17 de enero de 2013 / 15:18 / en 5 años

RESUMEN 4-Al menos 30 rehenes muertos en operativo campo gas de Argelia

Por Lamine Chikhi

Imagen de archivo de una planta de gas de Statoil en Amenas, Argelia, abr 19 2005. Veinticinco extranjeros escaparon y seis murieron el jueves cuando las fuerzas de Argelia lanzaron una operación para liberarlos de secuestradores en una remota planta de gas situada en el desierto, dijeron fuentes argelinas, en medio de la mayor crisis internacional de rehenes registrada en décadas. REUTERS/Kjetil Alsvik/Statoil via Scanpix Imagen para uso no comercial, ni ventas, ni archivos. Solo para uso editorial. No para su venta en marketing o campañas publicitarias. NOTA DE EDITOR: Reuters no puede confirmar de forma independiente el contenido del video de dónde se extrajo esta imagen.

ARGEL (Reuters) - Treinta rehenes y al menos 11 militantes islamistas murieron el jueves durante una operación de rescate de las fuerzas argelinas en una planta en el desierto en un intento de liberar a decenas de cautivos, dijo una fuente de seguridad local.

Los detalles seguían siendo escasos, incluso para los gobiernos occidentales, muchos de los cuales hicieron poco para tratar de enmascarar la irritación por la poca información dada por Argelia antes de la incursión armada y su sangriento resultado.

Entre los rehenes fallecidos había ocho argelinos, dos japoneses, dos británicos y un francés, dijo a Reuters la fuente. La nacionalidad de las otras personas muertas, al igual que la de las decenas que lograron escapar, no estaba clara.

Fuentes oficiales señalaron que entre los capturados había estadounidenses, noruegos, rumanos y un austriaco.

Entre los militantes muertos había dos argelinos -uno de ellos el líder de los secuestradores-, tres egipcios, dos tunecinos, dos libios, un maliense y un ciudadano francés, remarcando la visión de líderes africanos y occidentales de que afrontan una insurgencia multinacional vinculada a Al Qaeda en la región del Sahara.

Tras una operación que duró unas ocho horas, después de que Argelia negó la demanda de los secuestradores de abandonar el país con los rehenes, se hallaron los cuerpos de los militantes muertos.

También se encontró el cadáver de Taher Ben Cheneb, un argelino descrito por funcionarios de seguridad como un prominente comandante yihadista en el Sahara.

La crisis comenzó cuando hombres armados que se hacen llamar “Batallón de Sangre” irrumpieron en una planta de gas el miércoles por la mañana. Dijeron que habían tomado como rehenes a 41 extranjeros y exigieron que Francia detuviera su intervención militar en Mali contra insurgentes islamistas vinculados a Al Qaeda.

El presidente francés, Francois Hollande, dijo que el drama de los rehenes mostró que tuvo razón en enviar 1.000 soldados a Mali para respaldar a una fuerza africana que apoya al Gobierno local.

Un portavoz del Gobierno de Argelia, que confirmó solamente que un número no especificado de rehenes había muerto, dijo que la dura respuesta a una actitud “intransigente” de los islamistas mostró que, al igual que durante la sangrienta guerra civil de la década de 1990, Argelia no negociará ante “chantajes” de “terroristas”.

El secuestro masivo incrementó los temores de que militantes yihadistas lancen nuevos ataques en Argelia, un vasto país desértico con grandes reservas de petróleo y gas que apenas se está recuperando del anterior conflicto con islamistas, cuando murieron unas 200.000 personas.

Una fuente local dijo que 40 argelinos y tres extranjeros fueron liberados por las fuerzas armadas. Una fuente de seguridad argelina dijo previamente que 25 rehenes extranjeros habían conseguido escapar.

Un trabajador argelino que logró escapar comentó a Reuters que los secuestradores le dijeron a los rehenes que no lastimarían a los musulmanes pero podrían matar a los occidentales “cristianos e infieles”.

CONFUSION

Los reportes fueron difíciles de confirmar durante todo el incidente.

Argelia, cuyos líderes han tenido desde hace muchos años una fría relación con la ex potencia colonial Francia y otros países occidentales, podría tener que dar explicaciones sobre su táctica para poner fin a una crisis de rehenes cuya escala es comparable a muy pocos hechos en las últimas décadas, salvo las que involucraron a militantes chechenos en Rusia.

