9 de enero de 2013 / 1:27 / hace 5 años

Chávez no jurará como presidente de Venezuela el 10 de enero

Por Diego Oré y Mario Naranjo

Imagen de archivo de un partidario del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, con un afiche con su rostro durante la inauguración de la Asamblea Nacional en Caracas, ene 5 2013. El Gobierno venezolano pospuso el martes indefinidamente la juramentación del presidente Hugo Chávez a causa del complicado postoperatorio que enfrenta en Cuba, en una nueva señal de que su delicado estado de salud podría alejarlo finalmente del poder. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

CARACAS (Reuters) - El Gobierno venezolano pospuso el martes indefinidamente la juramentación del presidente Hugo Chávez a causa del complicado postoperatorio que enfrenta en Cuba, en una nueva señal de que su delicado estado de salud podría alejarlo finalmente del poder.

Chávez, de 58 años, acostumbró a los venezolanos a su omnipresencia en los 14 años que lleva a la cabeza de la potencia petrolera. Sin embargo, desde que partió hace casi un mes a Cuba para someterse a una cuarta operación por el cáncer que padece, no ha sido visto ni escuchado en público.

Ante la ausencia de Chávez, el vicepresidente Nicolás Maduro -ungido por el mandatario como su sucesor- ha tomado las riendas del país y el martes envió una carta a la Asamblea Nacional solicitando que el mandatario jure ante el Tribunal Supremo de Justicia en una fecha futura sin determinar.

La Constitución estipula que el nuevo mandato empieza el 10 de enero y, ante la imposibilidad de que Chávez asuma en esa fecha, la oposición exige que se haga cumplir la norma que especifica que una junta médica debe decidir si el presidente está en condiciones de seguir al frente del país o si se debe llamar a nuevas elecciones.

“El Presidente ha pedido informar que, de acuerdo con las recomendaciones del equipo médico que vela por el restablecimiento de su salud, el proceso de recuperación postquirúrgica deberá extenderse más allá del día 10 de enero”, dice la misiva.

“Se invoca el artículo 231 de la Constitución a objeto de formalizar en fecha posterior la juramentación correspondiente ante el Tribunal Supremo de Justicia”, agrega la comunicación leída por el presidente del legislativo, Diosdado Cabello.

La petición para posponer la juramentación fue aprobada por la mayoría oficialista en la Asamblea, tras un acalorado debate con la oposición.

El Gobierno dice que al ser Chávez un presidente reelecto la toma de posesión es una mera formalidad y que su líder está en ejercicio pleno de sus funciones como jefe de estado.

“Sería una locura (declarar la falta temporal o absoluta del presidente Chávez) porque la voluntad popular es la que prevalece. En el caso que nos ocupa (el 10 de enero) es apenas un formalismo, porque el presidente Chávez ya está en el ejercicio del cargo. Es cabeza de Gobierno”, aseguró el vicepresidente Maduro la noche del martes.

Chávez reveló que padecía de cáncer en junio del 2011, pero la información sobre su enfermedad ha sido escueta y todavía se desconoce el tipo y fase de cáncer que sufre, así como los órganos afectados y qué intervención se le realizó en la isla gobernada por su aliado Raúl Castro.

INTERPRETACIONES VARIAS

La oposición busca que, al no asumir Chávez el 10 de enero, Cabello, como jefe del legislativo, tome las riendas del país, lo que podría abrir las puertas para una sucesión presidencial.

El Gobierno ha desechado esos argumentos.

“El cuestionamiento legal no será sobre la legitimidad de Chávez, que la tiene en su elección. Sino en su reemplazo después del 10 de enero”, opinó el analista político Luis Vicente León.

“Nadie ha planteado que Chávez no será el presidente después del 10 de enero. Pero no será presidente en ejercicio hasta que se juramente”, aseguró.

El líder opositor Henrique Capriles aseguró que quien debería interpretar la ausencia o no de Chávez es el máximo órgano judicial, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

El miércoles, la presidenta del tribunal, Luis Estela Morales, dará una rueda de prensa donde aclararía la correcta interpretación de los artículos de la Constitución referidos a la juramentación, la ausencia temporal y absoluta del presidente.

“A 48 horas (de la toma de posesión) el TSJ debe tener una respuesta frente a la situación constitucional (...) Los magistrados del TSJ están en una encrucijada”, sostuvo Capriles durante una rueda de prensa.

El TSJ y la Asamblea Nacional, ambos dominados por hombres y mujeres leales a Chávez, son los encargados de declarar la ausencia o incapacidad del presidente, tras la aprobación del informe de una junta médica.

El oficialismo convocó a la población a salir a las calles el jueves, cuando Chávez debía asumir, para apoyar al líder socialista, un festejo al que confirmaron su asistencia el presidente de Bolivia, Evo Morales, y el uruguayo José Mujica.

Capriles, que perdió las presidenciales de octubre frente a Chávez, pidió a los presidentes de América Latina que no avalen la intención del Gobierno de demorar la asunción.

“Con el mayor respeto, le pido a nuestros presidentes de América Latina que no se presten al juego de un partido político”, dijo el gobernador de 40 años.

Diversas autoridades brasileñas han asegurado en la semana que apoyan los planes del Gobierno venezolano de postergar la asunción.

Los analistas aseguran que una prolongada ausencia del presidente podría disparar una crisis política en Venezuela, un país acostumbrado a girar en torno Chávez.

“La oposición tiene poco margen de maniobra y se limitaría a denunciar una violación de la Constitución, mientras que sus partidarios podrían tomar las calles. Así, los enfrentamientos entre grupos pro gubernamentales y partidarios de la oposición no puede ser descartada”, dijo en analista Diego Moya de la firma IHS.

Sin embargo, otros especialistas sostienen que la oposición ya habría aprendido de sus errores, como la seguidilla de fuertes protestas callejeras que coronaron con un breve golpe de Estado contra Chávez en abril del 2002.

Para apaciguar los ánimos, el ministro de Defensa, Diego Molero, aseguró en conversación televisada con Maduro la noche del martes que las Fuerzas Armadas están “comprometidas de alma, mente y corazón” con el proceso comandado por Chávez.

La salud de Chávez también preocupa fuera de Venezuela. Sus aliado regionales, principalmente Cuba, dependen desde hace años de acuerdos mediante los cuales reciben crudo que paga en condiciones preferenciales.

Reporte adicional de Malena Castaldi en Montevideo y Daniel Ramos en La Paz; Editado por César Illiano/Juan Lagorio

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below