15 de mayo de 2012 / 13:32 / en 6 años

Imputan ex editora Murdoch en escándalo de escuchas en G.Bretaña

Por Michael Holden y Kate Holton

<p>La ex editora de News International Rebekah Brooks a las afueras de una estaci&oacute;n de polic&iacute;a en Londres, mayo 15 2012. Brooks, estrecha colaboradora de Rupert Murdoch, fue acusada el martes de interferir en la investigaci&oacute;n policial sobre el esc&aacute;ndalo de las escuchas telef&oacute;nicas que ha sacudido el imperio medi&aacute;tico del magnate y ha repercutido en la clase pol&iacute;tica brit&aacute;nica. REUTERS/Stefan Wermuth</p>

LONDRES (Reuters) - Rebekah Brooks, estrecha colaboradora de Rupert Murdoch, fue acusada el martes de interferir en la investigación policial sobre el escándalo de las escuchas telefónicas que ha sacudido el imperio mediático del magnate y ha repercutido en la clase política británica.

Brooks, de 43 años, fue acusada de ocultar material a los detectives, conspirar para retirar cajas de archivos de la sede londinense de Murdoch y esconder documentos, computadoras y otros equipos electrónicos a la policía. Si fuera hallada culpable, podría ir a la cárcel.

Los cargos son los primeros desde que la policía relanzó una investigación sobre las supuestas prácticas ilegales en los periódicos británicos de Murdoch tras las acusaciones de que se había ocultado el alcance de las actuaciones delictivas.

La noticia es un golpe personal para el empresario mediático más poderoso del mundo y también abochorna al primer ministro británico David Cameron, que era muy amigo de Brooks y le envió mensajes de texto para apoyarla cuando se conoció el caso.

La acción contra Brooks llega en un momento en que Murdoch está siendo cada vez más cuestionado en Gran Bretaña.

Se ha visto forzado a cerrar un periódico, retirar una importante oferta de adquisición de una cadena de televisión y ha sido descripto por un informe parlamentario como alguien que no está en condiciones de dirigir una importante compañía internacional.

La cercanía de Murdoch a Brooks, a la que se reconoce instantáneamente por su pelo rojo, quedó subrayada el año pasado, cuando el magnate voló a Londres para hacer frente al escándalo, le colocó el brazo sobre el hombro y dijo que ella era su principal prioridad.

“He concluido (...) que hay suficientes pruebas para que haya una posibilidad realista de culpabilidad”, dijo Alison Levitt, asesora legal principal del director de la fiscalía pública, en un inusual comunicado televisado.

“Todo este asunto está relacionado con la investigación policial sobre las acusaciones de escuchas telefónicas y corrupción de empleados públicos en relación con los periódicos News of the World y The Sun”, dijo Levitt.

También fueron acusados el marido de Brooks, el entrenador de caballos de carreras Charlie Brooks; su secretaria y otros trabajadores, como su chófer y empleados de seguridad de News International, la unidad británica de los periódicos del grupo News Corp de Murdoch.

La máxima pena para impedir el curso de la justicia es en teoría cadena perpetua, aunque una sentencia tan larga es improbable.

“Rechazamos esta decisión injusta y débil”, dijeron Rebekah y Charlie Brooks, que estudió con Cameron en el exclusivo Eton College, en un comunicado.

Rebekah Brooks fue interrogada el martes en una comisaría londinense. No hubo comentarios de la oficina de Cameron.

SIMBOLICO

“Es un momento simbólico para los medios y los políticos británicos”, dijo Ivor Gaber, profesor de periodismo político en la Universidad City de Londres, a Reuters.

“Esto plantea de nuevo dudas sobre el criterio del primer ministro, que escogió aliarse profesional y socialmente con alguien que se enfrenta a cargos que pueden dar lugar a una pena de cárcel”.

El escándalo de las escuchas surgió por primera vez hace seis años, cuando el corresponsal de la realeza de News of the World, un tabloide dominical, y un detective privado fueron arrestados y posteriormente encarcelados por pinchar teléfonos de ayudantes de la familia real.

News International dijo que esa práctica quedó limitada a un reportero pero esa teoría sucumbió el año pasado cuando los detectives abrieron de nuevo la investigación alegando que la primera había sido insuficiente.

Unos 160 agentes están examinando las afirmaciones de que los periodistas de News of the World pinchaban rutinariamente los teléfonos de cientos de famosos, políticos y víctimas de delitos para generar historias de portada.

También están investigando si el personal “hackeó” computadoras e hizo pagos ilegales a funcionarios, incluidos policías, para continuar con sus informaciones.

Casi 50 personas han sido arrestadas, siendo los últimos un trabajador de hacienda y una mujer el martes por la mañana.

Información adicional de Tim Castle y Clare Kane. Traducido por Inmaculada Sanz en la Redacción de Madrid. Editado por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below