30 de noviembre de 2012 / 12:27 / en 5 años

Egipcios protestan por borrador de nueva Constitución

Por Edmund Blair y Patrick Werr

<p>Manifestantes opositores al presidente egipcio Mohamed Mursi encienden bombas de gasolina para provocar disturbios con la polici&iacute;a cerca a la plaza Tahrir en El Cairo. 29 de noviembre, 2012. REUTERS/Amr Abdallah Dalsh. La Asamblea que est&aacute; redactando la nueva Constituci&oacute;n de Egipto comenzar&aacute; a votar un borrador final el jueves, una medida que los aliados del presidente Mohamed Mursi esperan que ayude a poner fin a una crisis generada por la firma de un decreto que expand&iacute;a los poderes del mandatario.</p>

EL CAIRO (Reuters) - Decenas de miles de egipcios protestaban el viernes contra el presidente Mohamed Mursi, luego de que una asamblea liderada por islamistas aceleró la aprobación de una nueva Constitución para poner fin a la crisis generada por un polémico decreto del mandatario que expande su autoridad.

“El pueblo quiere derrocar al régimen”, coreaban los manifestantes en la Plaza Tahrir, una expresión usada frecuentemente en ese lugar hace poco menos de dos años, cuando se produjo la caída de Hosni Mubarak.

Mursi dijo que el decreto que impide a la justicia impugnar sus decisiones - y que generó ocho días de protestas por parte de egipcios que calificaron al mandatario como un nuevo dictador - era aplicable “a un momento excepcional” y apuntaba a acelerar la transición democrática.

El decreto “se acabará en cuanto el pueblo vote una nueva Constitución”, dijo Mursi a la televisión estatal mientras la Asamblea Constitucional aún votaba sobre el borrador, que según los islamistas refleja las nuevas libertades de Egipto.

“No hay lugar para las dictaduras”, declaró.

Pero la oposición continuaba con las críticas y los reclamos. Liberales, izquierdistas, cristianos, musulmanes moderados y otros sectores se retiraron de la asamblea argumentando que sus voces no estaban siendo escuchadas.

Incluso en la mezquita en la que el presidente realizó sus oraciones el viernes, opositores cantaron: “Mursi: ilegítimo”, ante simpatizantes que lo rodeaban y coreaban para apoyarlo, dijeron periodistas y una fuente de seguridad.

Decenas de miles de personas se congregaron en varias partes del país, atestando la Plaza Tahrir y las calles de Alejandría y de urbes en el Canal de Suez, el Delta del Nilo y el sur de El Cairo, en respuesta a la convocatoria de la oposición.

Un panfleto distribuido en Tahrir instaba a los manifestantes a quedarse toda la noche antes de unas marchas anunciadas para el sábado por islamistas. Los Hermanos Musulmanes y sus aliados dijeron que evitarían ir a la plaza.

POTENTE MAQUINARIA

La dividida oposición, que ha tenido dificultades para competir con los islamistas bien organizados, se ha unido y revigorizado en medio de la crisis. Decenas de miles de personas protestaron también el martes en una muestra de nueva irritación pública.

Pero los islamistas cuentan con una potente maquinaria política, en momentos en que Estados Unidos mira con preocupación el ascenso al poder de un movimiento en un país que posee un tratado de paz clave con Israel y que ha estado en el centro de las revueltas de la Primavera Arabe.

Manifestantes dijeron que impulsarían el voto por el “no” en el referendo necesario para que la Constitución entre en vigor, el cual podría realizarse a mediados de diciembre. Si es aprobada, la nueva Carta Magna cancelaría inmediatamente el decreto del presidente.

“Básicamente, rechazamos el referendo y la Asamblea Constitucional porque la asamblea no representa a todos los sectores de la sociedad”, dijo Sayed el-Erian, de 43 años, miembro de un partido opositor fundado por el líder político Mohamed ElBaradei.

ElBaradei dijo en un comunicado que la Constitución había “perdido legitimidad” e hizo un llamado a poner fin a la polarización en Egipto.

El plebiscito sobre la Constitución es una maniobra basada en la creencia de los islamistas de que pueden movilizar a suficientes votantes luego de haber ganado todas las elecciones desde que Mubarak fue derrocado en febrero del 2011.

La asamblea concluyó la votación aprobando sus 234 artículos, entre ellos los referidos a poderes presidenciales, estatus del Islamismo, rol de los militares y alcance de los derechos humanos en la era post-Mubarak.

El borrador aprobado contiene cambios históricos al sistema de Gobierno de Egipto. Por ejemplo, limita a ocho años el tiempo del mandato presidencial. Mubarak había estado en el poder por tres décadas.

También introduce cierto grado de supervisión sobre la cúpula militar, aunque para los críticos no es suficiente.

Se prevé que Mursi ratifique el documento el sábado, lo que permitiría que el referendo se realice en diciembre.

Reporte adicional de Tom Perry, Yasmine Saleh y Tamim Elyan; Editado en español por Ana Laura Mitidieri/Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below