for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Globales

Ardern y Collins hacen el último esfuerzo por ganarse el voto de los neozelandeses

WELLINGTON, 16 oct (Reuters) - La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, instó el viernes a los ciudadanos a que votasen por ella en las elecciones generales del sábado, prometiendo una rápida recuperación de la pandemia de coronavirus.

Slideshow ( 2 images )

La respuesta decisiva de Ardern durante la crisis sanitaria le otorga ventaja de cara a los comicios, aunque puede que la laborista acabe necesitando el apoyo del Partido Verde para formar gobierno, según los últimos sondeos.

“Si quieren ritmo y velocidad, dennos un mandato fuerte”, dijo Ardern, de 40 años, en una entrevista con la emisora Radio Nueva Zelanda.

Su Partido Laborista cuenta con una ventaja de dos dígitos sobre el principal partido de la oposición, el Partido Nacional de centroderecha, mientras que el apoyo a los Verdes ha sido constante. Las encuestas también predicen la caída del Primer Partido de Nueva Zelanda, actual socio de coalición de los laboristas, liderado por el viceprimer ministro, Winston Peters.

Si los Laboristas ganan con claridad, será el primer partido en gobernar en solitario desde que Nueva Zelanda pasó a un sistema de miembros proporcionales mixtos (MMP) en 1996.

Una coalición de laboristas y verdes sería el primer Gobierno de izquierda en décadas, una opción que según la líder del Partido Nacional conservador, Judith Collins, implicaría más impuestos y un ambiente hostil para las empresas.

Collins, de 61 años, argumenta que ella es la mejor situada para afrontar los retos financieros post-pandémicos.

Según las encuestas, el porcentaje de votantes indecisos está actualmente en torno al 14%.

Aunque la vida ha vuelto a la normalidad en Nueva Zelanda, sus fronteras siguen cerradas, su sector turístico se encuentra gravemente afectado y los economistas predicen una recesión duradera.

La economía se contrajo un 12,2% en el segundo trimestre -su peor nivel desde la Gran Depresión- y se espera que la deuda alcance un máximo del 56% del PIB.

AGENDAS POLÍTICAS SIMILARES

Ardern promete aumentar los impuestos a los que más ganan, mientras que Collins garantiza un recorte fiscal a corto plazo. Por lo demás, las dos candidatas han mostrado pocas diferencias en sus respectivas agendas políticas.

“La relativa falta de diferencias políticas significa que gran parte del debate se ha centrado en la competencia, es decir, en qué partido y qué líder se puede confiar para ‘hacer el trabajo’”, dijo Geoffrey Miller, analista del sitio web político Democracy Project.

Ambas partes tienen puntos de vista similares sobre la política monetaria, por lo que es probable que los mercados y el dólar neozelandés, la undécima divisa más negociada del mundo, tengan una reacción moderada ante el resultado, dijo Brad Olsen, economista principal de Infometrics.

“Es probable que la comunidad empresarial vea la elección como una continuación de las políticas actuales”, abundó Olsen.

La confianza empresarial, que alcanzó mínimos históricos en los primeros meses de gobierno de Ardern, ha mejorado tras los éxitos políticos de la primera ministra.

Información de Praveen Menon; editado por Jane Wardell y Robert Birsel; traducción de Jorge Martínez

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up