Pero el ministro de Comunicación Mohamed Said no se mostró arrepentido.

“Cuando el grupo terrorista insistió en dejar el lugar y llevarse a los rehenes a países vecinos, se le dio la orden a las unidades especiales de atacar la posición donde los terroristas se habían atrincherados”, dijo a la agencia oficial de noticias APS, que había informado que cerca de la mitad de los rehenes habían sido liberados y unos 600 trabajadores argelinos lograron escapar.

ANI y la cadena de televisión qatarí Al Jazeera reportaron que 34 rehenes y 15 captores perdieron la vida cuando fuerzas del Gobierno dispararon a bordo de helicópteros mientras los secuestradores intentaban movilizar a sus prisioneros en un vehículo.

Gran Bretaña y Noruega, cuyas firmas petroleras BP y Statoil operan conjuntamente la planta con la petrolera estatal argelina Sonatrach, dijeron que habían sido informados por las autoridades argelinas de que una operación militar estaba en marcha, pero no brindaron más detalles.

Statoil afirmó que estaba evacuando a 40 de sus trabajadores de otras instalaciones argelinas.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo que la gente debía prepararse para “malas noticias” sobre los rehenes. Anteriormente había llamado a su par argelino para expresarle su preocupación por lo que describió como una “situación sumamente grave”, dijo un portavoz de su despacho.

“Los argelinos saben que nosotros habríamos preferido haber sido consultados de antemano”, declaró el portavoz.

RELEVANCIA DE MALI

El incidente eleva notablemente la relevancia de la intervención de Francia contra los rebeldes vinculados a Al Qaeda en Mali, donde cientos de tropas y marines galos están realizando una ofensiva en tierra sobre los insurgentes, luego de ataques aéreos que comenzaron esta semana.

“Lo que está ocurriendo en Argelia ofrece nueva evidencia de que mi decisión de intervenir en Mali estuvo justificada”, dijo Hollande.

El ministro del Interior argelino, Daho Ould Kablia, dijo que los secuestradores eran liderados por Mokhtar Belmokhtar, un veterano guerrillero islamista que peleó contra las fuerzas soviéticas en Afganistán en la década de 1980 y que fundó una agrupación en el desierto del Sahara tras distanciarse de otros líderes locales de Al Qaeda.

El líder rebelde, apodado “El inalcanzable” por la inteligencia francesa y “señor Marlboro” por algunos locales por su negocio ilícito de venta de cigarrillos, no tiene vínculos conocidos con los insurgentes que capturaron localidades del norte de Mali el año pasado.

Previamente, los secuestradores permitieron a algunos de los prisioneros hablar con los medios, en un aparente intento por elevar la presión sobre las fuerzas argelinas para que no ingresaran al complejo.

Un rehén no identificado, que hizo declaraciones a la cadena France 24, dijo que los prisioneros habían sido obligados a portar cinturones con explosivos y que sus captores les habían amenazado con hacer estallar la instalación.

Dos rehenes, identificados como un británico y un irlandés, conversaron con el canal de televisión Al Jazeera y pidieron a las fuerzas argelinas que se retiraran del área para evitar víctimas.

“Estamos recibiendo cuidado y tratamientos de nuestros secuestradores. El Ejército (argelino) no se ha retirado y están disparando hacia el complejo”, sostuvo el hombre británico.

“Hay unos 150 rehenes argelinos. Les decimos a todos que las negociaciones son una señal de fortaleza y que pueden evitar la pérdida de vidas”, declaró.

Irlanda luego confirmó que el rehén se encontraba entre las personas liberadas.

Gran Bretaña dijo que uno de sus ciudadanos murió al inicio de la crisis el miércoles y que otros británicos estaban retenidos.

Los militantes dijeron que siete estadounidenses estaban entre sus rehenes, una cifra que las autoridades en Washington no confirmaron.

Statoil dijo que no tenía información sobre nueve empleados noruegos que habían sido secuestrados, pero que tres trabajadores argelinos fueron liberados.

Reporte adicional de Gwladys Fouche en Oslo, Mohammed Abbas en Londres, escrito por Peter Graff, Giles Elgood y Philippa Fletcher. Editado en español por Marion Giraldo y Javier Leira; 㼀

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below