May 22, 2018 / 2:29 PM / 5 months ago

Amado u odiado, Cristiano Ronaldo sigue siendo indispensable para Portugal

LISBOA, 22 mayo (Reuters) - Hay hinchas que lo adoran y otros que lo aborrecen, pero nadie puede negar que Cristiano Ronaldo ha tenido un profundo efecto en la selección de Portugal desde su debut a nivel internacional contra Kazajistán en agosto de 2003.

El delantero del Real Madrid Cristiano Ronaldo en un entrenamiento en Madrid, mayo 22, 2018. REUTERS/Sergio Perez

El delantero nacido en Madeira es su capitán y el encargado de patear los tiros libres y los penales. Además, es el jugador con más partidos jugados para Portugal y su máximo artillero histórico, con 81 goles en 149 apariciones.

En sus 15 años jugando a nivel de selección, ayudó a Portugal a ser campeón y subcampeón de Europa y a llegar a una semifinal mundialista, una marca que genera envidia en muchas naciones más grandes.

Ronaldo ha marcado goles para su selección en siete grandes torneos seguidos: los últimos tres Mundiales y las últimas cuatro Eurocopas. A los 33 años fue el máximo anotador de Portugal en la eliminatoria al Mundial de Rusia, con 15 conquistas.

El aeropuerto de Funchal lleva su nombre, pero la ceremonia del año pasado se vio eclipsada por la inauguración de una estatua de Ronaldo que fue ridiculizada en las redes sociales.

Decenas de acuerdos de patrocinio, en los que su rostro aparece asociado a perfumes, relojes, ropa y hasta un fabricante de acero, lo han convertido en uno de los deportistas más ricos del mundo.

Una de las características de Ronaldo es su magnífico estado físico, algo de lo que el cinco veces Jugador del Año alardea cuando se quita la camiseta en la celebración de los goles para mostrar sus marcados abdominales.

Por lo general patea último en una definición de penales, lo que le permitió darle al Real Madrid la corona de la Liga de Campeones en 2016 pero lo dejó sin opciones de ejecutar cuando su equipo perdió la semifinal de la Euro 201 ante España en la tanda desde los 12 pasos.

Muchas veces los hinchas tienen la sensación de que Ronaldo es tanto el problema como la solución para Portugal. Aunque sus goles han rescatado al equipo en numerosas ocasiones, a menudo algunos creen que su equipo no se habría metido en problemas si el delantero no hubiera insistido en patear, y desperdiciar, cada tiro libre a favor.

Ronaldo ha pateado más de 40 tiros libres en torneos importantes sin convertir y las imágenes de televisión a menudo lo muestran protestando enojado con sus compañeros de equipo más jóvenes cuando la pelota no le llega.

Pero pocos en Portugal dirán algo malo sobre él. Cuando Ronaldo tuvo que salir en camilla en el inicio de la final de la Euro 2016 contra Francia, parecía que le negarían el logro que más deseaba.

Por el contrario, se reinventó como una especie de DT, alentando apasionadamente a sus compañeros desde el banco de suplentes para casi eclipsar al verdadero entrenador, Fernando Santos.

Cuando Portugal, contra todos los pronósticos, se impuso 1-0 ante el local, Ronaldo fue el primero en poner las manos sobre el trofeo.

Escrito por Brian Homewood en Berna; Editado en español por Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below