for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Globales

Coronavirus convierte ajetreadas ciudades de China en pueblos fantasma

PEKÍN, 9 feb (Reuters) - Tras asegurarse de que todos tengan una mascarilla y desinfectante en las manos, la familia de Qiao sale de paseo hacia Jingshan Park, un antiguo santuario real situado detrás de la Ciudad Prohibida de Pekín.

Slideshow ( 4 images )

Ha caído nieve por segundo día consecutivo, un evento inusual en una ciudad de 21,5 millones de habitantes que normalmente atraería a cientos de miles de personas para tomar fotos y jugar.

Pero las calles están vacías y los parques tan en silencio que sólo se escucha a los pájaros gorjeando.

Esto no sólo ocurre en Pekín. Shanghái, el centro financiero de China, y otras ciudades del país más populoso del mundo se han transformado en pueblos fantasma después de que el Gobierno extendió una festividad y pidió a los residentes no salir de sus casas debido a la propagación del coronavirus.

“Sabemos que la situación del coronavirus es severa. Pero el epicentro está tan lejos que pensamos que deberíamos estar bien (...) Es una oportunidad divina poder disfrutar de este momento familiar con la nieve, sin tener que ir al trabajo”, dijo el señor Qiao, quien tiene una hija de 11 años.

La epidemia ha causado más de 900 muertes y había infectado a decenas de miles de personas al 9 de febrero. Más de un tercio de los casos se han detectado en la provincia central de Hubei, donde se originó el virus, a unos 1.000 kilómetros de Pekín.

Sólo unas cuantas personas son lo suficientemente valientes como para salir. Un guardia de seguridad en Jingshan Park dijo que había menos de un tercio de los turistas de lo habitual, a pesar de la poco frecuente nevazón.

Incluso en uno de los sectores más codiciados para tomar fotos de Pekín cubierta por la nieve justo afuera de la Ciudad Prohibida, apenas había grupos de personas que no alcanzaban a formar una multitud, sin los habituales buses turísticos con visitantes coordinando los movimientos en diferentes idiomas.

“El año pasado cuando nevó, me tomó unas cuantas horas llegar hasta aquí para tomar una foto”, afirmó un hombre de unos 30 años que dijo apellidarse Yang. “Pero este año, no estoy para nada preocupado de encontrar un espacio para tomar una foto. El virus mantiene a todo el mundo dentro de sus casas”.

Los guardias de seguridad en la calle Wangfujing, una popular vía peatonal con centros comerciales en Pekín, dijo que normalmente está tan abarrotado de gente durante el periodo de fiestas que es difícil moverse.

“¡Mira ahora! Hay más guardias de seguridad y empleados que limpian las calles que turistas”, explicó.

Las tiendas, los restaurantes, los bares y otros negocios se han visto severamente impactados por la epidemia, ya que el gobierno ha prohibido las aglomeraciones e incluso las comidas por grupos en un esfuerzo por controlar la propagación.

“En un día normal, tendrías que esperar fuera para conseguir una mesa”, dijo una garzona en un restaurante con más de 50 mesas. Sólo cinco de ellas estaban ocupadas a la hora del almuerzo.

Para acceder al ensayo fotográfico, haga click en reut.rs/2uwy0gF

Reporte de Muyu Xu y Carlos Garcia. Editado en español por Marion Giraldo

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up