for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Globales

Paraíso perdido: el COVID-19 siembra el miedo entre jubilados de la Costa Azul

NIZA, Francia, 29 sep (Reuters) - Sobre un terreno de gravilla frente las aguas turquesas del mar Mediterráneo, Jean-Claude Calcagno se prepara para una ronda de petanca, la versión francesa del juego de bolos y el deporte favorito de los jubilados.

Slideshow ( 3 images )

Su club situado en el área de Niza de la costa francesa normalmente está repleto de gente, pero Calcagno dice que muchos de sus miembros prefirieron quedarse en casa, espantados por la reaparición de brotes de COVID-19.

“Están un poco renuentes”, dijo Calcagno sobre sus compañeros, la mayoría de ellos ancianos. “Si siguen teniendo dudas, no vendrán”.

Tras una disminución de los casos en el verano boreal, la pandemia de coronavirus está ganando terreno nuevamente en muchas partes de Europa y este sector del sur de Francia es un punto de riesgo.

El Gobierno francés designó a la región alrededor de Niza como una zona de alerta. Los bares y restaurantes deben cerrar a las 10 de la noche y no se permiten reuniones de más de diez personas en un solo lugar.

El sector también tiene una concentración inusual de jubilados. Las personas con más de 60 años componen el 29,6% de la población de Niza, de acuerdo a la agencia de estadísticas estatal, en comparación con el 20,5% de nivel nacional.

A los retirados les atrae el buen tiempo durante gran parte del año y las recreaciones y servicios para personas mayores. En el club de petanca pueden verse una tienda de equipos de apoyo auditivo y la consulta de un cardiólogo en un radio de 200 metros.

Pero la combinación de casos más agudos de coronavirus y una población importante de adultos mayores ha hecho que muchos jubilados de la ciudad se muestren temerosos.

“La segunda ola está en camino, hay que estar alertas”, dijo la semana pasada el alcalde de Niza, Christian Estrosi.

La vida ha cambiado para la comunidad que rodea al club de petanca, justo frente a la localidad de Promenade des Anglais. El presidente del centro deportivo, Jean Sanchez, dice que solo un tercio de los miembros han llegado a los juegos.

En el terreno de gravilla, los jugadores tratan de que la pelota toque el boliche. Usualmente, la ronda termina con varios de los jubilados tirando la pelota cada vez más cerca del boliche, calculando quién ha llegado más cerca. Ahora, una sola persona puede observar a los otros desde una distancia segura, dice Annie Saudin.

Saudin, que tiene más de 70 años, dice que empezó a jugar petanca porque necesitaba la interacción social. Pero ahora prefiere quedarse más tiempo en casa. Solo utiliza el tranvía si es estrictamente necesario y se mantiene alejada del centro de la ciudad para evitar aglomeraciones. Ya no visita más a sus amigos.

“Este asunto no se ha terminado todavía”, dijo sobre el virus. “Necesitamos estar alertas, especialmente los mayores”.

Reporte adicional de Matthias Galante; escrito por Christian Lowe y Caroline Pailliez. Editado en español por Marion Giraldo

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up