March 5, 2010 / 4:55 PM / 9 years ago

Maliki afronta complicado escenario para segundo mandato Irak

Por Missy Ryan

Imagen de archivo del primer minstro de Irak, Nuri Al-Maliki, en una conferencia de prensa en el hotel Al-Rasheed, en Bagdad. Feb 16 2010. Hace un año, el primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, parecía imparable luego de mostrar un cambio en la seguridad y una paulatina mejora en los servicios, una gran herramienta para ganar votos en las elecciones locales de enero de 2009. REUTERS/Saad Shalash

BAGDAD (Reuters) - Hace un año, el primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, parecía imparable luego de mostrar un cambio en la seguridad y una paulatina mejora en los servicios, una gran herramienta para ganar votos en las elecciones locales de enero de 2009.

Ahora, la gente se pregunta si Maliki tiene esa herramienta contra sí mismo, debido a que la persistente violencia, las permanentes tensiones sectarias y la creciente impaciencia en los servicios públicos han sembrado dudas sobre las posibilidades de que el líder chiita gane un segundo mandato.

Si la coalición de Maliki Estado de Derecho obtiene los votos suficientes para dirigir el próximo Gobierno iraquí intentará consolidar los avances de seguridad antes del retiro de tropas de Estados Unidos y terminar las disputas políticas que socavan la estabilidad.

Se espera que ninguno de los partidos obtenga una mayoría absoluta en las elecciones de este fin de semana.

Sus recientes discursos volvieron a tocar temas como la lucha contra el terrorismo y terminar con el partido Baath de Saddam Hussein y con el nacionalismo, que prevalecen en el periodo post 2003 sobre los conflictos sectarios.

Más recientemente Maliki ha añadido una nueva tarea a su campaña: desacreditar a sus rivales mostrándose como el candidato que hace cosas.

“Nosotros en la Coalición por el Estado de Derecho no decimos que queremos trabajar, porque hemos trabajado (...) No decimos que queremos lograr la soberanía, porque la hemos logrado. Pero ahora queremos completar lo que hemos comenzado”, dijo a los líderes tribales esta semana.

Las cosas no serán tan fáciles para Maliki, de 59 años, como lo fueron en el 2006.

Más aún después de los sangrientos ataques a ministerios y otros símbolos del poder del Estado. Desde el miércoles, al menos 45 personas muerto en violentos asaltos.

Incluso si Maliki puede regresar a la oficina del primer ministro, su poder dependerá del tamaño y la naturaleza de la coalición que dirija.

Reporte adicional de Waleed Ibrahim en Bagdad y Fadhel al-Badrani en FallujaRamadi; Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below