for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Nacionales

Familias bolivianas recurren a tumbas clandestinas debido a cementerios colapsados por coronavirus

LA PAZ, 3 sep (Reuters) - Familias desesperadas en Bolivia están improvisando tumbas para enterrar a sus seres queridos, dijeron funcionarios, en momentos en que escasean los lotes en los cementerios del país, donde se han acelerado los contagios de COVID-19.

FOTO DE ARCHIVO. Una familia asiste al funeral de un pariente que falleció por coronavirus en el cementerio El Alto, La Paz, Bolivia. Agosto, 2020. REUTERS/David Mercado

En La Paz, donde el espacio en los cementerios es un bien escaso, personas crean tumbas clandestinas o ingresan a las necrópolis en las primeras horas de la mañana o a la madrugada para excavar tumbas sin autorización para sus familiares.

“Quieren enterrar encima de otra tumba. Por ejemplo, destapan la tumba, ni siquiera son dos o tres metros, solo a un metro y quieren meter el cuerpo”, dijo Osmar Arce, presidente de una junta vecinal de La Paz, que agregó que luego la policía tiene que retirar los cuerpos.

Bolivia ha estado luchando para contener la diseminación del coronavirus en medio de una creciente tensión política ante la proximidad de las elecciones presidenciales.

De acuerdo con el Gobierno de la presidenta interina, Jeanine Añez, los casos de la enfermedad se aceleraron en el país de 11,6 millones de habitantes luego de las protestas por la postergación de los comicios generales al 18 de octubre por la pandemia.

Los cementerios de La Paz ahora están luchando para responder a un crecimiento del 580% en la demanda de nuevos entierros, según René Sahonero, un funcionario del Ministerio de Salud boliviano.

La cuestión de las tumbas clandestinas es un duro dilema para las autoridades locales, que han dicho que muchas familias acuden a estas prácticas ante la falta de alternativas para darle un entierro apropiado a sus seres queridos.

“Al ver la situación del dolor ajeno nosotros no podemos impedir a esas familias procedan al entierro”, dijo Rene Tambo, un policía que agregó que “tenemos que pensar en las posibilidades de las personas. No se los puede obligar a que vayan a un cementerio”.

Bolivia tiene 117.926 casos confirmados de coronavirus, con una cifra oficial de 5.200 fallecidos, aunque diversos críticos señalan que el Gobierno no está informando todas las muertes.

“Desde el inicio de la pandemia hasta la fecha habría exceso de muertes” en comparación con el número informado de manera oficial, dijo Andrés Uzin, experto en políticas públicas y estadísticas.

Uzin explicó que, según datos del Servicio de Registro Civil, en junio y julio hubo (contabilizando los dos meses) cerca de 14.000 muertes más que el promedio, aunque no necesariamente puedan atribuirse al COVID-19.

“El registro que está mostrando el Gobierno no está mostrando la realidad del país”, señaló Uzin, y agregó que el número de casos reportados oficialmente también es inferior al real debido a que la capacidad de análisis del país es de solo 2.500 tests diarios.

Reporte de Mónica Machicao; Escrito por Cassandra Garrison; Editado en español por Eliana Raszewski y Maximilian Heath

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up