14 de septiembre de 2009 / 13:33 / en 8 años

Científicos hallan vínculo entre CO2 y origen hielo antártico

Por David Fogarty

<p>Microgr&aacute;ficos de electrones muestran microsc&oacute;picas conchas de plancton preservadas, halladas por cient&iacute;ficos en Tanzania. Un equipo de cient&iacute;ficos que estudi&oacute; muestras de rocas en Africa detect&oacute; una relaci&oacute;n estrecha entre la ca&iacute;da de los niveles de di&oacute;xido de carbono y la formaci&oacute;n de las placas de hielo de la Ant&aacute;rtida hace 34 millones de a&ntilde;os. El resultado es el primero que halla la relaci&oacute;n, apuntalando los modelos inform&aacute;ticos sobre el clima que predicen la creaci&oacute;n de capas de hielo cuando el CO2 disminuye y el derretimiento de las capas cuando sube. El equipo, de las universidades de Cardiff, Bristol y Texas A&amp;M, pas&oacute; semanas en la selva de Tanzania con un guardia armado que les protegiera de los leones para extraer muestras de peque&ntilde;os f&oacute;siles que pudieran revelar los niveles de di&oacute;xido de carbono en la atm&oacute;sfera hace 34 millones de a&ntilde;os. REUTERS/Paul Pearson/Cardiff University/Handout</p>

SINGAPUR (Reuters) - Un equipo de científicos que estudió muestras de rocas en Africa detectó una relación estrecha entre la caída de los niveles de dióxido de carbono y la formación de las placas de hielo de la Antártida hace 34 millones de años.

El resultado es el primero que halla la relación, apuntalando los modelos informáticos sobre el clima que predicen la creación de capas de hielo cuando el CO2 disminuye y el derretimiento de las capas cuando sube.

El equipo, de las universidades de Cardiff, Bristol y Texas A&M, pasó semanas en la selva de Tanzania con un guardia armado que les protegiera de los leones para extraer muestras de pequeños fósiles que pudieran revelar los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera hace 34 millones de años.

Los niveles de dióxido de carbono, los principales gases de efecto invernadero, cayeron misteriosamente durante este tiempo en un proceso conocido como transición climática Eoceno-Oligoceno.

“Se trata del mayor cambio climático desde la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años”, dijo la coautora Bridget Wade, de la Universidad Texas A&M.

El estudio reconstruyó los niveles de dióxido de carbono en torno a este período, mostrando una caída cuando las capas de hielo de la Antártida comenzaron a formarse. Los niveles de dióxido de carbono eran aproximadamente de 750 partes por millón, aproximadamente el doble de los niveles actuales.

“No hay muestras de aire de esa época que se puedan medir, así que teníamos que encontrar algo que pudiéramos medir que hubiera respondido a ese CO2 atmosférico”, dijo Paul Pearson, de la Universidad de Cardiff, a Reuters.

Pearson, Wade y Gavin Foster, de la Universidad de Bristol, reunieron muestras de sedimentos en la localidad tanzana de Stakishari, donde hay depósitos de un tipo particular de microfósiles bien conservados que pueden mostrar niveles pasados de dióxido de carbono.

“Nuestro estudio es el primero que usa algún tipo de reconstrucción de dióxido de carbono, con el fin de comprobar el descenso de CO2 que la mayoría de nosotros esperaba encontrar”, dijo Pearson el lunes desde Cardiff.

Añadió que el dióxido de carbono, un gas ácido, causa cambios en la acidez del océano, que absorbe grandes cantidades del gas.

Las pruebas en torno a la Antártida serían mucho más difíciles de hallar.

“Las capas de hielo cubrieron todo en la Antártida. La erosión de los sedimentos de la zona desde la formación de las capas de hielo ha destruido muchas de las pruebas preexistentes que podrían haber estado allí”, añadió.

“Nuestros resultados están realmente en línea con los modelos de clima más sofisticados que se han aplicado hasta este intervalo”, añadió Pearson. Los resultados fueron publicados online en la revista Nature.

“Estos modelos podrían usarse para predecir el derretimiento del hielo. El sugerido derretimiento comienza a alrededor de 900 partes por millón”, dijo, un nivel que cree que podría alcanzarse para finales de este siglo, a menos que se recorten las emisiones.

Traducido en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below