May 22, 2018 / 2:24 PM / 5 months ago

Irán busca llegar a un cuarto partido mundialista por primera vez de la mano de Queiroz

22 mayo (Reuters) - La estabilidad y el pragmatismo del reinado de siete años del entrenador portugués Carlos Queiroz han establecido firmemente a Irán como la selección número uno de Asia, pero el equipo de la república islámica viaja al Mundial con la esperanza de avanzar más allá de la primera fase por primera vez en su historia.

El entrenador portugués de Irán Carlos Queiroz en un amistoso frente a Túnez en Rades, Túnez, mar 23, 2018. REUTERS/Zoubeir Souissi

El equipo de Queiroz enfrenta una difícil tarea tras quedar sorteado en el Grupo B junto a España, Portugal y Marruecos. Sin embargo, representa la mejor esperanza de una buena actuación de los representantes de la confederación asiática.

Irán aparecerá en la Copa del Mundo por quinta vez. En cada una de sus cuatro presentaciones anteriores -en 1978, 1998, 2006 y 2014-, no pudo avanzar más allá de la fase de grupos.

Pero Queiroz, quien se hizo cargo del equipo en abril de 2011, apunta desde hace tiempo a una campaña que lleve al equipo a jugar un cuarto partido por primera vez, y ha trabajado duro para que las autoridades de Irán le den las herramientas necesarias para lograr ese objetivo.

La principal preocupación de Queiroz ha sido la disparidad en la preparación física entre los integrantes del equipo que juegan en Irán y los que están en el extranjero. Estos últimos han demostrado ser clave para las esperanzas de éxito.

La principal arma de que dispone Queiroz es el delantero del Rubin Kazan ruso Sardar Azmoun, un jugador al estilo de su compatriota Ali Daei cuyos goles fueron fundamentales para que Irán se convirtiera en la primer selección asiática en clasificar al Mundial de Rusia.

Azmoun está acompañado por el ritmo y las fintas de Alireza Jahanbakhsh, quien llega al Mundial tras una gran temporada con el AZ Alkmaar holandés, mientras que el delantero Mehdi Taremi, quien juega en Qatar, le da otra dimensión al ataque.

Irán clasificó a la Copa del Mundo tras haber recibido solamente dos goles en la eliminatoria. Y es de destacar que ambos tantos, marcados por Siria, fueron cuando el equipo de Queiroz tenía asegurado su pasaje a Rusia.

Ese empate 2-2 en el Estadio Azadi fue la primera vez que el equipo de Queiroz concedió goles en un partido competitivo desde la victoria 3-1 sobre Turkmenistán en noviembre de 2015, una racha que se remonta a 13 partidos y casi 22 meses.

En el Mundial, Irán necesitará que Jalamin Hosseini y Mortez Pouralighanji, con la asistencia del mediocampista defensivo Saeid Ezatolahi, estén en su mejor nivel si quiere alcanzar su sueño.

Reporte de Michael Church. Editado en español por Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below