for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Globales

La vacuna de Pfizer no será la panacea para las naciones asiáticas

TOKIO/SEÚL/MANILA, 10 nov (Reuters) - Con calor tropical, comunidades insulares aisladas y escasez de congeladores ultrafríos, muchos países asiáticos no confían en que la vacuna experimental de Pfizer resuelva su crisis de COVID-19 en un futuro próximo. El mundo aplaudió el lunes el anuncio de que la vacuna que Pfizer Inc desarrolla con BioNTech SE tenía una eficacia de más del 90%, según los primeros resultados de los ensayos. Sin embargo, expertos en salud advirtieron que la vacuna, si se aprobara, no sería una bala de plata, entre otras cosas porque el material genético del que está hecha debe almacenarse a temperaturas de menos 70 grados centígrados (-94 F) o menos. Esos requisitos plantean un desafío particularmente imponente para los países de Asia, así como en lugares como África y América Latina, donde el intenso calor suele agravarse por una infraestructura deficiente que hará difícil mantener intacta la “cadena de frío” durante las entregas a las zonas rurales y las islas. Este es un problema para todo el mundo, dado que la Organización Mundial de la Salud estima que alrededor del 70% de las personas tienen que inocularse para poner fin a la pandemia, y solo en Asia viven más de 4.600 millones de personas, es decir, tres quintas partes de la población mundial. Algunos países asiáticos están dando prioridad a la contención del nuevo coronavirus en lugar de tratar de acumular vacunas, mientras que otros están buscando alternativas a la tecnología de ARN mensajero utilizada por Pfizer, que requiere ese almacenamiento ultrafrío. “En cuanto al requisito de la cadena de frío de -70 grados, es un requisito importante. No tenemos tal capacidad”, dijo a Reuters el secretario de Salud de Filipinas, Francisco Duque. “Tendremos que esperar por ahora”, añadió. “La tecnología que Pfizer está utilizando es una tecnología nueva. No tenemos experiencia en eso, así que los riesgos pueden ser altos”. Pfizer dijo a Reuters que había desarrollado planes logísticos detallados y herramientas para apoyar el transporte de las vacunas, el almacenamiento y el control continuo de la temperatura. “También hemos desarrollado innovaciones en el empaquetado y el almacenamiento para que se adapten a la gama de lugares donde creemos que se realizarán las vacunaciones”, dijo.

“LA VACUNA ES UNA HISTORIA PARA EL FUTURO” Sin embargo, también hay naciones más ricas como Corea del Sur y Japón que ven incertidumbres. “El almacenamiento va a ser un gran desafío para nosotros”, dijo Fumie Sakamoto, director de control de infecciones del Hospital Internacional St. Luke’s en Tokio. “No estoy seguro de lo preparado que está nuestro Gobierno con respecto al mantenimiento de la cadena de frío. Los hospitales en Japón no suelen tener congeladores de ultrafrío, pero creo que ya es hora de que empecemos a pensar en la logística de la vacuna”. Japón está entre los tres países de la región Asia-Pacífico que han anunciado acuerdos de suministro para la vacuna Pfizer/BioNTech. Ha firmado un acuerdo por 120 millones de dosis, mientras que Australia ha contratado 10 millones de dosis y la china Fosun recibiría 10 millones de dosis para Hong Kong y Macao. La corporación japonesa PHC, que suministra congeladores médicos, dijo a Reuters que la demanda se había disparado un 150% este año y que estaban aumentando la producción para satisfacer la demanda. Kwon Jun-wook, representante de la Agencia de Control y Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KDCA), dice que la entidad quiere ver primero cómo progresa la vacunación en otros países y que revisaría a fondo su cadena de suministro. El país había experimentado recientemente problemas de almacenamiento en frío cuando tuvo que descartar unos 5 millones de dosis de vacunas contra la gripe porque no estaban almacenadas a las temperaturas recomendadas. Un estudio realizado en 2018 por encargo de la agencia determinó que solo una cuarta parte de las 2.200 clínicas privadas encuestadas tenían refrigeradores médicos, y que el 40% utilizaba refrigeradores domésticos. Para algunos países, todavía es muy pronto. Indonesia, cuyos 273 millones de habitantes están dispersos en más de 17.000 islas, está considerando una variedad de vacunas, pero la de Pfizer aún no está entre ellas, según Airlangga Hartarto, que dirige el equipo de respuesta de COVID-19 del país. Vietnam, que contuvo con éxito su brote a través de pruebas diagnósticas multitudinarias y estrictos controles fronterizos, dijo que seguirá centrándose en los esfuerzos de contención. “La vacuna es una historia para el futuro”, dijo el vice primer ministro Vu Duc Dam a una reunión del gobierno el viernes. “La demanda es mucho mayor que la oferta, y tenemos que pagar grandes fianzas para asegurar nuestra posición, lo que veo como un riesgo muy alto y una pérdida de dinero y tiempo.”

Información de Sangmi Cha en Seúl, Rocky Swift en Tokio, Neil Jerome Morales en Manila y Gayatri Suroyo en Yakarta; escrito por Miyoung Kim; editado por Pravin Char; traducido por Tomás Cobos

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up