June 15, 2018 / 11:20 AM / 4 months ago

Excarcelado diputado opositor relata sus vivencias en prisiones de Venezuela

Por Fabián Andrés Cambero y Angus Berwick

IMAGEN DE ARCHIVO: Lilian Tintori (I), esposa del líder opositor venezolano encarcelado Leopoldo López, habla con Carolina Caro (D), hermana de Gilber Caro, diputado de la coalición venezolana de partidos de oposición (MUD), antes de una conferencia de prensa en Caracas, Venezuela 12 de enero , 2017. REUTERS / Marco Bello

CARACAS (Reuters) - El diputado opositor Gilber Caro pasó casi año y medio encerrado en algunas de las más temidas cárceles de Venezuela, donde contó que perdió 18 kilos, se enfermó y que hasta llegó a coserse la boca para cumplir con una huelga de hambre.

Y pese a asegurar que estuvo confinado en oscuros calabozos y que llegó a dormir esposado por más de una semana, el dirigente del partido Voluntad Popular dice que la experiencia le sirvió para reafirmar su convicción política.

Caro, de 43 años, fue liberado a inicios de mes junto con otros activistas de una lista de más de 400 personas capturadas en los últimos años por movilizarse contra el gobierno de Nicolás Maduro, según denuncias de organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Aunque para Caro no era la primera vez en prisión -confesó que cuando era un joven estuvo preso una década sentenciado por un delito que afirma no cometió- destacó los maltratos que sufrió en los últimos meses, como haber recibido poca comida y agua y la prohibición de ver a familiares o abogados.

Las autoridades penitenciarias negaron los hechos y Reuters no pudo corroborar el relato de Caro de forma independiente.

“Puedo hablar de las dos experiencias. Aunque el encierro es el mismo, aquí el encierro también quieren hacértelo en tu pensamiento”, contó a Reuters. “Lo que pude vivir fue el aislamiento total”.

La oposición acusa a Maduro de encabezar un gobierno autoritario que tiene a cientos de presos políticos en cárceles y centros de detención sobrepoblados, por haber liderado o participado en violentas olas de protestas en su contra durante las cuales murieron más de cien de personas.

Caro fue apresado en enero del 2017 acusado traición a la patria y posesión de material de guerra, caso del que no puede hablar debido a las restricciones impuestas por los tribunales para su liberación, y fue llevado a la cárcel 26 de julio en el estado Guárico. Luego pasó a los penales Fénix en el estado Carabobo y Fénix en el estado Lara.

“Debe saber Venezuela que este señor (Caro) fue capturado con armas y explosivos de Cúcuta, con dólares. Venía a cometer atentados homicidas y terroristas contra la propia oposición. Estaba articulado con el paramilitarismo colombiano del norte de Santander”, afirmó Maduro después de la detención.

El Gobierno no respondió a una solicitud de Reuters para comentar sobre el caso puntual de Caro.

El excarcelamiento de Caro y otros activistas sucedió luego de que Maduro prometió liberar a presos que no hubiesen cometido crímenes graves, en un gesto que dijo buscaba la reconciliación nacional poco después de haber sido reelegido en unas polémicas elecciones consideradas poco democráticas por gran parte de la comunidad internacional.

El gobierno niega que los detenidos sean presos políticos y afirma que fueron encarcelados por cometer crímenes violentos durante protestas antigubernamentales.

COMO EN UNA PELÍCULA

Caro relató que en una ocasión, debido a un supuesto intento de fuga, fue trasladado una madrugada a otra cárcel, que recordó como la peor etapa de su cautiverio.

“Me quitan los libros, me quitan todo. Duré 10 días durmiendo esposado”, rememoró, contando que vivió un motín en el recinto penitenciario Fénix Lara que acabó dejando 11 muertos.

En otra oportunidad se negó a comer y llegó a medidas extremas para mantener su voluntad.

“Tuve que coserme los labios y dure casi cinco días en la huelga (de hambre) y me dio un cólico nefrítico (...). No estoy contando una película ni una mentira”, comentó.

Un portavoz del Ministerio de Prisiones, Franklin Suárez, negó que Caro y otros prisioneros hayan sido maltratados y que Caro haya cosido sus labios porque “no hay agujas” en prisión.

Después de la liberación de otras 43 personas el miércoles, la exjefa de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente y flamante vicepresidenta, Delcy Rodríguez, dijo que más de 200 personas beneficiadas por las medidas desde diciembre.

Pero varias organizaciones de familiares y activistas de derechos humanos aseguran que aún hay entre 300 y 400 personas encarceladas por motivos políticos.

Maduro dice que las protestas de la oposición tenían como objetivo derrocarlo y acusa a Estados Unidos de dirigir una “guerra económica” contra Venezuela.

Las recientes excarcelaciones fueron concedidas en distintas modalidades, desde la libertad plena hasta con la prohibición de salir del país o con limitaciones de dar declaraciones a medios de comunicación y en redes sociales, como en el caso de Caro.

El diputado contó que estuvo en una celda en la que colgó carteles con frases positivas y que ha perdonado a quienes lo encerraron.

A pesar de lo que afirma haber vivido, Caro insiste que seguirá buscando que se haga justicia y que se restaure la plena democracia en el país, sin temor de volver tras las rejas.

“Siento que estoy haciendo lo correcto (...). Ellos no me pueden infundir temor”, afirmó.

Editado por Juana Casas y Pablo Garibian

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below