June 9, 2018 / 5:09 PM / 4 months ago

ENFOQUE-Asuntos privados: la financiación estatal es un lastre para Rusia

MOSCÚ (Reuters) - La selección de fútbol de Rusia debutará el jueves como anfitriona del Mundial ante Arabia Saudita, con un récord que pocos querrían ostentar: ser el peor clasificado en el ranking de la FIFA de los 32 participantes.

No hay una explicación única para el problema que aflige al fútbol ruso, pero uno de los orígenes del mal presente del equipo nacional puede ser el mismo rasgo que complica a la economía del país: la fuerte participación del Estado.

Pese a un par de notables excepciones, los inversores privados han desairado al fútbol ruso, por lo que la mayoría de los clubes de primer nivel son financiados por las autoridades regionales y estatales, dejando a los equipos vulnerables a recortes presupuestarios y al cambio de prioridades políticas.

La incertidumbre ha llevado a muchos patrocinadores estatales a rechazar la inversión en el desarrollo de jugadores de base y preferir la contratación de caras estrellas extranjeras en busca de resultados.

“Todos quieren ganar los 100 metros, nadie busca invertir en el largo plazo”, dijo a Reuters Anatoly Vorobyov, ex secretario general de la Federación Rusa de Fútbol. “En lugar de invertir en las bases, una gran parte del presupuesto estatal se gasta en futbolistas extranjeros, en contratos muy altos”.

En la era soviética, la selección llegó a semifinales en el Mundial de 1966, fue campeona de Europa en 1960 y quedó en segundo lugar otras tres veces. Pero el deporte sufrió cuando la Unión Soviética colapsó y los campos de entrenamiento cayeron en desuso en momentos de grandes cambios sociales y económicos.

Desde 1990, Rusia solo ha clasificado a tres mundiales y ganó la magra cifra de dos partidos. Esta vez llega como anfitriona, pero ocupa el peor puesto de su historia en el ranking de la FIFA, en el que aparece entre Guinea y Macedonia.

POCO INCENTIVO

Leonid Fedun es uno de los pocos propietarios privados de un club ruso de primer nivel. El vicepresidente del gigante petrolero Lukoil compró el Spartak de Moscú en 2004, cuando se encontraba en serias dificultades financieras.

Fedun creó una academia juvenil y construyó un estadio de 45.000 asientos que será uno de los 12 escenarios del Mundial. El año pasado Spartak fue campeón local por primera vez en 16 años tras haber quedado segundo en cinco oportunidades.

Pero al multimillonario le preocupa que la participación del Estado ruso en el fútbol y la economía en general sea cada vez mayor y que esto sea perjudicial para el desarrollo del deporte. “El dinero estatal está allí y no hay escapatoria”, dijo a Reuters. “El fútbol no puede estar fuera de este sistema. No me gusta, pero por el momento no hay alternativa”.

“La mayoría de los gerentes de la liga tienen otros intereses (...) Necesitan gastar el presupuesto que le da el Estado o los patrocinadores, y no trabajan en el desarrollo del fútbol”, sostuvo Fedun.

Las actividades del sector público representaron el 46 por ciento del Producto Interno Bruto de Rusia en 2016, frente al 39,6 por ciento de la década anterior, según el Centro de Investigación Estratégica con sede en Rusia.

En su estrategia de desarrollo al 2030, la federación local insta a la sustitución gradual de la financiación estatal en el fútbol profesional por inversión privada.

Pero la estrategia reconoce que hay pocos incentivos para invertir en el deporte en Rusia dados los escasos ingresos de la venta de boletos, los derechos de transmisión de televisión y la venta de productos.

La venta de boletos y los ingresos por partido fueron menos del 5 por ciento de lo recaudado por los clubes rusos en 2016, y los derechos de transmisión sumaron un 4,1 por ciento. En contraste, los derechos de transmisión en las 10 principales ligas de Europa representaron el 38,7 por ciento de los ingresos de los clubes, y la venta de boletos el 15,5 por ciento.

LLENAR EL VACÍO

A medida que el Estado expandió su influencia sobre sectores clave de la economía en las últimas dos décadas, se allanó el camino para que gigantes estatales como el banco VTB, Rosneft y Gazprom pisen fuerte en el fútbol.

“La televisión y la publicidad representan un pequeño porcentaje de los ingresos”, dijo el exdirigente Vorobyov. “Esto tiene que ser compensado por grandes contratos de patrocinio con compañías como Gazprom, VTB y Russian Railways”.

El patrocinio y otros ingresos comerciales representaron el 60,6 por ciento de los ingresos de los clubes de la liga rusa en 2016, según PricewaterhouseCoopers, casi el doble del promedio europeo. Pero la inversión puede ser impredecible.

El Zenit de San Petersburgo, financiado por Gazprom, contrató al brasileño Hulk y al belga Axel Witsel por casi 100 millones de dólares en 2012, pero desde entonces ha recortado su presencia en el club por la baja de los precios del petróleo y el gas.

El año pasado, el club contrató al DT Roberto Mancini, a quien según reportes le pagaba unos 5 millones de dólares al año. Pero el italiano se fue después de que Zenit terminara la liga en el quinto lugar, su peor desempeño en una década.

Pero la falta de inversión privada no es la única razón por la que el fútbol ruso está en problemas. Los especialistas citan la escasez de buenos entrenadores y la mala coordinación entre las autoridades como factores clave.

Pocos jugadores rusos han buscado ganar experiencia en ligas más competitivas en el extranjero porque están confinados en el torneo local. La liga de 16 equipos limita a los clubes a un máximo de seis extranjeros en cancha al mismo tiempo, una medida diseñada para dar una oportunidad al talento nacional.

Pero esto ha aumentado artificialmente el valor de los jugadores rusos, lo que los ha llevado a permanecer en una liga en la que sus salarios pueden exceder lo que podrían ganar en otro lado.

Solo dos integrantes de la selección rusa que jugará el Mundial están basados fuera del país. Todo el plantel que fue a la Copa del 2014, en la que no pudieron ganar un partido, pertenecían a equipos locales.

Editado en español por Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below