28 de junio de 2010 / 10:24 / en 7 años

RESUMEN-BP dice Hayward aún es jefe, tormenta Alex se acerca

Por Tom Bergin y Kristen Hays

<p>Imagen de archivo de las costas de una playa de Pensacola contaminadas por el derrame de petr&oacute;leo de BP. Jun 24 2010. Crudo espeso del derrame de BP Plc en el Golfo de M&eacute;xico lleg&oacute; por primera vez a la costa de Mississippi el domingo mientras la tormenta tropical Alex ingresaba al golfo, planteando una amenaza para la operaci&oacute;n de limpieza del desastre ecol&oacute;gico. REUTERS/Lyle W. Ratliff</p>

LONDRES/HOUSTON (Reuters) - BP Plc defendió el lunes a su presidente ejecutivo después de que funcionarios rusos dijeran que esperaban su renuncia en breve, mientras una tormenta que se desarrolla en el área del Golfo de México demoró las tareas de absorción del derrame.

La petrolera, con base en Londres, dijo que Tony Hayward aún está en su cargo y que no se está discutiendo un cambio en esa posición, luego de que el viceprimer ministro ruso, Igor Sechin, dijo que aguardaba la renuncia del atribulado jefe de BP y que la firma informaría a Moscú el nombre de su sucesor.

Pero después, la oficina de Sechin aseguró que no se abordó la cuestión durante la reunión con Hayward, y que BP seguía comprometida en su asociación estratégica con Rusia en varios proyectos.

Hayward, criticado por su administración de la crisis se encontraba en Rusia para responder a las preocupaciones del Kremlin por las operaciones locales de BP después de que se inició el peor derrame en la historia de Estados Unidos, que afecta a la pesca, al turismo y la fauna del Golfo de México.

En esa zona, altas olas de la tormenta tropical Alex aplazarían el plan de BP para incrementar su capacidad de captura de petróleo hasta la próxima semana, dijo a reporteros en Houston un ejecutivo de la empresa.

Kent Wells, vicepresidente ejecutivo de exploración y producción, dijo que no se preveía que los actuales sistemas de extracción del derrame fueran afectados por la tormenta, pero que olas de hasta 3,6 metros aplazarían el enganche de un tercer barco para capturar petróleo.

ALEX LLEGA AL GOLFO

Meteorólogos del Centro Nacional de Huracanes dijeron que “Alex podría convertirse en un huracán” el lunes o el martes. Se prevé que la tormenta toque tierra de nuevo entre Brownsville, Texas, y Tuxpan de Rodríguez Cano en México.

Shell canceló la producción submarina en dos plataformas y BP evacuó parte del personal de tres plataformas del Golfo debido a la amenaza de Alex, dijeron el domingo las empresas.

Si bien un huracán interrumpiría los esfuerzos de BP para tapar el pozo y limpiar el derrame, algunos especialistas dicen que el mal tiempo de hecho podría ayudar a mitigar el daño ambiental, al dispersar el petróleo.

Las acciones de BP subían un 2,7 por ciento el lunes en Estados Unidos a 27,7 dólares, en su primera sesión en alza tras una serie de ventas que llevó su cotización al mínimo en 14 años.

Sus acciones han perdido más de la mitad de su valor desde que empezó el derrame y han perdido más de 24 por ciento desde comienzos de junio.

“El movimiento de hoy es un reflejo de la baja de la acción que se vio la semana pasada. Estaba siendo vendida en forma exagerada y ahora estamos viendo un rebote desde eso”, dijo Andy Fitzpatrick, director de inversión de Hinsdale Associates en Hinsdale, Illinois.

BP dijo el lunes que su gasto para tapar el pozo, limpiar el derrame y compensar a los afectados se había acelerado a 100 millones de dólares por día en días recientes, llevando el costo total hasta ahora a 2.650 millones de dólares.

La compañía ha establecido un fondo de compensación por 20.000 millones de dólares bajo presión del Gobierno estadounidense.

MISISIPI y LUISIANA

Los frágiles pantanos de Luisiana han sido golpeados por la marea negra, pero Misisipi había escapado al daño hasta el domingo, cuando el crudo llegó a sus orillas por primera vez.

El petróleo también manchó áreas en Alabama y del Florida.

Mientras la tormenta tropical Alex permanecía a una distancia segura, la población del sudeste de Luisiana tiene preocupaciones más urgentes en momentos en que enfrentan tormentas eléctricas y torrentes de agua inundan sus carreteras.

Algunos residentes también están inquietos acerca de que BP y la Guardia Costera continúen usando dispersantes químicos. El lunes, equipos de contención arrojaron esos productos desde aviones lejos de la costa.

Los dispersantes ayudan a disolver el crudo en un proceso que insume meses. Lo fracciona en pequeñas partículas que pueden ser digeridas más fácilmente por organismos que viven en el área del Golfo. Pero son controvertidos por sus implicancias para la salud en el largo plazo.

“Deberían dejar de usarlos”, dijo Mary Tompkins, en Luisiana.

Reporte adicional de Adrian Virgen en Campeche, México, Ernest Scheyder en Grande Isle, Bruce Nichols en Houston, Leigh Coleman en Ocean Springs, Mississippi, Sarah Young en Londres y Caren Bohan en Toronto; escrito por Erica Billingham y Jerry Norton. Editado en español por Gabriel Burin

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below