15 de septiembre de 2008 / 1:42 / en 9 años

RESUMEN-FFAA de Bolivia custodian ciudad en estado de sitio

Por Simon Gardner y Carlos A. Quiroga

<p>Tropas bolivianas comenzaron a custodiar el domingo las calles de la ciudad amaz&oacute;nica que fue escenario de sangrientos choques entre seguidores del Gobierno socialista y opositores, mientras que la suma de muertos en los enfrentamientos se acerc&oacute; a los 30. Polic&iacute;as bolivianos hacen guardia fuera de una tienda perteneciente a un primo del presidente Evo Morales, y que fue destruida en Cobija (14/09/08) Photo by Stringer/Bolivia/Reuters</p>

LA PAZ (Reuters) - Tropas bolivianas comenzaron a custodiar el domingo las calles de la ciudad amazónica que fue escenario de sangrientos choques entre seguidores del Gobierno socialista y opositores, mientras que la suma de muertos en los enfrentamientos se acercó a los 30.

Los efectivos militares fueron desplegados en Cobija luego de haber estado acantonados en el aeropuerto local por más de un día, para cumplir con el estado de sitio dispuesto el viernes por el presidente Evo Morales en el distrito de Pando, cuya capital es la pequeña ciudad.

En un comunicado, la comandancia de la zona militar de Pando advirtió a la población que hará cumplir las restricciones impuestas por el estado de excepción “con el objeto de devolver la paz y la tranquilidad.”

Sin embargo, pese a la prohibición de realizar mitines, cerca de un centenar de personas se movilizaron con banderas blancas por Cobija para pedir la paz, según reportes de radios, sembrando dudas sobre la efectividad del control militar.

Un periodista en la ciudad, erigida a orillas de un río fronterizo con Brasil, dijo a Reuters que la localidad estaba paralizada con sus comercios cerrados.

Desde hace tres semanas, Bolivia es sacudida por violentos enfrentamientos entre seguidores de Morales y militantes opositores, que buscan frenar el plan del Gobierno de impulsar una Constitución socialista que consolidará la nacionalización de la economía y dará más poder a los indígenas.

La resistencia está siendo liderada por los gobernadores de los ricos distritos orientales del empobrecido país -Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija-, donde los productores latifundistas también están en pie de guerra contra una reforma agraria de Morales.

En medio de la ola de violencia, los departamentos opositores aceptaron abrir un canal de diálogo con el Gobierno para lograr un acuerdo de reconciliación nacional.

El domingo por la tarde, funcionarios oficiales comenzaron una reunión en la sede de Gobierno en La Paz con el prefecto del departamento de Tarija, Mario Cossío, quien representa a la oposición en la segunda ronda de conversaciones.

El vicepresidente de la nación, Alvaro García Linera, reiteró que, sobre la mesa de negociaciones, está el pedido de mayor autonomía de los distritos opositores. Pero rechazó cualquiera amnistía por los muertos y daños a la infraestructura que causó la rebelión.

“El Gobierno no va a negociar los muertos; el Gobierno no va a negociar la responsabilidad pena y criminal de los masacradores, los asesinos,” afirmó.

Pero, pese al acercamiento, Morales desafió el sábado a la oposición al lanzar la campaña electoral para que los bolivianos decidan en enero en las urnas si aceptan poner en vigencia la nueva Constitución, horas después de haber prometido negociar el texto con sus críticos.

La ola de violencia hundió a parte del país en un caos con bloqueos de carreteras que dejaron a varias ciudades cerca de desabastecimiento, saqueos a comercios, quema de oficinas públicas y constantes choques entre militantes oficialistas y opositores.

El líder de la resistencia en Santa Cruz, Branko Marinkovic, informó que, como medida de buena voluntad, sus seguidores levantarán los bloqueos en las rutas que han estrangulado la economía del distritos.

CUMBRE EN SANTIAGO

En medio de la crisis, Sudamérica ha salido en respaldo de Morales, quien decidió además cortar los vínculos de su país con Estados Unidos expulsando al embajador de Washington en La Paz por supuestamente apoyar los intentos de la oposición por derrocarlo.

“La decisión del presidente Morales de bajar el nivel de nuestras relaciones bilaterales constituye un grave error, que podría tener efectos serios (...) que aparentemente no se han evaluado,” dijo a periodistas el embajador Philip Goldberg en su último día en La Paz.

La Unión de Naciones Suramericanas, que incluye a la mayor parte de los líderes de la región, mantendrán el lunes en Santiago de Chile una reunión de emergencia por Bolivia.

El diario chileno El Mercurio informó que la presidenta chilena, Michelle Bachelet, convocó al encuentro luego de que Morales le informara que contaba con un informe de inteligencia sobre la inminencia de un intento por derrocarlo.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció que participará en la cumbre, donde también estará presente su par venezolano, Hugo Chávez, el principal aliado de Morales y quien prometió hasta financiar grupos armados en el país andino si derrocan al mandatario indígena.

Chávez reiteró el domingo su desconfianza sobre las Fuerzas Armadas bolivianas, al afirmar que se mantienen autoacuarteladas en Pando sin hacer respetar el estado de sitio.

Bolivia es el principal proveedor de gas natural a Brasil y a Argentina. Sus vitales exportaciones del fluido se vieron afectadas brevemente el jueves por ataques a una estación de bombeo y un gasoducto.

MAS MUERTOS

El Gobierno casi duplicó la cifra de víctimas fatales en la noche del sábado, mientras que las tropas seguían encontrando cadáveres en Pando, con apenas 61.000 habitantes, tras los choques del jueves entre campesinos oficialistas y seguidores del opositor gobernador local.

“Se ha reportado que han sido encontrados 10 cuerpos más (sumados a los 15 del jueves), esto nos da una idea de la magnitud de la masacre que se dio en (la localidad de) Porvenir,” explicó el ministro del Interior, Alfredo Rada, en conferencia de prensa.

El funcionario agregó que la cifra total de fallecidos por la ola de violencia ya orilla los 30, incluyendo adolescentes.

El Gobierno acusó a los seguidores del gobernador local, Leopoldo Fernández, de haber contratado sicarios para realizar una “masacre” de campesinos y ordenó su arresto.

El funcionario culpó a Morales por la “carnicería,” en una entrevista con una televisora local.

Por Simon Gardner, Con la colaboración de Carlos Quiroga en La Paz, Ray Colitt en Santa Cruz, Mónica Vargas en Santiago de Chile y Enrique Andrés Pretel en Caracas, Editada por Alejandro Lifschitz

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below