10 de enero de 2013 / 16:37 / en 5 años

BCE mantiene tasas de interés, ve recuperación más adelante en 2013

Por Eva Kuehnen

El símbolo del euro reflejado en un lente del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, durante su conferencia de prensa mensual en Fráncfort, ene 10 2013. La economía de la zona euro se recuperará más adelante en el 2013 y ya hay algunas señales de estabilización, dijo el jueves el Banco Central Europeo (BCE) después de mantener por unanimidad la tasa de interés referencial en un mínimo nivel histórico. REUTERS/Kai Pfaffenbach

FRANCFORT (Reuters) - La economía de la zona euro se recuperará más adelante en el 2013 y ya hay algunas señales de estabilización, dijo el jueves el Banco Central Europeo (BCE) después de mantener por unanimidad la tasa de interés referencial en un mínimo nivel histórico.

El BCE dejó la tasa en un 0,75 por ciento, tras incipientes señales de vida en la economía de la zona euro y con la inflación aún sobre la meta. El presidente de la entidad, Mario Draghi, usó un tono levemente más optimista sobre posibilidades futuras.

“Se espera que la debilidad económica en el área euro se extienda el 2013”, declaró Draghi en una rueda de prensa. “Más tarde en el 2013, la actividad económica debería recuperarse gradualmente”, agregó.

El mes pasado, Draghi dijo que hubo “una amplia discusión” sobre un recorte de las tasas, un comentario que alimentó las expectativas de que pronto podría producirse tal rebaja.

El jueves, la decisión de mantener la política monetaria fue unánime, comentó Draghi, porque algunos indicadores habían comenzado a estabilizarse, “aunque a niveles bajos”, mientras que la confianza del mercado financiero había mejorado significativamente.

El euro subió a máximos de una semana contra el dólar, los futuros de los bonos alemanes -considerados como un refugio seguro- cayeron y las acciones europeas avanzaban ante la consideración unánime de que no se requiere aflojar más la política monetaria.

“Se ve cada vez menos probable un recorte de tasas de interés este año, a menos que la recuperación económica provoque decepciones a nivel de su solidez y su ritmo”, dijo Christian Schulz, economista de Berenberg Bank.

Un sondeo de Reuters publicado el lunes apuntaba a que el BCE mantendría las tasas sin cambios, aunque economistas consultados estaban divididos sobre las posibilidades de una reducción de las tasas en los próximos meses.

Draghi se expresó con cautela, al decir que el BCE no estaba pensando en empezar a dejar de lado sus medidas de política monetaria para contener la crisis.

“Los riesgos que rodean al panorama económico (...) siguen a la baja”, declaró. “Están relacionados principalmente con la lenta implementación de reformas estructurales en el área euro, temas geopolíticos y desequilibrios en grandes países industrializados”, agregó.

Las políticas de gobiernos nacionales para reformar y mejorar la competitividad siguen siendo de gran importancia, observó.

“CONTAGIO POSITIVO”

Los costos de endeudamiento de países de la zona euro en medio de la crisis de deuda del bloque han caído agudamente desde que Draghi prometió el año pasado que hará lo que sea necesario para mejorar el área monetaria mediante la compra de bonos del Gobierno en cantidades potencialmente ilimitadas.

Hasta ahora, ese efecto ha perdurado sin que el BCE tenga que cumplir con su palabra.

“Los rendimientos de bonos y los costos de seguros de bonos de los países están mucho más bajos. Los mercados bursátiles han mejorado. La volatilidad está en un mínimo nivel histórico”, afirmó Draghi.

“Ahora hablamos de un contagio cuando las cosas arrojan resultados débiles, pero cuando se trata de datos optimistas hay un contagio positivo también y creo que eso es lo que está ocurriendo ahora”, agregó.

Las proyecciones del cuerpo técnico del BCE publicadas el mes pasado colocan la inflación en un 1,4 por ciento en el 2014, lo que usualmente justificaría otro recorte de la tasa de interés.

El Banco Central también ve una caída de la inflación por debajo del 2 por ciento este año y las presiones de los precios subyacentes se mantendrían moderadas.

La inflación se ha desacelerado más lento a lo esperado inicialmente por el BCE y mientras no cumpla con la meta -ha estado por sobre un 2 por ciento por más de dos años- sería difícil de justificar un recorte de tasa.

“Se prevé que las tasas de inflación declinarán más a menos a un 2 por ciento este año”, dijo Draghi.

Howard Archer, economista de Global Insight, dijo que “el BCE pareció cerrar la puerta a un recorte de tasas de interés en el corto plazo”, pero consideró que la reducción todavía era posible, puesto que el crecimiento sería más difícil de alentar de lo que espera el banco central y el desempleo continuaría aumentando.

“Es posible que eso genere más presión sobre el BCE para que reduzca las tasas de interés”, aseveró Archer. “Sospechamos que habrá turbulencias periódicas en el asunto de la deuda soberana de la zona euro, puesto que las tensiones en España e Italia todavía siguen siendo elevadas”, comentó.

Reporte adicional de Sakari Suoninen ay Paul Carrel. Escrito por Mike Peacock

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below