30 de agosto de 2010 / 21:17 / en 7 años

Mayor embalse Venezuela se recupera pero persiste racionamiento

CARACAS (Reuters) - El embalse Guri, del que depende la mayor parte de la generación eléctrica de Venezuela, se recuperó notablemente durante la temporada de lluvias, aunque persisten los cortes de agua y luz en el país petrolero semanas antes de unos cruciales comicios legislativos.

Venezuela se sumió en una crisis eléctrica a finales del 2009 tras una prolongada sequía e insuficientes inversiones en el sector, lo que le costó al Gobierno miles de millones de dólares para importar plantas eléctricas y varios puntos de popularidad al presidente Hugo Chávez.

“Estamos a sólo un metro de alcanzar la cota máxima de 271 (metros sobre el nivel del mar), que es previsible que lo alcancemos en los próximos 15 días”, dijo el vicepresidente de la República, Elías Jaua, durante un recorrido por el embalse en la tarde del domingo.

Aunque las fuertes lluvias recuperaron los embalses venezolanos, el racionamiento de agua y energía eléctrica sigue sintiéndose en muchas regiones del interior del país, afectando a industrias, comercios y particulares.

Los cortes de luz y agua estuvieron durante meses entre las principales preocupaciones de los venezolanos, contribuyendo a debilitar la popularidad del mandatario de cara a las elecciones legislativas del 26 de septiembre, donde el oficialismo espera obtener la mayoría en la Asamblea Nacional.

La crisis eléctrica ha disparado la demanda interna de combustibles, reduciendo la disponibilidad de productos para la exportación en un país que depende de las ventas petroleras.

El uso de diésel para generar electricidad subió casi un tercio a 72.104 barriles por día (bpd) en julio según la Oficina de Operación de Sistemas Interconectados (Opsis) y el Gobierno calcula que se consumirán unos 200.000 bpd una vez que se haya cumplido la meta de importación de plantas nuevas.

Chávez, quien dice liderar una revolución socialista en el país sudamericano, anunció en julio el fin del racionamiento eléctrico que llegó a interrumpir el servicio hasta por seis horas diarias en algunos estados.

Sin embargo, las sobreexigidas turbinas de Guri están en mantenimiento, lo cual ha provocado un descenso en la generación de hidroelectricidad y ha vuelto a crear tensión entre la oferta y la demanda justo cuando el embalse está cerca de alcanzar su nivel óptimo.

La hidroelectricidad, de la que depende un 70 por ciento de la energía en Venezuela, aportó 6.359 gigavatios hora (Gwh) en julio, un 12,5 por ciento menos que en igual mes de 2009, mientras la generación térmica apenas subió un 4,6 por ciento según la Opsis.

El vicepresidente afirmó que medidas de reducción como la imposición de sanciones a los altos consumidores y la sustitución de bombillos incandescentes por ahorradores han dado resultados.

No obstante, el ministro para la Electricidad, Alí Rodríguez, dijo a Reuters en julio que la crisis no se ha superado y que se requiere añadir este año al menos 4.000 megavatios en nuevas plantas y recuperar las líneas de transmisión, cuyo deterioro causa frecuentes apagones.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below