14 de noviembre de 2017 / 16:06 / en 7 días

Venezuela dice inició pago de intereses de deuda demorados

CARACAS (Reuters) - El Gobierno de Venezuela dijo que inició el martes el pago de los intereses de su deuda soberana y cumplió también con otro pendiente de la petrolera estatal PDVSA, en medio de la creciente incertidumbre en el mercado sobre la solvencia del país petrolero.

Unas personas en una fila para pagar por frutas y verduras en un mercado callejero en Caracas, nov 13, 2017. REUTERS/Marco Bello

Venezuela, que atraviesa una profunda crisis de escasez, inflación y recesión, debía cancelar el lunes cerca de 300 millones de dólares en intereses que dilató por más de 30 días y agotó así el período de gracia.

El martes, inversores consultados no habían recibido ninguno de los pagos pendientes por los rendimientos de los bonos globales 2019 y 2024, que suman unos 200 millones de dólares, y tampoco del título de PDVSA al 2027.

“Hemos iniciado de manera franca, clara y correcta el refinanciamiento de nuestra deuda externa. Hoy (martes) iniciamos el pago de los intereses de nuestra deuda externa”, dijo Jorge Rodríguez, ministro de comunicación venezolano, sin precisar detalles.

“La semana pasada PDVSA pagó los intereses de la deuda, y todo esto sin dejar de proteger al pueblo de Venezuela”, agregó en un mensaje televisado.

Pese al anuncio, horas después la agencia Fitch Ratings bajó la calificación de la deuda soberana de Venezuela a “default restringido” o RD debido a que acreedores de bonos no habían recibido el pago de intereses por esos títulos tras el fin de un periodo de gracia.

Más tarde, la calificadora Standard & Poor’s anunció que rebajó la nota de la deuda de PDVSA a “Default Selectivo” desde “CC” tras no concretarse el pago de intereses.

La preocupación sobre la capacidad de pago de Venezuela va en aumento desde que el equipo financiero del Gobierno socialista de Nicolás Maduro comenzó a retrasar en octubre el abono de cupones de bonos por unos 750 millones de dólares.

Los acreedores de títulos de Venezuela hicieron una primera consulta ante un comité de la asociación del mercado de derivados ISDA el martes, para intentar determinar si el país petrolero cayó en cesación de pagos al demorar la cancelación de los cupones de los dos bonos soberanos.

Otros bonistas pidieron el martes a ISDA que también evalúe el retraso en el pago de intereses como un posible impago. Una decisión de ese comité podría activar el cobro de los seguros contra incumplimiento de crédito (CDS) de la petrolera.

Los tenedores presentaron ante ISDA una notificación de la Bolsa de Luxemburgo, que indica la suspensión de la negociación de los bonos al 2019 y 2024, por un “incumplimiento de pago”.

“La suspensión se levantará el 15 de noviembre de 2017, luego de un cambio del grupo de operadores y en la convención de cotización de intereses (de limpio a sucio)”, agregó la Bolsa de Luxemburgo en un comunicado en su página web.

Hasta el momento, operadores están negociando estos tres títulos sin incluir en el precio los intereses demorados (precio limpio), pero esperan la decisión de la Asociación de Operadores del Mercado Emergente (EMTA, por su sigla en inglés) para determinar cómo será el cálculo de las cotizaciones.

En tanto, una primera reunión entre el Gobierno y sus acreedores para discutir una reestructuración de la deuda externa del país y de su petrolera concluyó el lunes sin propuestas concretas, ni acuerdos sobre cómo proseguirán las conversaciones que apuntan a renegociar los términos de unos 60.000 millones de dólares en bonos.

El encuentro con casi un centenar de inversores -o sus representantes- promovido por Maduro duró sólo unos 15 minutos, pero el Gobierno dijo que el proceso para renegociar la deuda había sido “auspicioso”.

La asamblea constituyente, un cuerpo plenipotenciario de mayoría oficialista, creado en agosto a pesar de la condena de la oposición y de la comunidad internacional, aprobó un acuerdo “para respaldar y acompañar proceso de refinanciamiento de la deuda externa venezolana”.

RIESGO AL ALZA

El Gobierno socialista insiste en que las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos le complican el acceso al sistema de pago internacional y están trabando las transferencias, que asegura seguirá cumpliendo.

“Somos buenos pagadores”, afirmó el ministro Rodríguez.

El riesgo país de Venezuela se disparó el martes hasta los 5.030 puntos, el más alto de los países emergentes, luego de que la calificadora Standard & Poor’s bajó la deuda soberana del país petrolero a incumplimiento selectivo, por la demora en el pago de los cupones.

El diferencial entre el rendimiento de la deuda pública venezolana y el que ofrece la deuda pública estadounidense trepó 478 puntos, según el índice que mide JPMorgan.

Fitch colocó el lunes la nota de la deuda de PDVSA en la categoría de incumplimiento restringido por el retraso de una semana en el pago de un bono.

El panel de ISDA pospuso para el jueves una discusión para evaluar un posible incumplimiento de PDVSA, que aunque pagó su amortización de unos 1.100 millones de dólares, se tomó una semana para hacerlo.

La decisión del comité podría activar el cobro de los seguros contra incumplimiento de crédito (CDS) de la petrolera.

Los bonos de Venezuela y de PDVSA cayeron el martes, eliminando la mayor parte de un repunte de la semana pasada impulsado por la confianza de los inversionistas de que los pagos se cumplirían.

Reporte de Eyanir Chinea y Corina Pons. Reporte adicional de Daniel Bases en Nueva York, Andreina Aponte y Deisy Buitrago en Caracas, Editado por Javier López de Lérida y Manuel Farías

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below