for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Globales

ANÁLISIS-La tensión entre China y Estados Unidos alienta el temor a un conflicto por Taiwán

TAIPÉI/PEKÍN, 26 ago (Reuters) - Numerosos ejercicios militares chinos y estadounidenses, misiles taiwaneses que siguen a cazas chinos y la caída en picado de las relaciones entre China y Estados Unidos constituyen un cóctel de tensión embriagador que hace temer un conflicto.

Foto de archivo. Naves taiwanesas participan en un ejercicio militar que simula una invasión enemiga en Taichung. Taiwan, 16 de julio de 2020. REUTERS/Ann Wang/File Photo

En las últimas tres semanas, China ha anunciado cuatro ejercicios militares en su costa, desde el Golfo de Bohai en el norte hasta el mar del Este, el mar Amarillo y el mar de China Meridional, junto con otros ejercicios que, dijo, tenían como objetivo “la actual situación de seguridad en el estrecho de Taiwán”.

Mientras tanto, Taiwán, que China reivindica como su territorio “sagrado”, dijo que sus misiles tierra-aire han seguido la pista de cazas chinos que se han aproximado, detalles que Taiwán no suele dar.

En relación con los ejercicios chinos, el Ministerio de Defensa de Taiwán dijo el martes que cuanto más se acerquen los aviones chinos a la isla, más “activamente” responderá Taipei, aunque no “escalaría el conflicto” ni “desencadenaría un incidente”.

Estados Unidos envió otro buque de guerra al estrecho de Taiwán este mes, unos días después de que un grupo de portaaviones estadounidenses realizó un ejercicio en el disputado mar de la China Meridional, y esta semana Pekín se quejó de que un avión espía estadounidense había observado los ejercicios militares chinos.

El experto militar chino Ni Lexiong, profesor jubilado de la Universidad de Ciencias Políticas y Derecho de Shangái, dijo que era muy raro y posiblemente la primera vez que se realizaban varios ejercicios chinos al mismo tiempo.

“Al realizar simultáneamente ejercicios en los tres mares, significa que China está probando su capacidad para luchar contra enemigos que vienen de tres direcciones al mismo tiempo, por ejemplo, de Taiwán, de Japón y de Estados Unidos desde sur”, dijo.

“Históricamente, los simulacros frecuentes son un claro predictor de guerra”.

“CONSTERNACIÓN Y PREOCUPACIÓN”

Fuentes diplomáticas y de seguridad en Taiwán dicen que las posibilidades de que se “dispare un tiro mientras se pule el arma” -una expresión china- están aumentando, principalmente debido al aumento de la actividad militar estadounidense y china en la región.

“Ninguna de las partes quiere iniciar un conflicto. Los fundamentos no han cambiado mucho”, dijo un diplomático occidental que investiga las actividades militares en el estrecho de Taiwán.

“Pero las actividades frecuentes aumentan las posibilidades de un conflicto accidental”, dijo el diplomático.

Los ministerios de Defensa y de Asuntos Exteriores de China y su Oficina de Asuntos de Taiwán no respondieron a las solicitudes de comentarios, y tampoco lo hicieron el Pentágono ni el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Un alto funcionario estadounidense, hablando con la condición de mantener el anonimato, dijo que China se estaba volviendo más asertiva y agresiva en la región y que existía el temor de que sus militares puedan calcular mal, lo que llevaría a consecuencias inesperadas.

“Este es un tema que es más amplio que Taiwán y más amplio que sólo Estados Unidos”, dijo el funcionario.

“Yo diría que hay muchos países de la región con ideas afines, que ven con consternación y creciente preocupación las líneas de tendencia que salen de Pekín”.

“HASTA EL ÚLTIMO SOLDADO”

El gobierno del presidente Donald Trump ha estado tomando una serie de medidas contra China en el período previo a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, lo que aumenta la incertidumbre.

Un escenario hipotético explicado en un ensayo reciente por James Winnefeld, ex vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, y Michael Morrell, ex director interino de la Agencia Central de Inteligencia, ha recorrido los círculos de seguridad de Taiwán.

En la secuencia de acontecimientos sugerida, que se expone en las Actas del Instituto Naval de los Estados Unidos, una elección disputada en Estados Unidos da a China la oportunidad de avanzar en Taiwán mientras Washington y el mundo están distraídos.

En Taiwán, la presidenta Tsai Ing-wen ha respondido a la tensión con promesas de defender la isla.

Ella y su gobierno han denunciado como alarmista y obediente a Pekín una campaña este mes del expresidente Ma Ying-jeou, que celebró una reunión histórica con el presidente chino Xi Jinping en 2015, para advertir que Taiwán está cortejando el desastre al irritar a China y que no duraría mucho en una guerra.

Aún así, Taiwán ha querido mostrar sus dientes.

Su Ministerio de Defensa emitió este mes dos astutos videos que muestran el lanzamiento de misiles y F-16 en el aire para demostrar su resolución para defender la isla.

“Atrévete a luchar y lucha hasta el último soldado”, dijo el ministerio en un rótulo para el último vídeo, publicado el domingo.

Reporte de Ben Blanchard y Yew Lun Tian; Reporte adicional de Yimou Lee en Taipei y Idrees Ali en Washington; Editado en español por Javier López de Lérida

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up