobierno federal en el norte de México.

Los osos negros, nativos de América del Norte, suman una población de unos 600,000 en Canadá, Estados Unidos y México, pero el grupo más numeroso en el norte del país se está reduciendo a sólo unos pocos miles debido a la deforestación y al crecimiento de las ciudades, que destruye sus hábitats.

Parados en dos patas, los osos, de pelaje negro y hocico café, llegan a medir más de dos metros.

Se alimentan de plantas, frutas y nueces, así como de carroña. Pero la deforestación y la sequía en el norte de México puede obligar a muchos osos a buscar alimento en basureros en las afueras de ciudades como Monterrey.

Ataques a humanos son extremadamente raros.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, ha hecho del combate al déficit habitacional una de sus prioridades de gobierno, prometiendo edificar un millón de casas al año.

El estado de Nuevo León y su capital Monterrey cumple alrededor del 7 por ciento de esa meta, con cerca de 70,000 nuevas casas al año, pero activistas dicen que políticos corruptos han permitido a los desarrolladores construir en áreas protegidas.

Funcionarios estatales han negado esas acusaciones y promotores de bienes raíces han dicho que cuentan con los permisos necesarios para cumplir con las demandas de vivienda de una ciudad en crecimiento.

“Hemos sido satanizados como desarrolladores pero estamos trabajando dentro de la ley. Si construir en montanas fuera tan terrible, no existiría Suiza,” dijo Everardo Garza, líder de la cámara de vivienda de Nuevo León.

Editado por Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below