14 de noviembre de 2012 / 14:57 / en 5 años

RESUMEN-Israel mata a comandante de Hamas, evalúa invasión a Gaza

Por Nidal al-Mughrabi

<p>Imagen de archivo del jefe militar del movimiento palestino Hamas, Ahmed Al-Jaabari, tras un intercambio de prisioneros en El Cairo, oct 18 2011. Israel mat&oacute; el mi&eacute;rcoles al jefe militar del movimiento palestino Hamas en un ataque a&eacute;reo sobre la Franja de Gaza, acercando nuevamente a ambos bandos a un posible conflicto. REUTERS/Hamas Office/Handout/Files</p>

GAZA (Reuters) - Israel lanzó el miércoles una incursión aérea contra los militantes palestinos en la Franja de Gaza y mató al comandante militar de Hamas, tras lo cual sugirió que podría embarcarse en una invasión del enclave costero, que el grupo islamista dijo que abriría “las puertas del infierno”.

Poco después, el líder del grupo palestino hizo un llamado a los estados árabes, especialmente a Egipto, para que detengan la incursión “barbárica” de Israel. La Liga Arabe acordó sostener una reunión de urgencia el sábado.

Los ataques marcaron la mayor escalada de violencia entre Israel y los militantes en Gaza desde el conflicto del 2008-2009 y echaron por tierra la intención de Egipto de lograr una tregua entre las partes luego de cinco días de agresiones mutuas.

La operación “Pilar de Defensa” comenzó con un ataque preciso contra un auto que trasladaba al comandante del ala militar de Hamas, el movimiento que controla Gaza y domina a una serie de grupos armados más pequeños.

A minutos de la muerte de Ahmed Al-Jaabari, se sucedieron explosiones importantes en Gaza, mientras que las fuerzas aéreas israelíes atacaron a blancos seleccionados justo después de la puesta del sol, generando columnas de humo sobre la ciudad y pilas de escombros.

Civiles en pánico corrían en busca de protección mientras la cantidad de muertos ascendía rápidamente. Diez personas, incluidos tres niños, fallecieron, según informó el Ministerio de Salud, y cerca de 40 resultaron heridas. Entre los muertos estaba un niño de 11 meses y una mujer embarazada de mellizos.

Los tanques del Ejército bombardearon zonas fronterizas de Gaza en el sur y la Armada israelí atacó una posición de seguridad de Hamas desde el mar.

Hamas contraatacó, disparando al menos cuatro cohetes Grad a la sureña ciudad de Beersheba en lo que calificó como su respuesta inicial. Israel reportó daños pero no víctimas.

La escalada de la violencia en Gaza se dio en una semana en la que Israel disparó contra posiciones de artillería sirias que, según dijo, habían atacado los territorios anexados de los Altos del Golán en medio de una guerra civil en Siria que ha llevado renovada inestabilidad al vecino Líbano.

Egipto, cuyo nuevo Gobierno islamista aún respeta el acuerdo de paz de 1979 con Israel, condenó las incursiones en Gaza como una amenaza a la seguridad regional y retiró a su embajador de Israel. También llamó al enviado israelí en El Cairo para protestar formalmente y pidió una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, dijo sobre los palestinos que “nuestra sangre es su sangre” y que su país “no aceptará lo que se aceptó antes”.

Rusia, en tanto, llamó a poner fin a las incursiones.

Un segundo enfrentamiento en Gaza se vislumbraba en el horizonte hace meses, a medida que escalaban y se volvían más intensos y frecuentes los lanzamientos de cohetes palestinos y los ataques israelíes.

La Operación Plomo Fundido en 2008-2009 se inició con una semana de ataques aéreos y bombardeos, seguidos de una invasión por tierra sobre la franja costera bloqueada, y rodeada por mar por navíos israelíes. Unos 1.400 palestinos y 13 israelíes murieron.

Hamas dijo que Jaabari, quien dirigía el brazo armado de la organización -el Izz el-Deen Al-Qassam-, murió junto con otro pasajero cuando su auto recibió el impacto de un misil israelí.

Imágenes desde Gaza mostraron los restos de un auto incendiándose mientras los equipos de emergencia sacaban lo que parecían ser partes de cuerpos.

LAS PUERTAS DEL INFIERNO

Israel confirmó que había realizado el ataque y anunció que había más por venir. Testigos de Reuters vieron centros seguridad de Hamas y estaciones policiales volar en pedazos.

“Hoy entregamos un claro mensaje a la organización Hamas y a otras organizaciones terroristas”, declaró el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. “Y si hay necesidad, las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) están preparadas para ampliar la operación. Seguiremos haciendo todo para proteger a nuestros ciudadanos”, agregó.

La radio de Hamas emitió de inmediato llamamientos a tomar represalias y pequeños grupos también amenazaron con acciones en respuesta. El ala armada de Hamas sostuvo que el ataque israelí “abrió las puertas del infierno”.

“Israel ha declarado la guerra en Gaza y cargarán la responsabilidad por sus consecuencias”, dijo Jihad Islámica.

Comunidades del sur de Israel dentro del rango de ataque de Gaza estaban en alerta máxima, y se ordenó el cierre de las escuelas para el jueves. Alrededor de un millón de israelíes viven en el rango de alcance de los relativamente primitivos pero letales cohetes de Gaza, complementados en los últimos meses por sistemas de mayor alcance y más precisos.

“Los días que enfrentamos en el sur serán, según estimó, prolongados”, dijo el brigadier general Yoav Mordechai, portavoz de la cúpula militar de Israel, a la televisión.

Consultado sobre si Israel enviaría fuerzas por tierra, Mordechai señaló: “Hay preparativos, y si se requiere, está disponible la opción de un ingreso por tierra”.

PERES INFORMA A OBAMA

El presidente de Israel, Shimon Peres, informó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sobre la operación, dijo un comunicado de la presidencia israelí. Peres dijo a Obama que Jaabari era un “asesino de masas” y que su asesinato era la respuesta de Israel a ataques con cohetes palestinos desde Gaza.

“Israel no está interesado en aumentar las llamas, pero durante los últimos cinco días ha habido constantes disparos de misiles contra Israel y madres y niños no pueden dormir en paz en la noche”, afirmó Peres, quien visitó más temprano la ciudad fronteriza de Sderot.

En la última confrontación, que pareció llegar a su fin el martes, más de 115 misiles fueron disparados desde Gaza al sur de Israel y aviones del Estado judío llevaron adelante numerosos ataques.

Siete palestinos -tres de ellos militantes- murieron y 8 israelíes -cuatro de ellos soldados- resultaron heridos.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, pidió al secretario general de la Liga Arabe que llame a una reunión de emergencia del Consejo de la Liga para denunciar “la peligrosa escalada israelí y la brutal agresión contra nuestro pueblo en la Franja de Gaza”.

El líder de Hamas en Gaza, Ismail Haniyeh, llamó a estados árabes, especialmente a Egipto, a detener el ataque.

Israel realizará elecciones generales el 22 de enero y Netanyahu ha prometido duras represalias contra Hamas. No obstante, Israel también mira con cautela la reacción del presidente egipcio, Mohammed Mursi, pues su facción gobernante, los Hermanos Musulmanes, son los mentores espirituales de Hamas.

Reporte adicional de Dan Williams, Crispian Balmer y Ori Lewis en Jerusalén. Escrito por Douglas Hamilton. Editado en español por Ana Laura Mitidieri y Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below