9 de diciembre de 2009 / 14:11 / hace 8 años

La vuelta del vinilo anima a cantar a los músicos

Por Toronto Coles

<p>Una copia en CD del disco del 2009 de la banda Wilco y la versi&oacute;n en vinilo, en Toronto, 3 dic 2009. Mientras los amantes de la m&uacute;sica se acercan a una nueva d&eacute;cada en este nuevo siglo, una tecnolog&iacute;a de grabaci&oacute;n considerada alguna vez vieja y obsoleta -el vinilo- ha estado retornando con impulso a nuestros d&iacute;as. Los &aacute;lbumes de vinilo, que empezaron a ser sustituidos por los CD a mitad de 1980, han regresado en los &uacute;ltimos a&ntilde;os ya que los entusiastas, tanto j&oacute;venes como mayores, se han vuelto nost&aacute;lgicos por los viejos chasquidos y sonidos agrietados. Y ahora que las ventas han resurgido, los m&uacute;sicos que van desde los grandes del escenario como Jack White y los Flaming Lips hasta las bandas locales de las principales ciudades han estado produciendo m&uacute;sica en vinilo y d&aacute;ndoles a sus aficionados material a&ntilde;adido como tapas al viejo estilo o p&oacute;sters. REUTERS/Terri Coles</p>

TORONTO (Reuters) - Mientras los amantes de la música se acercan a una nueva década en este nuevo siglo, una tecnología de grabación considerada alguna vez vieja y obsoleta -el vinilo- ha estado retornando con impulso a nuestros días.

Los álbumes de vinilo, que empezaron a ser sustituidos por los CD a mitad de 1980, han regresado en los últimos años ya que los entusiastas, tanto jóvenes como mayores, se han vuelto nostálgicos por los viejos chasquidos y sonidos agrietados.

Y ahora que las ventas han resurgido, los músicos que van desde los grandes del escenario como Jack White y los Flaming Lips hasta las bandas locales de las principales ciudades han estado produciendo música en vinilo y dándoles a sus aficionados material añadido como tapas al viejo estilo o pósters.

Si las bandas pueden mantener los costos bajos, serían incluso capaces de ganar dinero extra en el negocio estancado de la música, donde las descargas baratas en internet están sustituyendo las ventas de CD, que alguna vez fueron lucrativas.

“Es difícil decir cuánto durará, pero incluso si tienes 16 años, tus padres seguramente tienen vinilos en algún lugar”, dijo Wayne Coyne, el cantante líder de Flaming Lips. “Así que tenemos probablemente el inicio de otra época, un mundo exótico en el que éste era el modo en que comprabas música”, agregó.

Mientras que los discos de vinilo nunca se extinguieron realmente en las estanterías de las tiendas de discos, su resurgimiento en nuestros días parece haber alcanzado un hito en el camino que comenzó en el 2007.

El año pasado se vendieron 1,9 millones de discos de vinilo, casi el doble que en el 2007. La consultora de la industria musical Nielsen SoundScan proyecta que 2,8 millones de unidades serán compradas en el 2009.

Un amplio rango de bandas, desde Radiohead y los Beatles hasta Bob Dylan y Metallica, han estado suministrando álbumes de vinilo. Radiohead, por ejemplo, vendió 61.000 discos de vinilo en el 2008.

Las ventas de tocadiscos también se están incrementando, sugiriendo que el vinilo está alcanzando nuevos clientes y no sólo coleccionistas y puristas.

VER ES CREER

El renacimiento de vinilo emana tanto de los músicos como de los aficionados, en busca de algo más tangible que sólo escuchar música en un archivo digital, dijo Paul Simcoe, copropietario de Criminal Records, de Toronto.

“Apoyaré a un artista hasta el final de los tiempos”, dijo. “Pero todavía tengo un problema inmenso al comprar algo que no puedo ver”, agregó.

Coyne, de los Flaming Lips, dijo que el vinilo aparece ante los sentidos de los aficionados de un modo en que no lo hacen las descargas digitales, al suministrar notas coloridas, pósters u otros artículos visuales que las descargas no tienen. Su banda empaquetó incluso sus DVD con álbumes de vinilo.

Pero lanzar un álbum de vinilo presenta desafíos a los músicos que no existen con los CD o archivos digitales, dijo David Read, de Vinyl Record Guru, una fabricante de equipos con sede en la isla de Vancouver, Canadá.

Los usuarios de música pueden descargar archivos y/o copiar canciones digitales en CD y DVD a partir de sus propias computadoras, pero los comprimidos de vinilo son difíciles de encontrar.

Además, muchas bandas quieren lanzar sólo unas cientos de copias de vinilo, mientras que las cubiertas de vinilo deben ser pedidas en cantidades mínimas de 500 unidades.

Reporte de Terri Coles. Traducido por Rafa García de Cosío en la Redacción de Madrid; Editado por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below