26 de diciembre de 2012 / 9:53 / en 5 años

Primer ministro de Japón promete combatir deflación

Por Linda Sieg y Leika Kihara

El nuevo primer ministro de Japón, Shinzo Abe, durante una conferencia de prensa en su residencia oficial en Tokio, dic 26 2012. El flamante primer ministro de Japón prometió el miércoles luchar contra la deflación y la apreciación del yen, así como fortalecer las relaciones con Estados Unidos, al dar inicio a un segundo mandato en el que se comprometió a revivir la economía mientras enfrenta el desafío que significa una ascendente China. REUTERS/Toru Hanai

TOKIO (Reuters) - El flamante primer ministro de Japón prometió el miércoles luchar contra la deflación y la apreciación del yen, así como fortalecer las relaciones con Estados Unidos, al dar inicio a un segundo mandato en el que se comprometió a revivir la economía mientras enfrenta el desafío que significa una ascendente China.

Shinzo Abe, de 58 años, ha prometido una agresiva flexibilización monetaria por parte del Banco de Japón y un fuerte gasto fiscal por parte del Gobierno para acabar con la deflación, y debilitar al yen para hacer más competitivas a las exportaciones niponas.

No obstante, los críticos temen que el primer ministro preste muy poca atención a las reformas necesarias para alentar el crecimiento, pese de una población cada vez más vieja y más pequeña, y a reformar el sistema de beneficios sociales.

Abe, nieto de un ex primer ministro, ha protagonizado un impresionante renacimiento político cinco años después de dimitir abruptamente como primer ministro tras un turbulento mandato de un año sacudido por escándalos y la indignación pública por la pérdida de registros de jubilaciones.

“Con la fortaleza de todo mi gabinete implementaré una política monetaria audaz, una política fiscal flexible, y una estrategia de crecimiento que aliente la inversión privada, y con estos tres pilares lograremos resultados”, dijo Abe en conferencia de prensa después de que el Parlamento lo eligió como el séptimo primer ministro de Japón en seis años.

La Cámara baja del Parlamento aprobó el miércoles a Abe en una votación que fue una simple formalidad, después de que su partido -el Liberal Democrático (PLD)- se impuso en las elecciones realizadas este mes, tres años después de una aplastante derrota a manos del Partido Democrático.

ALIADOS CERCANOS

Abe nombró un gabinete conformado principalmente por aliados cercanos que comparten sus posturas conservadoras pero lo matizó con algunos rivales en la interna de su partido, en un intento por defenderse de las críticas de clientelismo político que persiguieron a su primer mandato.

El ex primer ministro Taro Aso, de 72 años, fue nombrado ministro de Finanzas y también estará al frente de la cartera de Servicios Financieros.

El ex ministro de Comercio e Industria Akira Amari estará a cargo del Ministerio de Recuperación Económica, un nuevo ministerio que tiene la tarea de proponer estrategias de crecimiento, entre ellas diversas desregulaciones.

El veterano Toshimitsu Motegi estará a la cabeza del Ministerio de Comercio. Motegi también se encargará de la formulación de las políticas energéticas, un tema sensible en Japón tras la catástrofe nuclear de Fukushima el año pasado.

Yoshihide Suga, un fiel aliado de Abe, fue nombrado secretario jefe del gabinete, un puesto clave que combina la labor de portavoz del Gobierno con la coordinación entre los ministerios.

Otros dirigentes que comparten la intención de Abe de revisar la Constitución pacifista y reescribir la historia bélica de Japón con un tono menos apologético también ocuparán cargos, entre ellos el legislador conservador Hakubun Shimomura, quien será el nuevo ministro de Educación.

“Se trata realmente de derechistas del PLD y de amigos cercanos de Abe”, dijo el profesor de la Universidad Sofía de Tokio Koichi Nakano.

“Realmente no se ve como algo muy novedoso”, agregó.

Los principales empresarios recibieron con agrado el nombramiento del nuevo gabinete pero la mayor agrupación corporativa, Keidanren, instó al Gobierno a ingresar al Acuerdo Trans-Pacífico (TPP, por sus siglas en inglés) que lidera Estados Unidos, reportó la agencia de noticias Kyodo.

El LDP ha sido muy cauto respecto a este acuerdo dada la influencia política del sector agrícola, fuertemente proteccionista.

El yen se ha debilitado alrededor de un 9,8 por ciento contra el dólar desde que Abe fue elegido al frente del LDP en septiembre. El miércoles, la moneda tocó un mínimo de 20 meses a 85,38 yenes contra la divisa estadounidense por expectativas de una agresiva política de estímulo monetario.

Abe ha amenazado con revisar una ley que garantiza la independencia del banco central de Japón si éste se niega a establecer una meta de inflación del 2 por ciento.

El miércoles, el flamante primer ministro repitió su determinación a afianzar los lazos con Washington y su intención de proteger “las vidas del pueblo, el territorio japonés, y sus hermosos mares”.

Reporte adicional de Stanley White, Kiyoshi Takenaka, Tetsushi Kajimoto, Kaori Kaneko y Chris Meyers y Terril Yue Jones en Pekin; editado por Hernán García

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below