December 26, 2011 / 7:58 PM / 7 years ago

Líderes Nigeria, criticados tras ataques islamistas

Por Felix Onuah y Camillus Eboh

El principal líder opositor de Nigeria acusó el lunes de incompetencia al Gobierno luego del país, habló de "la Navidad más negra de la historia de Nigeria". Los ataques podrían abrir nuevas heridas y de que militantes islamistas mataron al menos 27 personas en ataques con bomba contra iglesias el día de Navidad. En la foto, un grupo de mujeres vela a las víctimas de los atentados. Dic 26, 2011. REUTERS/Afolabi Sotunde

ABUYA (Reuters) - El principal líder opositor de Nigeria acusó el lunes de incompetencia al Gobierno luego del país, habló de “la Navidad más negra de la historia de Nigeria”. Los ataques podrían abrir nuevas heridas y de que militantes islamistas mataron al menos 27 personas en ataques con bomba contra iglesias el día de Navidad.

Muhammadu Buhari, un ex líder militar del norte que perdió la última elección presidencial en abril frente a Goodluck Jonathan, indicó en un comunicado en un diario nigeriano que el Gobierno respondió lentamente y mostró indiferencia ante los atentados.

Thisday, el principal diario revivir los choques sectarios entre el norte, de mayoría musulmana, y el sur, predominantemente cristiano, que ya han causado miles de muertes en la década pasada.

La secta islamista Boko Haram, que aspira a imponer la ley sharia en el país más poblado de Africa, se adjudicó la responsabilidad por los tres ataques contra las iglesias. Es la segunda Navidad que causa una masacre en sitios sagrados para los cristianos.

El ataque dejó al menos 27 muertos en la iglesia católica Santa Teresa de Madalla, una localidad en el extremo de la capital, y devastó edificios y autos alrededor del lugar.

Las fuerzas de seguridad también acusaron a la secta por dos explosiones en el norte contra sus instalaciones. Los funcionarios confirmaron que 32 personas murieron en la oleada de ataques en todo el país, aunque los medios locales hablaron de un número mayor.

Los ataques contra las iglesias acrecentaron el temor de que Boko Haram esté intentando incitar una guerra civil en un país dividido entre cristianos y musulmanes, que en general coexisten en paz.

“¿Cómo puede ser que el Vaticano y las autoridades británicas hablen antes que el Gobierno nigeriano sobre ataques dentro de Nigeria que han causado la muerte de nuestros ciudadanos?”, dijo Buhari en el comunicado publicado por el diario Punch.

“Esta es claramente una falla de liderazgo en un momento en que el Gobierno necesita tranquilizar al pueblo sobre la capacidad de garantizar la seguridad de la vida y la propiedad”, agregó.

En una misa en Santa Teresa para despedir a las víctimas, un cura vestido con una túnica roja y blanca condujo las plegarias, mientras los presentes sollozaban y cantaban solemnemente.

Los autos incendiados que salpicaron la escena el día anterior habían sido removidos y reemplazados por seis vehículos militares.

“Nunca antes había llorado, pero ayer lloré”, dijo el sacerdote de Santa Teresa, el padre Isaac Achi. “Esta mañana lloré, pero con todos ustedes alrededor, no voy a volver a llorar. Ayer, más de 40 hombres del Ejército me protegieron mientras dormía”, agregó.

Jonathan, un cristiano del sur que está intentando contener la amenaza de la militancia islamista, definió los ataques como “desafortunados”, pero dijo que Boko Haram “no estará por siempre. Algún día va a desaparecer”.

El presidente a menudo se niega a hablar sobre los ataques del grupo o cuando lo hace los describe como un problema “temporal” que acabará con el tiempo.

ATAQUES COORDINADOS

Horas después se reportaron explosiones en las iglesias Montaña de Fuego y Milagros de la ciudad étnica y religiosamente mixta de Jos y en una iglesia en Gadaka, en el estado norteño de Yobe. Residentes dijeron que había muchos heridos en Gadaka.

Un suicida mató a cuatro funcionarios del Servicio de Seguridad estatal en uno de los otros ataques en la ciudad de Damaturu, en el noreste, informó la policía. Los residentes escucharon dos explosiones fuertes y tiroteos.

Los ataques, que se produjeron días después de choques entre fuerzas de seguridad y militantes de Boko Haram en donde murieron al menos 68 personas, muestran una creciente coordinación y estrategia por parte del grupo armado.

El asesor de seguridad nacional, general Owoye Azazi, dijo que los ataques en las iglesias fueron premeditados, pero instó a los nigerianos a seguir con su vida normal y a estar alerta.

“Esta no es una lucha entre fuerzas de seguridad y algunos elementos disidentes. Es un conflicto entre algunos extremistas descarriados y el resto de la sociedad”, aseguró.

El papa Benedicto XVI condenó los atentados, calificándolos de “gesto absurdo” y rezando por que “las manos de los violentos sean detenidas”. En un discurso desde una ventana que da a la plaza de San Pedro en Roma, dijo que tal violencia sólo traería dolor, destrucción y muerte.

Naciones Unidas, la Unión Europea y Estados Unidos condenaron los ataques, a los que describieron como actos terroristas, y prometieron ayudar a las autoridades nigerianas en la lucha contra los extremistas.

Reporte adicional de Tim Cocks en Lagos, Tife Owolabi y Buhari Bello en Jos, Mike Oboh en Kano, corresponsal en Maiduguri y Philip Pullella en Ciudad Vaticano, escrito por Tim Cocks y Bate Felix. Editado por Lucila Sigal y Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below